El trabajo es una de las cosas más importantes que hay en la vida. Como en todo, la actitud positiva es importante para lograr un mayor desempeño. Por este motivo, tener una actitud positiva en el trabajo es una de las cosas más importantes que hay en la vida.

El trabajo consiste en realizar una actividad profesional, ya sea por cuenta propia o ajena, a cambio de dinero, en beneficios si eres autónomo y en salario si eres trabajador. El trabajo es la forma que tenemos de ganarnos la vida, de pagar las facturas y también es la fuente de dinero para poder hacer nuestros sueños realidad.

A menos que seas pensionista, cobres alguna ayuda o te haya tocado la lotería, trabajar es indispensable para poder vivir. Esto lo ha convertido en una obligación, es decir, que mucha gente tiene que trabajar para poder sobrevivir.

Esto hace que muchos hayan perdido la motivación por trabajar, ya que a nadie le gusta ir obligado a ningún sitio. Además, muchos trabajos tienen acciones repetitivas, jefes poco motivantes o simplemente tienes mala relación con tus compañeros de trabajo.

Sea como fuere, te causa una mala actitud en el trabajo, una actitud negativa. Esto bajará tu rendimiento en el trabajo, haciendo que quizás te despidan, lo que aumentará aún más tu infelicidad.

Por este motivo, no tener una buena actitud trabajando es algo muy malo y que nos puede afectar más de lo que nos pensamos. Sin embargo, no todo van a ser malas noticias, ya que realmente es más fácil de lo que pensamos tener una actitud positiva en el trabajo.

La diferencia entre tu compañero de trabajo feliz y tú no es tanta cómo crees, sino que simplemente tu compañero enfoca de otra manera el trabajo y su vida. La felicidad es algo subjetivo y que depende de nosotros, así que es fácil tener una actitud positiva en el trabajo si sabes cómo hacerlo.

Por este motivo, vamos a ver unos consejos sobre cómo hacer todo esto, algo que sin duda te ayudará a poder tener otra vez la ilusión que tenías cuando empezaste a trabajar.

Instrucciones para tener actitud positiva en el trabajo

  1. Tener un trabajo que te guste:
    Lo primero que debes de tener en cuenta, es que debes siempre buscar un trabajo que te llene y que te guste. Esto hace que cuando vayas a trabajar, vayas con otra actitud, mucho más animado y con una actitud muchísimo más positiva. Si tu trabajo es muy monótono y es difícil que te guste, trata de mirar los pros de este trabajo y de pensar en positivo. Si por ejemplo tienes que montar tornillos, trata de desconectar la mente mientras lo haces, de escuchar un audiolibro mientras lo haces si te dejan los jefes o de tratar de batir tu propio récord apretando. Todo eso hace que un trabajo monótono sea un poco más divertido, haciendo que sin duda la actitud sea muchísimo más positiva y agradable.
  2. Marcarte metas:
    Muchas personas van a trabajar porque es lo que toca, es decir, que van sin metas, sin sueños, sin ilusión y sin objetivos. Solamente cobran el mes, se lo gastan todo en consumo y facturas y vuelta a empezar el mes siguiente. Esto hace que la actitud en el trabajo sea muy negativa. La solución a esto es buscarte una razón para ir a trabajar más a largo plazo o una meta. Tienes que buscar cumplir objetivos, tanto a corto como a largo plazo. Trata de trabajar para conseguir ese soñado ascenso, trata de ser el mejor operario de la fábrica, trata de tener alguna meta relacionada con el dinero (por ejemplo, trabajar para ahorrar y dar la entrada de la casa de tus sueños). Todo esto mantiene la llama viva y hace que vayas a trabajar con una actitud muchísimo más positiva. Perseguir un sueño e ir cumpliendo pequeñas metas hace que vayas a trabajar muchísimo más feliz y motivado.
  3. Tener buena relación con los compañeros:
    Los compañeros de trabajo son personas con las que pasas un tercio de tu vida, más si son tus amigos fuera del trabajo. Al pasar tantísimo tiempo en el trabajo, es importante que tengas buena relación con los compañeros. Si no te llevas bien con ellos, no vas a ir con ganas a trabajar y por este motivo, no vas a tener una buena actitud positiva en el trabajo. Trata de ser amable con ellos, de tratar de ayudar en lo que puedas sin dejarte pisar y de ser una persona sociable. Al llevarte bien con los compañeros, vas a ir mucho más contento a trabajar que si eres el lobo solitario de la compañía.
  4. No ver el trabajo como un castigo:
    Este error no sólo causa que no tengamos una actitud positiva en el trabajo, sino que puede causar problemas mayores como depresión, suicidio y demás, así que es un tema muy serio. Muchas personas ven el trabajo como una obligación, como un castigo y un sitio al que van porque tienen miedo de que les quiten la casa. Esto es un tremendo error, ya que al ser humano no le gusta hacer nada obligado, haciendo así que la actitud sea totalmente negativa. Sé que no puedes dejar de ir a trabajar si tienes una hipoteca o hijos, pero sí que puedes verlo todo de otra manera. Aquí debes volver al punto 2 y buscar metas, pequeñas metas que te vayan haciendo feliz en el día a día. Por ejemplo, ganar dinero para construir una casa en el pueblo o conseguir el ascenso como dijimos antes. Lo que debes hacer es no ver nunca el trabajo como algo forzado y como un castigo, sino como una forma de libertad, ya que tener dinero te dará libertad de cumplir tus sueños si trabajas duro y tus sueños son realistas.
  5. No causar problemas:
    Este consejo simplemente significa que, si causas problemas en la empresa, vas a ser un estorbo para los demás, los demás te van a tratar mal y así tu actitud va a ser negativa. Llamamos problemas a trastornos que puedas ocasionar a empresa o compañeros, tales como incompetencia, mal ambiente de trabajo, hurtos, vandalismo y demás. Debes tratar de ser un compañero ejemplar, ya que aunque esto no garantice una actitud positiva, sí que te evita una actitud negativa al 100%.
  6. Cambiar de trabajo si todo esto no se da:
    Muchas veces nos aferramos a un solo trabajo, el cual por mucho que intentemos, por mucho que sigamos consejos así, no se nos da y no conseguimos tener actitud positiva. Aunque la cosa esté muy mal y no hayamos salido aún de la crisis, siempre se puede cambiar de trabajo si uno se lo propone. Conozco personas que estaban quemadas de las fábricas, las cuales hicieron un parón para estudiar otra cosa y consiguieron así el trabajo de sus sueños. Nunca es tarde para cambiar de trabajo. Si tal que no puedes dejar de trabajar por cargas familiares o hipoteca, trata de compaginar trabajo y nueva formación y cuando logres acabar tu formación, trata de cambiar de trabajo mientras sigues en éste. Sé que es duro, pero después de varios años de sacrificio, puedes cambiar tu vida para siempre, para conseguir así un mejor trabajo, con mejores condiciones o incluso con mejor sueldo.
¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 80,00% le ha gustado.