La construcción de una empresa o la puesta en marcha de un negocio es algo realmente complejo. Hay muchos aspectos a tener en cuenta, empezando por la inversión inicial de la que disponemos y si vamos a requerir pedir un crédito al banco para ponerlo en marcha. Obviamente, deber dinero al banco es asumir un mayor riesgo. Los emprendedores calculan al milímetro el futuro de la compañía, pero no todo es matemático.

Buscar un inversor es otra de las opciones, especialmente si contamos con una idea de negocio que puede acabar resultando realmente rentable a medio y largo plazo. El papel del inversor es básicamente ese. Invertir barato, para obtener un mayor beneficio. Pese a ello, otro de los factores importantes, aunque seguro que nunca te lo has planteado, es cómo se va a llamar la compañía.

¿Qué es el nombre de una empresa?

El nombre de la empresa puede parecer algo banal, pero puede acabar resultando fundamental si finalmente se quiere acabar ganando dinero. Es la forma como nos va a conocer y, parte de los factores que van a determinar la imagen externa de nuestra compañía. Existen muchos factores a tener en cuenta, y posteriormente te vamos a dar una serie de consejos que puedes aplicar si quieres escoger el nombre perfecto para tu start-up o empresa que quieras crear. Todo depende del público al que nos dirijamos, si es un target mayor o bien es joven, y sobretodo si nos queremos basar en el mercado online u offline.

Esto último es realmente importante. Básicamente, porque a la hora de competir por SEO, aunque puedes tener un nombre más abstracto y que tenga gancho y conseguir un buen posicionamiento, un nombre más directo sobre nuestro negocio nos puede ayudar a obtener un mejor Page Rank. Sin embargo, no es algo definitivo. En los metatítulos de cada una de las landings de tu página web puedes optar por aquellas palabras clave por las que quieres posicionarte, y que has cerciorado que busca tu audiencia.

Asimismo, la competencia también marcará nuestra decisión final. Podemos tener una idea en la cabeza para el nombre de nuestra compañía, pero quizás tenemos que desistir de esta opción porque algún competente nuestro ya la ha escogido. Una de las reglas principales en el mundo del marketing, y más en concreto del branding, es no llevar lugar a confusión. Nuestra compañía tiene que encontrar un espacio en el mercado, y elegir un nombre muy parecido a la competencia puede confundir a nuestra audiencia y acabar regalando conversiones a nuestros rivales. Por ello, fíjate en tu audiencia. Los nombres de las empresas no deben ser demasiado largos, deben tener gancho, y además deben ser fáciles de recordar. Estudia también tu sector al detalle para encontrar aquellas tendencias de las que más se hable.

Si está hablando de algo determinado, y eres capaz de encontrar un nombre que pueda estar relacionado con aquella temática, puedes acabar convirtiéndote en trending topic. No olvides, además, que el nombre de la compañía no es algo definitivo. Muchos sectores, y especialmente en el de ocio nocturno, varían su nombre de marca para volver a crear esa expectativa de algo nuevo. Obviamente, quedarse siempre con el mismo nombre es una buena opción para conseguir ahorrar, pero a veces una buena inversión a tiempo, significa conseguir un mayor beneficio. Por ello, el marketing es un departamento importante en una empresa ya que te permite conseguir buenas ideas de branding para lanzarlas en un futuro no muy lejano. Recuerda que lo nuevo, es lo que acaba vendiendo.

Beneficios del nombre de una empresa

Con todo, escoger el nombre de una empresa adecuadamente cuenta con enormes beneficios para todos aquellos usuarios que puedan ser nuestros potenciales clientes. Los más destacados son:

  • Atraer potenciales clientes. El nombre de una empresa es lo primero que se conoce sobre cualquier negocio. Por tanto, si estás empezando tu actividad potencial querrás captar leads que puedan convertirse en potenciales clientes. El branding es una de las mejores opciones para conseguirlo.
  • Crear expectativa. Lo nuevo, vende. Lo que es igual aburre. Por ello, si tienes un nombre similar durante mucho tiempo no te extrañe que tu nivel de ventas pueda bajar a nivel comercial. Por esta razón, modificar el nombre de marca no es nunca una mala idea.
  • Aumentar los beneficios. Precisamente, cambiando el nombre de la empresa podemos llegar a aumentar los beneficios que pueda tener una compañía. El trabajo de un buen técnico de branding es precisamente eso, que a través del logotipo, el packaging incluyendo el nombre empresarial se pueda vender más.
  • Responsabilidad social corporativa. Además del nombre de la empresa, también se pueden crear subgrupos que se pueden emplear en tareas de responsabilidad social corporativa para mejorar la imagen que proyecta la corporación de cara al público externo.

Cómo escoger el nombre de una empresa

Debido a la importancia que tiene elegir el nombre de una empresa para el futuro de una compañía vamos a darte una serie de consejos que puedes aplicar si quieres curarte en salud. La diferenciación es el factor fundamental. Como hemos dicho anteriormente, debes desmarcarte de la competencia, especialmente en aquellos casos que compitas precisamente por diferenciación y no por precio. Sin embargo, esto no es suficiente para encontrar el nombre perfecto. Insistimos en que te tomes el tiempo que necesites pues es una decisión que puede tener una importancia vital. La largada y la duración del nombre también juega un papel fundamental. Nunca debe pasar de tres sílabas, o cuatro tirando largo, pero además algo que esté relacionado con el sector de tu negocio y que sea fácilmente recordable. 

Asimismo, también debes enfocarlo a tu idea de negocio. ¿Quieres quedarte solo en un mercado nacional o aspiras a entrar en más de un país? Esto es porque el nombre puede sonar ideal en español, pero para un inglés sonar fatal y que tenga muchas dificultades para recordarlo. Por tanto, a veces, buscar un nombre en inglés te evita este problema al ser un idioma más internacional. Incluso, si tienes dudas puedes buscar a diferentes nativos de un idioma y pedir que lo lean, y que te den su propia opinión. El sentimiento que sienta el consumidor a la hora de decirlo también es realmente importante. No olvides que también puedes mirar el tema de pedir la protección del nombre, para evitar que otra empresa pueda utilizarlo también. Así, tendrás la exclusiva. De hecho, existen varias páginas web que te dicen los nombres que están disponibles.

Además, algunos expertos advierten que los nombres que utilizan las primeras letras del abecedario en su inicio tienen más éxito, que los que no lo hacen. Eso si, bajo ninguna circunstancia, empieces tu nombre con la Y, la X y la Z. Los expertos en branding las catalogan como las letras prohibidas. Es importante pensar en las tendencias, si tu objetivo son ventas a corto plazo. No obstante, no olvides que los temas de conversación cambian y, por tanto, si quieres pensar a largo plazo es preferible no llevarte por este tipo de sensaciones. Sea como sea, lo importante es pensar fríamente el nombre de tu compañía y posteriormente aplicarlo. Sé creativo y lograrás tus metas.

¿Te ha gustado?