Por trabajar en una editorial debemos entender la profesión denominada “Asistente Editorial”, ya que frecuentemente, muchos de los que trabajan en una editorial forman parte de la propiedad, gerencia o junta de accionistas, cuyas responsabilidades son muy particulares y distintas en cada caso. Lo que analizaremos aquí en el reportaje de hoy es, la actividad de un Asistente Editorial, en un sentido general, las capacidades que debe reunir un candidato a este puesto, y los mecanismos que existen para alcanzar un trabajo en un tan sector tan tremendamente cualificado y competitivo, como es el del mercado editorial.

¿Crees que te conviene este puesto?

Lo primero que se me viene a la cabeza es, si merece la pena trabajar para una editorial, si es compatible con tus objetivos en la vida, y si no hay algún mito extraño, por ahí rondándote, que te esté confundiendo, y haciéndote creer que trabajar en una editorial es realmente gratificante o excitante. Porque si es así tendrás que hacértelo mirar, porque, parafraseando al ilustre José Mota “no vaya a ser del riego”…

Cómo trabajar en una editorial

Los ayudantes o asistentes de una editorial no se toman cafés con García Márquez ni con Eduard Punset, ni se convierten en Cervantes por estar tocando muchos libros cada día. Para convertirte en Cervantes tendrías que leerlos todos, y tiempo no te va a quedar, y para tomar cafés con hidalgos personajes de la literatura universal, deberías ser su agente editorial, y te garantizo que ese puesto ya está bien cubierto.

Si teniendo esto presente aún quieres ser ayudante editorial, que no tiene nada que ver con ser “editor”, adelante, te mostraremos aquí algunas pautas para que lo consigas. Luego no reproches.

¿Qué significa ser asistente editorial?

Significa haber estudiado mucho para terminar ocupando los niveles más bajos dentro de la plantilla de una empresa dedicada a seleccionar, imprimir, publicar y distribuir libros, revistas, periódicos, y algunos sitios web de medios de información digitales.

Editar es, por tanto, todo eso, y en mi humilde opinión de analista informático, en la siguiente proporción:

Seleccionar contenidos (textos principalmente, y/o noticias) 5%
Imprimir (corregir, maquetar y dar formato) 10%
Publicar (difundir los contenidos) 10%
Distribuir (ponerlo al alcance de la gente) 20%
Vender 50%
Hacerse fotos con escritores y comercializadores 5%
Como puedes ver, editar significa vender, o dicho de otro modo, ser editor significa ser vendedor, y el resto de actividades que tienen que ver con la información y los contenidos son accesorias.

Cómo trabajar en una editorial

La calidad de la información es un bien cada vez más escaso, y un recurso con tendencia al ostracismo, que, merece ser atendido con principios de economía facultativa de urgencia. Dicho de otro modo, el libro de Belén Esteban ha vendido más que la mayoría de catedráticos de todas las universidades españolas. Esto es así y no hay que preocuparse por ello. Es así en todas partes, y así ha sido siempre.

Tu primer día en la oficina de redacción

Vender, he aquí la cuestión… Tú, sigues pensando en eso porque yo te lo dije y te quedaste preocupado. Pero, sin comerlo ni beberlo, te ha tocado la lotería y te has pasado por encima a toda la larguísima cola de aspirantes al puesto que había delante de ti, y te encuentras ahí, en tu primer día de trabajo, en el trabajo de tus sueños.

Después de pellizcarte (porque si estás en España experimentando tales sensaciones, hay muchas probabilidades de haberte golpeado la cabeza o haber ingerido accidentalmente alguna sustancia tóxica), y ver que realmente está pasando, pondrás sobre la mesa tu inmaculada carrera y te remangarás con ganas de emprender las labores que cambiarán el mundo.

Ponerte a investigación de antecedentes, consecuentes y trascendentes del material que tienes en tu escritorio, con una Mac y fibra óptica para ti solo, miras esa montaña de manuscritos y artículos no solicitados esperando para ser leídos, la corrección de estilo, etc. y te remangas aún más dispuesto para proporciona todo el apoyo que necesiten tus superiores jerárquicos en la editorial, que son, todos.

Cuando les lleves el café todos los días, tú sólo piensa que estás proporcionando elementos vitales para potenciar el despertar de una gran firma editorial.

Y mantente con esa ilusión todo el tiempo porque, aunque el salario sea no malo, sino “crítico”, estarás en una posición muy próxima para la edición, publicación y escritura de muchas cosas, algunas veces, incluso, de literatura. Pero pasemos al grano.

Cómo trabajar en una editorial

Es muy recomendable que tu vocación haya surgido desde mucho antes de empezar a estudiar una carrera, para poder orientar tu formación desde los comienzos hacia la labor editorial, ya que, amigo lector, y te lo digo con el corazón en la mano, el trabajo editorial es una ciencia muy difícil en la uno nunca termina de prepararse y en la que las satisfacciones no siempre vienen del sueldo sino de ofrecer al público un trabajo bien hecho.

Cómo adquirir experiencia laboral para el puesto de asistente editorial

La experiencia parece ser un punto fundamental para acceder hoy día a prácticamente cualquier tipo de trabajo, y no puede ser diferente en el mundo editorial.

Lógicamente, como bromeaba antes, no se puede obtiene experiencia en un trabajo que nunca se ha desarrollado. No queda otro remedio que adquirir la experiencia por vías indirectas como éstas:

Haber escrito libros, y haber publicado alguno de da una buena perspectiva de lo que significa el mundo editorial. Ya, si tu libro es superventas, te puedes considerar graduado y doctorado, y tal vez te interese levantar tu propia editorial, y que te traigan el café a ti.
Haber trabajado como periodista en algún medio de prestigio. El periodismo se parece mucho a cualquier labor de investigación, la única diferencia es que debes abandonar las noticias cuando empiezan a ponerse interesantes.
Haber enviado muchas historias revistas locales, emisoras de radio, megablogs, etc. como profesional independiente puede ayudarte a construir una buena reputación para ser aspirante a un trabajo en el mundo editorial.
El mantenimiento de uno o varios blogs es un buen campo de entrenamiento para conservar la pluma afilada y siempre dispuesta a ser blandida ante los molinos gigantes de la industria editorial.
Dejarse sentir en el mundo de las letras

Irrumpe silenciosamente en el mundo editorial registrándote en foros y redes sociales relacionadas con el mundo editorial y los escritores. Hazte sentir despertando simpatía, agradecimiento, y, si fuera posible, admiración. No des la nota, eso es aburrido y tonto. Sólo déjate ver poco a poco a través de pequeños favores a la gente, resolviendo cuestiones que sepas con certeza, prestando servicios de información y apodo de manera desinteresada, pues no sabes quien está detrás de alguien que pregunta o pide ayuda, pudiera ser un editor o el delegado de Recursos Humanos en España de una editorial increíble.

Hacer el bien en la Red es como echar la caña, tarde o temprano podrás capturar mucho bien para ti y quienes te rodean.

Infórmate de forma continua

El que la sigue la consigue dice el refrán. Sigue afiliándote a foros y a organizaciones de profesionales y empresarios del mundo de las letras para estar al corriente de cualquier tendencia en el mundo editorial, participar en talleres, eventos, etc. No te canses nunca de ayudar y de prestar servicios de manera interesada siempre que tengas un minuto libre, sigue empujando con fuerza y vigor, es tu tren de vida lo que estás poniendo en marcha.

Nadie ha dicho que sea fácil. El truco del éxito está en perseverar justo en ese punto donde todos los demás desfallecen.

¿Que necesitas para trabajar en una editorial?

  • Tener un curriculum
  • Estudios
  • Ganas de trabajar

Consejos para trabajar en una editorial

Requisitos generales para acceder al puesto:

  1. Un título de grado de nivel de licenciatura en periodismo, ciencias de la información, ciencias de la comunicación, o similares.
  2. Un título de grado de nivel de licenciatura en lengua y literatura española, filologías, o similares.
  3. Una colección de masters, postgrados o títulos de investigación en asuntos relacionados con el periodismo, la lengua, la filología, idiomas, y letras.
  4. Experiencia de, al menos, dos años en una editorial, con lo que o eres hijo de un editor, o lo tienes difícil para que sea éste tu primer empleo.

Habilidades consideradas clave, para acceder a este puesto:

  1. Excelentes habilidades escritas y verbales
  2. Atención a los mínimos detalles
  3. Capacidad para administrar el tiempo
  4. Capacidad para organizarse en medio del caos
  5. Dominio de herramientas técnicas:
    • de escritorio del tipo Office
    • digitales de tipo WISIWIG
    • de diseño como InDesign, Arbortext, Dreamweaver, Photoshop, Fireworks…
¿Te ha gustado?