En éstos tiempos tan complicados, el mejorar cada vez más el rendimiento en el trabajo es indispensable ya que la feroz competencia en el mercado laboral, la tendencia a tener mayor formación y el aumento de la tasa de paro produce que conservar tu puesto de trabajo sea una tarea cada vez más complicada.

Lo malo del trabajo suele ser la gran monotonía y fatiga que causan algunos puestos, lo cual se une a los pensamientos negativos de las personas, las cuáles se quedan en tu zona de confort por creer estar atrapados en un trabajo sin futuro.

Si logras mejorar en tu trabajo, conseguirá generar un mejor rendimiento a tu empresa la cual te va a valorar como un activo útil en vez de como un empleado inútil que se intenta escaquear. Además, conseguirás sentirte mejor contigo mismo ya que mejorará tu autoestima y te sentirás como una persona capacitada en vez de como alguien que no sirve para el puesto de trabajo.

Si desea mejorar en el trabajo, te aconsejamos que comiences a trabajar ya en ello, las malas noticias son que deberás esforzarte y salir de tu zona de comodidad si quieres conseguir mejoras y las buenas son que si sigues los siguientes consejos, podrás mejorar tu rendimiento en el trabajo con una mayor brevedad y eficacia.

¿Que necesitas para mejorar el rendimiento en el trabajo?

  • Bolígrafo y papel.
  • Tener metas realistas.
  • Dejar tu ego al lado y analizarte a ti mismo de manera sincera.
  • Paciencia, tesón y perseverancia.
  • Vencer a la pereza.

Instrucciones para mejorar el rendimiento en el trabajo

  1. Identificar adecuadamente las necesidades de tu puesto:
    Muchas personas cometen el error de ni siquiera fijarse en que aportan ellos a la empresa, se limitan a verse como un número más y al empresario como un explotador. Lo que se debe hacer es valorarse a sí mismo como alguien útil en la empresa y preguntarse: ¿Qué aporto yo a la empresa?, ¿Si yo no estuviese, como afectaría esto a la empresa? Obviamente no van a tener las mismas necesidades un trabajo de cajero reponedor de supermercados DIA que un alto ejecutivo de Google, así que piensa bien tus respuestas, anótalas en un cuaderno o libreta y déjelas anotadas para más tarde.
  2. Ver mis respuestas:
    Cuando haya respondido a las siguientes preguntas debse mirar a ver qué tipo de respuesta has obtenido.Si la respuesta es que crees que no aporta nada y que la empresa iría igual o mejor sin tí, esto es un problema, ya que deberías empezar a mejorar. Si la respuesta es positiva, enhorabuena, ya tienes el primer escalón del éxito subido. Eso sí, intenta que las respuestas hayan sido realistas, ya que mucha gente tiende a sobrestimar sus capacidades cuando realmente no hacen absolutamente nada.
  3. Reformular la pregunta:
    Ahora debes reformular tu pregunta y decir: ¿Qué podría hacer yo más para aportar a la empresa?, ahora debes encontrar la respuesta mirando en tus propias cualidades y mejorando tus defectos.Por ejemplo en un puesto de informático, podrías decir que necesitas aprender más programación para realizar una tarea determinada y que puedes aportar tus grandes conocimientos de sistemas linux para realizar otra tarea.
  4. A trabajar:
    Una vez haya identificado las respuestas, debes potenciar tus cualidades y corregirtsus fallos. Por ejemplo, si eres tímido deberás aprender a relacionarte y a hablar en público.Otro buen ejemplo son las faltas de ortografía, que para corregirlas deberás leer más y estudiar las normas ortográficas. Ahora hablando de tus cualidades, debes hacer que éstas mejoren todavía más y que la gente sepa que las tienes, por ejemplo no sirve de nada ser un gran observador si no has demostrado a nadie que lo eres. Por eso también debes potenciar cualidades como el carisma, la confianza en ti mismo y la iniciativa ya que sino te quedarás estancado en el mismo puesto siempre por mucho que sepas.
  5. Reciclarse:
    Seguro que te suena la crisis de la mediana edad o crisis de los 40, en la cual mucha gente decide cambiar de profesión porque no se siente realizada. Quizás el trabajo que estás realizando no te gusta, te aburra y no te apasiona y por tanto no te va bien, la clave del éxito es la pasión. Por ejemplo si trabajas en una empresa de empaquetado que odia pero siempre te ha apasionado la informática prueba a hacer cursos de informático para intentar dedicarte a ello, seguro que te va a ir mejor pese al riesgo.
    Cómo son las preguntas en una entrevista de trabajo

Consejos para mejorar el rendimiento en el trabajo

  • Sin escusas: Hay muchísima gente que prefiere quedarse en la zona de confort y no mejorar el rendimiento con las escusas típicas que seguro que has escuchado o has pensado alguna vez. Desde poner como escusa la edad, hasta poner como escusa que tienes poco tiempo y que no va a servir, pasando por culpar a factores externos como tus padres, tu jefe o tus compañeros. Éstas escusas aunque a veces tengan parte de verdad, te están lastrando en el objetivo de ser el mejor trabajador que puedas ser. La manera de vencerlas es analizar la escusa y poner una contraexcusa que te diga que se puede hacer pese a aquello. Si la escusa es la edad, piensa en toda esa gente que ha triunfado en edades avanzadas(como el inventor de la Coca-Cola por ejemplo). Toda excusa tiene solución si le pones suficientes ganas.
  • No es un camino fácil: Una vez sigas éstos consejos debes saber que esto no es un camino sencillo, deberás esforzarse en mejorar todos tus fallos. Salir de la zona de confort en cierto modo es complicado y hay personas que llevan muchísimo tiempo atascados haciendo lo mismo día tras día no solo sin mejorar, sino empeorando. Te aconsejamos que nunca te rindas y que busques apoyo en amigos y familiares sinceros para detectar tus virtudes para que día a día, trabajes en mejorarlas y en ser la mejor versión de ti mismo.
  • Visualización y metas: Seguramente habrás escuchado en miles de libros de autoayuda y superación que toda la gente exitosa se imagina a sí misma logrando sus objetivos. Éste método funciona debido a que cuando te visualizas a ti mismo como ganador, le estás diciendo a tu mente que puedes llegar a conseguirlo. Eso si, siempre deben ser metas realistas porque sino tu mente va a decir que es mentira. Si tu meta es grande(por ejemplo ser millonario), empieza paso a paso y ponte metas pequeñas para ir subiendo como si se tratase de una escalera. Por ejemplo si eres un simple limpiador y aspiras a ser el jefe de una empresa, primero puedes proponerte estudiar para ser becario, después puedes proponerte ascender a empleado de oficina, después puedes proponerte estudiar una carrera para ser directivo, después puedes proponerte hacer un proyecto innovador para ascender y finalmente proponerte ahorrar durante un año para montar tu propia empresa.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.