La hora de entrar a un nuevo trabajo es complicado. Los compañeros son nuevos, no sabes cómo funciona nada, qué es lo que tienes qué hacer ni cómo debes actuar ante ciertas situaciones. Los primeros momentos, sobre todo la primera semana tendrás que aprender un montón de información que más tarde aplicarás.

Ten siempre en mente que todo el mundo ha tenido su primer día y ahí siguen. No debe ser tan malo entonces. Lo que tienes que hacer es escuchar y asumir que vas a estar bastante perdido al principio. Eso será como mucho la primera semana, después serás uno más en el trabajo y nadie notará que acabas de entrar.

Aquí te damos unas claves de cómo adaptarse a un trabajo.

Instrucciones para adaptarte a un trabajo

  1. Escucha. Probablemente te den una formación sobre qué es lo que tienes que hacer, o no. En caso de que así sea, escucha atentamente todo lo que te digan. Incluso te podrán decir a quién es mejor que te acerques y a quien es mejor tener lejos. Escucha todo lo que te digan porque no sabes cuándo puede hacerte falta.
  2. Absorbe. De nada sirve que escuches todo lo que te digan si no te quedas con ello. Debes absorber información como si fueras una esponja. Es lógico que al principio estés perdido y no sepas o entiendas porque te dicen determinada cosa. Da igual, ya lo descubrirás más adelante.
  3. Mira. Observa a tus compañeros. Qué es lo que hacen ellos. Llevan más tiempo que tú y saben mejor cómo funciona el trabajo, por eso mira cómo lo hacen. Cada uno tendrá una manera de trabajar y puede que alguna de ellas te sirva a ti.
  4. Apunta. Es difícil que te quedes con todo lo que te digan, por ello apúntalo. Quizá cuando te digan algo pienses “para que lo voy a apuntar, de esto me acuerdo”, pero te van a decir muchas cosas y en el momento que lo necesites solo pensarás “por qué no lo apunte”. Es mejor que tengas información de más que de menos.
  5. Aplica. Tras haber escuchado, mirado y apuntado, es la hora de que lleves a la práctica lo aprendido. Acuérdate de todo lo que te han dicho tus compañeros y hazlo.
  6. Pregunta. Por mucho que hayas apuntado, probablemente te surjan dudas. No tengas miedo de preguntar. Piensa que tus compañeros también han sido nuevos, también han tenido sus primeros días y habrán preguntado. Es mejor que alguien que sepa te resuelva las dudas, a que hagas tu trabajo mal por miedo o vergüenza a preguntar.
  7. Organiza. Conoce tu puesto de trabajo y organízalo. Si es un puesto fijo deja las cosas colocadas, primero para que tú te enteres mejor y segundo porque eso da mejor imagen que todo desordenado.
  8. Ayuda. Debes ser buen compañero y ayudar en lo que puedas al resto. Nunca sabes cuándo serás tú el que necesite una mano y si tú no la has echado puede que nadie vaya a tu rescate.

Consejos para adaptarte a un trabajo

  • Lleva contigo una libreta para apuntar, tanto la información como las dudas que te aparezcan para poder preguntarlas.
  • No llegues tarde, de hecho deberías llegar antes. Tienes que dar buena imagen y no solo física, la puntualidad es una virtud que se valora mucho en los trabajos. Además como será un sitio que no conozcas es mejor que vayas con tiempo de más por si te pierdes. Nunca sabes los inconvenientes que te puedes encontrar.
  • Se social. Eres el nuevo, pero eso no quiere decir que te margines. Habla con tus compañeros y consigue que ellos se abran a ti.
  • Que no te de vergüenza preguntar. Es mejor saber de más y no que hagas mal tu trabajo porque te dé cosa hacer preguntas.
  • Eres nuevo, pero tampoco tonto. Así que por el hecho de entrar en una nueva empresa, que no se rían de ti ni te hagas cargo de los trabajos complejos, si es que no te toca.
  • No estés nervioso. Es normal que vayas un poco perdido y sin saber qué hacer, pero nadie se ha comido a nadie por estar en un nuevo trabajo. Los nervios solo harán que te enteres peor de la información que te dan.
  • Ve con ganas de aprender, porque durante los primeros días es lo que harás, de hecho puede que tu primera semana se base en simplemente formación y hasta que esto no pase no vayas a la práctica, así que lleva una mentalidad abierto de aprender todo lo que te digan y siempre lleva predisposición para trabajar, una mala actitud es lo peor que puedes mostrar de ti y más si es los primeros días. Un mal día lo tiene cualquiera, pero intenta que no sea uno de los primeros en los que la gente no te conoce todavía y se puede llevar una imagen tuya que no corresponde con la realidad.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.