La mayoría de las personas que intentan empezar de Freelance no lo hace por gusto. Sino más bien por necesidad. Antes de empezar a buscar un trabajo como Freelance, seguramente ya hayas buscado en empresas convencionales. Lo más seguro es que hayas echado unos cuantos curriculum en varios sitios y no hayas obtenido la respuesta deseada.

Pero no te preocupes, ya sea por necesidad o por gusto, en este artículo te contaremos cómo empezar a trabajar de Freelance.

¿Qué es ser Freelance?

Ser Freelance es trabajar de forma autónoma, es decir, sin tener un jefe. Una persona que hace trabajos Freelance es su propio jefe, ya que trabaja para sí mismo. La actividad principal que llevan a cabo las personas que hacen este tipo de trabajos es prestar servicios a terceros (otras personas) a cambio de una compensación económica.

Un trabajo Freelance es un trabajo que realiza una persona de forma puntual para otra persona. Puede ser para una empresa o para un particular.

No todo son desventajas cuando trabajas de Freelance. Este tipo de trabajos ofrecen una gran flexibilidad horaria para las personas que lo realizan. También puedes elegir los proyectos que vas a realizar. Este puede que sea el aspecto mas ventajoso e importante de trabajar como Freelance. Ya que, de esta forma, si tienes la posibilidad de elegir los proyectos en los que trabajar, puedes escoger los que de verdad te gustan y te apasionan. Y ya se sabe que cuando uno trabaja en algo que le apasiona, en realidad no es trabajo. Otra de las ventajas es que la gran mayoría de los trabajos que se postulan como Freelance se pueden realizar desde casa. Por eso las personas suelen hacer este tipo de trabajos como una fuente de ingresos extra. Ya que pueden hacerlo desde sus casa en un momento puntual. Pero la realidad es que si te dedicas solamente a hacer trabajos Freenlace, tienes que echarle muchas horas.

¿Cómo empezar de Freelance?

Teniendo en mente que empezar de Freelance no es algo fácil o que se logre hacer en un par de días, aquí os dejamos algunos consejos que seguro que os sirven para comenzar:

Instrucciones para empezar de Freelance

  1. Crear una marca propia. Y no estamos hablando de un logo. Estamos hablando de tu carta de presentación, de tu portafolio, de la imagen que darás a los demás. La marca de tu empresa eres tú mismo, ni más ni menos. Y una de las cosas más importantes de tu marca propia es tener una buena foto. Aunque no lo creas, una imagen vale más que mil palabras. En los diferentes sitios de internet donde busques trabajos como Freelance, verás que las personas que tienen una foto en el perfil de su empresa consiguen más trabajo. Es algo que siempre suele pasar, que una persona que tiene foto da más confianza. Tienes que tener cuidado a la hora de elegir la foto. No hace falta que pongas la típica foto que pondrías en el Curriculum Vitae. Pero tampoco pongas una en la que estés en una situación comprometida o poco favorecedora. Ten en cuenta que te van a ver todos y que gracias a esa foto conseguirás o no un trabajo que hacer.
  2. Encontrar clientes. Este quizás sea uno de los aspectos más complicados de empezar de Freelance. Ya que cuando comienzas no conoces a mucha gente y no te conoce nadie a ti. Para conseguir clientes, aprovecha cualquier ocasión para promocionarte. Cualquier evento, fiesta, reunión de amigos, comidas o toda situación donde te encuentres a mucha gente es buena ocasión para empezar a hablar de tu trabajo. Otra de las formas más eficaces de conseguir clientes es a través de las redes sociales y, sobretodo, de las páginas webs específicas de Freelance. En estas páginas, tanto personas que necesitan trabajo como personas que buscan quién les haga un trabajo están muy bien conectadas. Esta es una de las mejores oportunidades que vas a tener a la hora de darte a conocer. Además, lo bueno de estas páginas es que las personas te pueden valorar y dejar comentarios. Así, poco a poco, te irás creando tu marca y te darás cuenta como cada vez más personas acceden a ti.
  3. Establece metas coherentes y respeta los tiempos. La gran mayoría de los trabajos postulados para Freelance tienen un tiempo para hacerlos. A veces el tiempo lo pone el cliente porque lo necesita de forma urgente o tiene un plazo para entregar el trabajo. Pero en otras ocasiones, cuando al cliente no le corre prisa, los tiempos los pone el propio trabajador. En estos casos, propón unos tiempos que puedas cumplir. No te va a servir de nada emocionarte y poner un plazo demasiado corto para impresionar si luego no te va a dar tiempo y vas a estar estresado y preocupado constantemente. Es mejor que pongas un plazo coherente y que puedes cumplir y que te permita realizar tu trabajo de la mejor forma posible.
  4. Aprender a saber decir que no y rechazar cuando haya que hacerlo. La mayoría de veces es un problema para los trabajadores Freelance aprender a decir que no a un trabajo. Esto suele pasar porque, sobretodo al comienzo, lo que más importa es el dinero. Y solo se ven los trabajos como una fuente de ingresos a corto plazo. Pero, muchas veces, saber decir que no a algunos trabajos, aunque te prive de unos ingresos a corto plazo, hará que generes muchos más con el tiempo. Y esto es así porque al decir que no a unos, puedes dedicarle más tiempo a los que ya tienes en proceso. Esto hará que no estés estresado y puedas realizar tu trabajo mejor. Esto se convertirá en unas buenas críticas y en clientes satisfechos que te pueden aconsejar a otras personas y que probablemente, cuando necesiten otro trabajo como el que hiciste, vuelvan a pedírtelo a ti sin pensarlo. Muchas veces es mejor asegurar lo que tenemos ahora que intentar abarcar demasiado y acabar desbordados.
  5. Las tarifas que cobras. Este es un aspecto bastante comprometido cuando tienes que empezar en Freelance. Ya que no estás seguro cuánto cobrar por los proyectos o trabajos que hagas. Para orientarte puedes ver cual es el precio base que suelen tener otras personas que hacen trabajos parecidos al tuyo. Cuando lo hayas mirado, es hora de decidir cuál va a ser el precio que pongas a cada hora de trabajo que hagas. Y los trabajos que no vayan por horas, cuál es el precio que pondrás en relación a la tarea que tengas que realizar. Lo mas importante de este aspecto es que tienes que estar 100% seguro de lo que cobres. Sobretodo de cara al cliente. Ya que hay mucha gente que se aprovecha de las personas que no están seguras que precio poner e intentan pagar menos de lo que se debería. Por eso, una vez decidas el precio, mantente firme y tampoco te dejes pisotear por los demás.

Siguiendo todos estos consejos seguro que logras hacerte un buen hueco en el mundo de los trabajadores Freelance. Lo más importante es que estés entregado y seguro de lo que haces. Y que lo hagas con todas las ganas del mundo.

Esperamos que este artículo les haya servido de gran ayuda.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.