El sueño dorado de muchas personas es llegar a ser el jefe. Ser quien mande, quien dé las órdenes, quien tenga la suficiente potestad como para ser autónomo y no someterse a las exigencias de nadie.

Llegar a la hora que queramos, salir cuando mejor nos parezca. Decidir si vamos o no, son tan solo algunos de los privilegios que tiene quien es el jefe.

Claro, como es bien sabido, mientras haya más autoridad, hay más responsabilidades. Esa es la otra cara de la moneda, la que algunos preferirían evitar. Es verdad que siempre se pueden delegar ciertas tareas, pero hay cosas que solo el jefe puede realizar.

Por ejemplo, el pago de la nómina de los empleados, la contratación de personal nuevo, la capacitación especial para el mismo y el despido de aquellos que no se ajustan a la normativa de la empresa.

Quizás esto sea lo más difícil de hacer, en vista de todo lo que conlleva. Puede que esa persona sea el sostén de su casa, puede que tenga una situación económica precaria o alguna emergencia familiar, sea como sea, la mayoría de las personas trabajan porque necesitan hacerlo.

Pero para poder obtener un puesto de trabajo, algunas empresas toman la decisión de someter a las personas a un período de prueba. El tiempo de este período puede variar según así lo dispongan.

Si las personas que se haya en esta etapa, no califican o no llenan las expectativas, simplemente no pueden quedarse con el puesto de trabajo. Pero, en este particular, hay algunos casos singulares. Por ejemplo, el despido de la persona en período de prueba, ¿cómo se puede hacer? ¿Qué cosas deben tomarse en cuenta?

A continuación, estaremos hablando de este tema que puede llegar a parecer muy controversial.

Instrucciones para despedir en período de prueba

 

Cómo despedir en período de prueba

El período de prueba tiene como propósito poder cubrir las necesidades de la empresa a fin de crear nuevos puestos de trabajo y, de ese modo, determinar si dicho puesto es sostenible económicamente y permanente en el paso del tiempo.

En vista de la creciente problemática laboral, alrededor del mundo, es fundamental que se establezcan nuevos puestos de trabajo que le den la oportunidad a un máximo de personas de insertarse en una empresa y obtener estabilidad económica.

Ahora bien, el despido en período de prueba no es más que otro tipo de despido que surge de la relación empresario-trabajador, con la diferencia que este no genera ninguna indemnización, a menos que se produzca alguna irregularidad que afecte los derechos fundamentales del empleado.

Entonces, ¿cómo saber en qué casos se está quebrantando la ley en este particular? Quien establece el tiempo del período de prueba es el empleador. Este no debe superar los 6 meses. Si llegado el caso, surge algún inconveniente, la empresa puede cesar al trabajador durante este período, sin derecho a indemnización.

Sin embargo, algunas empresas pactan con el empleado para llegar al acuerdo de alargar el período de prueba a aun año. En ese caso, como se trata de un período muy largo, algunos tribunales lo consideran fraude de ley y obligan a la empresa a recontratar al trabajador o pagarle por haberse realizado un despido indebido.

Ahora bien, en caso de que el trabajador sea una mujer embarazada, la situación podría llegar a ser muy delicada, ya que puede considerarse que existe discriminación y, por lo tanto, el despido sería nulo.

En caso de que la empresa desee que procese un despido bajo estas circunstancias, debe demostrar que no existe ningún tipo de prejuicio y que le cese del contrato se produce por razones válidas justificables.

En vista de lo compleja de la situación, si te ves obligado a realizar un despido en período de prueba, sería recomendable que estuvieses al tanto de lo que necesitas para que este proceda y no haya repercusiones negativas en tu contra.

¿Que necesitas para despedir en período de prueba?

Como ya lo hemos destacado, esta parte de ser el jefe no es una tarea fácil, y más al estar conscientes de que cualquier movimiento en falso, fuera de la ley, podría afectar nuestra credibilidad y la de nuestra empresa.

En vista de lo anterior, al realizar un despido en período de prueba necesitas tener una justificación válida para hacerlo. No debe ser por mero capricho o por querer sacarle partido a la situación desfavorable en la que se encuentra el trabajador.

Además, debe ser dentro del tiempo establecido del período de prueba, es decir, los 6 meses que están bajo el orden de la ley. Si este tiempo se excede, entonces tendrías que asumir las consecuencias de tus actos. De igual manera aplica en el caso de que el trabajador sea una mujer embarazada. De hecho, podrías afrontar una demanda por discriminación de género.

Por otra parte, es importante que hagas una notificación del cese de actividades. El contenido de la carta queda a criterio de quien la emite. No necesariamente debe tener una explicación de los motivos que llevaron a prescindir de su presencia.

El despido tampoco es necesario que se realice por algún hecho particular. Es considerada como una decisión personal y, por tanto, debe asumirse así.

Ahora bien, en el caso del trabajador, no tiene por qué realizar un previo aviso, en el caso de que sea él quien decida retirarse de la empresa. A menos que se haya llegado a un acuerdo antes de comenzar la actividad laboral y haya un documento que así lo certifique.

En caso de que la persona que se vaya a despedir en período de prueba esté embarazada, para poder ser justos y protegerte la espalda, lo mejor que puedes hacer es asegurarte de que hayas añadido al documento de contrato, una cláusula en donde se hable sobre ese punto en particular. Además del permiso por paternidad, lactancia o riesgo durante el embarazo.

En vista de lo dicho anteriormente, presta mucha atención a los siguientes consejos que te daremos.

Consejos para despedir en período de prueba

Cómo despedir en período de prueba

Algo que debes tener bien en claro es que debes ser justo y equilibrado ante todo. Por ejemplo, si la persona no supera el período de prueba pero, en un futuro cercano de unos 3 meses, se le quiere recontratar para realizar la misma tarea que efectuó en el período de prueba, esta vez ya no se le contratará bajo la misma condición.

Se ha de considerar un empleado oficial que tiene tanto deberes por cumplir como derechos por recibir.

Si el tiempo del período de prueba establecido se excede, en este caso el empleador se ve obligado a contratar a la persona, sea por contrato indefinido o por un período de tiempo limitado.

Claro, el tiempo que se tomó como período de prueba no es tiempo perdido para el trabajador, cuenta como antigüedad para la empresa.

Las actividades que el trabajador realizará son las mismas que llevan a cabo los empleados contratados, sin ningún tipo de excepción. Es decir, su posición no es una privilegiada pero tampoco es desventajosa para él e comparación al trato que se les imparte a los demás trabajadores.

Tener en cuenta las sugerencias que te hemos dado, trae como consecuencia que se labore en un ambiente relajado. Si ambas partes se sienten cómodas, es menos probable que exista el despido en período de prueba.

Pero, en caso de que llegue a darse, la relación no terminará de manera negativa. Ambos sabrán que han cumplido un ciclo bajo el orden de lo establecido en la ley. Por lo que no se espera que haya represalias de ninguna de las dos partes.

Sea que se supere o no el período de prueba, siempre se gana. De parte del trabajador, experiencia y de parte del empleador, mano de obra.

 

¿Te ha gustado?