Un crucero es como una pequeña ciudad, pero una ciudad muy especial. Se trata de un buque diseñado para “cruzar”, de ahí su nombre, todos los mares y océanos del mundo, por lo que ha sido configurado para contener todo aquellos que necesites encontrar en una gran ciudad, excepto sector primario, es decir, agricultura, ganadería y pesca, ni gasolineras, ni atascos, ni delincuencia, ni todo aquello que puede hacer de una mega ciudad un lugar duro para vivir.

En lugar de eso, en un crucero coexisten todos los servicios que pueda contener una mega ciudad, como bancos, hospitales, hoteles, tiendas, bingo, cafeterías restaurantes, piscinas, espectáculos, farmacias, subastas, y mucho más, por lo que la oferta laboral de un crucero es transversal a todos los servicios, y, en un principio, todos los perfiles cualificados serán bien recibidos en el plantel de un crucero.

Después de consultar muchos foros donde se consulta el grado de satisfacción de las personas que trabajan en cruceros, se puede extraer, como norma general, un concepto del crucero como una gran familia y un hogar. Las personas que trabajan en él, viven en él, y son los órganos, los sentidos, y las células de un gran organismo autónomo, y en la gran mayoría de casos se sientes felices y afortunados de estar allí.

Ahora bien ¿cómo se consigue trabajar en un barco crucero? ¿Cuáles son los requisitos? Trataremos de resolver estas preguntas a lo largo de este reportaje.

¿A quién pregunto para solicitar un empleo?

Todo es especial en un crucero, y por supuesto acceder a un empleo.

Las empresas de cruceros no publican sus ofertas en las listas del INEM, ni en las páginas traseras de los periódicos, ni ponen un cartel en la puerta que diga “se solicita camarera”, ya que los clientes de un crucero, por lo general, no está buscando trabajo, está de vacaciones, y lo más probable es que cuente con recursos para no tener que aspirar a un empleo en el sector servicios.

Tampoco existe una facultad de cruceros ni una escuela técnica de ingenieros “cruceristas”, entonces ¿de dónde se nutre el mercado laboral en el caso de los cruceros de lujo?

Pues bien, hay dos vías fundamentalmente.

Por un lado, un buen número de las empresas que se encuentran embarcadas en un crucero consideran su participación como una sucursal más, es decir, que en vez de tener una delegación en un centro comercial o en la plaza de una ciudad, pues lo tienen en un barco, pero el concepto y la gestión de los recursos humanos se realiza como en el resto de sucursales o franquicias, según la política de cada empresa en particular.

Por lo tanto, si trabajas en Mac Donalds y deseas trabajar el Mac Donals del Crucero reina Sofía, por ejemplo, tendrás que tener suerte y amigos en la directiva de Mac Donalds para que te asignen o te destinen allí. Así es la vida.

cruise-1236642_640

La segunda vía es, ir a buscarlo. Existen webs especializadas en publicar vacantes para puestos de trabajo en cruceros, y dan cursos de formación y capacitación en las diferentes áreas de mayor demando, principalmente en el ramo de la hostelería. Ahora bien, como saber idiomas es el requisito fundamental y primordial para este tipo de puestos, deberás buscarlos en Google como “how to get a job on a cruise”, de lo contrario creerás que tales portales no existen.

Otra forma de acceder por esta segunda vía es, hacerte un listado de todas las compañías de cruceros que hay en el mundo (empiezas por las españolas), y entregas en ellas tu currículum solicitando una entrevista con los encargados de recursos humanos, en las que les explicarás porqué alguien con tu perfil sería ideal para trabajar en sus buques.

Ojo, deberás seleccionar “compañías de barcos” y los propios “barcos” como compañías independientes, y no las agencias turísticas que ofrecen c¿viajes en cruceros, ojo, que son cosas muy distintas.

Por supuesto, prepárate para entrevistas orales totalmente en inglés y con acento noruego, chino o dubaití…

cruise-114152_640

Entonces ¿es posible encontrar un empleo en un crucero?

Pensamos que sí. Y, aunque es difícil acceder a ello, lo bueno es que hay una grandísima variedad de puestos. De hecho, el número de personas que trabajan en un crucero entre tripulación y personal de servicios, puede alcanzar perfectamente el mismo número de pasajeros.

Haz una lista de tus mejores habilidades y experiencia, sobre todo en el ramo de la hostelería. No interesa a los empleadores de un crucero si estudiaste en el colegio Jesús María o si eres un experto en numismática, explica sólo lo que le interesa al puesto de trabajo que persigues.

Si tienes algún talento en espectáculos, los deportes, eres joven, tienes buena presencia, don de gentes, y has trabajado en restaurantes, bares, hoteles, gimnasios, spas, etc. tendrás muchas papeletas para tener éxito.

¿Que necesitas para trabajar en un crucero?

  • Estar desempleado
  • Ganas de trabajar
  • Enviar CV

Consejos para trabajar en un crucero

  1. Visita o consulta agencias de cruceros: Las líneas de cruceros reclutan a través de agencias, por lo que deberás dirigirte a la agencia apropiada para superar el filtro inicial y las entrevistas. Si usted es un bailarín o cantante, asegúrate de tener su CV de espectáculos bien actualizado, y vídeos de su trabajo.
    Como mínimo tendrás que tener un inglés de primer nivel, aunque accedas a puestos del menor nivel salarial más bajo como camareros del restaurante, servicio de limpieza y auxiliares de cabina, que a menudo son cubiertos por países de Asia, Europa del Este y América del Sur.
    Si el agente considera que eres apto comenzarás a recibir avisos sobre ofertas de trabajo en cruceros. Pueden ser trabajos tan cortos como una semana o de varios meses, y el agente te cobrará una tarifa diaria para la duración del crucero.
    Ellos son los intermediarios entre la línea de cruceros y la fuerza laboral, como en el caso de las ETT, y todas las consultas, los cambios y las negociaciones tendrán que pasar desgraciadamente por sus manos.
    periscope-249150_640
  2. Puestos más demandados: Hay sectores dentro del barco de la industria hotelera y del ocio, fitness, belleza, peluquería y masajes, que siempre están a la caza de talentos, pero al talento hay que acompañarlo con idiomas, y nunca nos cansaremos en insistir en ello.
    Los animadores también gozan de gran demanda dentro de un crucero por lo que, si bailas profesionalmente, tocas un instrumento de música, haces magia, comedia, o monólogos, deberías hablar de ello con tu agente o encargado de trabajar en el crucero. Por lo general, los animadores gozan de largos contratos y muy buenos salarios. Otra categoría, importante es la de profesores en algún área especializada de interés para el viaje como puede ser la historia de los lugares que visita el barco. Deben tener un nivel universitario y facilidad para hablar por micrófonos, e incluso como guías turísticos.
    Conferencias sobre arte e historia, culturas exóticas, biología marina, meditación, etc. y actividades de ocio como puenting, submarinismo, masajes, terapias, bailes de salón, pintura al óleo o con acuarelas, etc. suelen ser actividades que el turista de cruceros suele demandar mucho.
    Ya con un carácter más temporal se pueden demandar puestos para rabinos y sacerdotes, especialmente en las temporadas de vacaciones religiosas, como Navidad, Semana Santa, Pascua, Janucá, etc.
  3. Remuneración: La tripulación de carácter permanente suele recibir un salario normal, e incluso bajo para los estándares occidentales, pero como contrapartida, su alojamiento, comida, y mucha parte de la ropa les sale gratis. Según la responsabilidad del cago, se les permite explorar cada puerto en las visitas que hace el barco, pero no durante mucho tiempo. Se parecen mucho estos cargos a los de la jerarquía militar. Para el personal de servicios, sobre todo el que tiene carácter temporal, es diferente, generalmente cobran mediante la agencia que les contrató, la cual se quedará una comisión. Por el contrario, el empleado recibirá el mismo alojamiento y dietas que el pasaje, e incluso tendrá pagados los viajes de ida y vuelta a casa aunque tenga que tomar aviones.
    La mayor desventaja está, normalmente, en tener que abandonar a la familia y los amigos durante largas temporadas, y recibir luego uno o dos meses de vacaciones en tierra. Estos cambios tan bruscos en la costumbre y la vida cotidiana requieren de un esfuerzo psicológico extra que no todas las personas están dispuestas a afrontar.
¿Te ha gustado?