Saber Cómo hacer un contrato de Transporte es sumamente necesario en nuestros tiempos actuales, si nos dedicamos al comercio especialmente. La globalización del mundo ha sido un proceso que “se veía venir”, ya que la necesidad de recursos dio pie a la primera manera de comerciar: el trueque; esta forma de comercio, de hecho, ha persistido hasta nuestros días y, gracias a las crisis económicas, toma impulso.

Pero, así como se creó el comercio, se comenzaron a implantar regulaciones, condiciones y, ya hablando de tiempos recientes, contratos. Debido a que el comercio trae consigo muchas consecuencias, no sólo al mero nivel económico, sino también en lo social o lo cultural.

Hoy en día hablar de comercio involucra a una gran serie de participantes en el proceso, alguna vez te has puesto a pensar ¿por cuántas manos pasa un pedido que hagas a través de un e-commerce?

Sobre todo, con el auge de los comercios chinos: puedes pedir “x” cosa en China, pagar en tu moneda local y, pasado un mes (¡o incluso antes!) tener en tus manos lo que querías. Bueno, ahora piensa en cuántos contratos de transporte hay de por medio en el proceso de envío y nacionalización de productos, que cada vez es más común.

Tendrás seguramente muchas dudas sobre este tipo de modalidad contractual que parece (o es) casi indispensable en un mundo en el que las ventas por Internet son de mucha importancia, pudiendo incluso marcar la diferencia entre ganancias o pérdidas de tu empresa. Te explicaremos ahora lo que es un contrato de transporte.

Es aquel tipo de contrato en el que dos partes llegan a un acuerdo sobre la prestación de un servicio, que es el de transportar un determinado elemento “x”; es importante resaltar que en algunos contratos no se especifica el método de transporte, sino que se evalúa únicamente el servicio.

Imaginemos entonces que eres propietario de la “X Store”, por ejemplo, que trabajas en Ikea y recibiste un pedido desde Ceuta; te comunicarás con la empresa “X Mail” para hacerse cargo ¿Qué te debe importar a ti como vendedor? Que el producto que envías a Ceuta llegue en perfectas condiciones y en los tiempos que te comprometiste con el comprador, a ti no te importa si lo llevan en avión o barco.

Claro, también hay contratos en los que se puede negociar e indicar un método preferencial; pongamos un ejemplo basándonos en el anterior: si quieres que el paquete llegue a Ceuta en sólo 2 días, en barco es poco o nada probable que lo haga, así que deberás indicar que los envíos a Ceuta se harán en avión.

Asimismo, si tu “X Store” está ubicada en Madrid y el envío es en la misma área donde estas ubicado, el envío se podría entregar incluso en bicicleta, siguiendo la línea ecologista de algunos comerciantes. Todos estos ejemplos están regidos por contratos de transporte, de allí la importancia de que conozcas la definición de esta modalidad contractual.

Ahora te preguntarás qué necesitas para poder elaborar un contrato de transporte, no te preocupes, porque no sólo te diremos eso, también te explicaremos paso a paso cómo elaborarlo y, en fin, unos cuantos consejos y un modelo de contrato, para que no te pierdas.

¿Que necesitas para hacer un contrato de Transporte – Ejemplos?

Veamos entonces lo que necesitas para hacer un contrato de transporte, guiándonos de las leyes españolas:

  • Si eres propietario de una empresa, serás entonces el cargador, quien “obliga” al porteador a entregar el paquete. Por ello, a menos que seas el porteador también, no deberás preocuparte por los permisos tales como licencias (de exportación, del TIR, si es terrestre).
  • Carta de porte.
  • Deberás, además, ser consciente de las obligaciones que tienes como cargador en un contrato de transporte, que son las siguientes:
  • Darle las mercancías al porteador.
  • Entregar los documentos necesarios para el transporte (datos del producto y demás)
  • Pagar por el flete, tal y como cuando envías una carta o un paquete.
  • También tendrás que agregarle un seguro.

Pero también tienes derechos:

  • Podrás ejecutar la prestación que habías convenido.
  • Podrás dejar (por motivos razonables), sin efecto el contrato.
  • Y nunca lo olvides, tienes la preferencia.
    Es decir, este tipo de contratos tienen una gran variedad, que va desde los acuerdos por el flete hasta el método de transporte. Como ves, no necesitarás nada más que negociar con la empresa de transporte y llegar a un acuerdo que favorezca las demás partes, y nunca olvides: ¡siempre lleva las cuentas claras!

Instrucciones para hacer un contrato de Transporte – Ejemplos

Una vez visto esto, te mostraremos paso a paso lo que deberás hacer para elaborar un contrato de trabajo:

  1. Como primer paso y fundamental, no olvides redactar claramente las condiciones del acuerdo, que pueden estar previamente habladas.
  2. Recuerda también, dejar en claro las partes del acuerdo.
  3. No te olvides, de igual manera, incluir los derechos y obligaciones que tiene tanto el cargador como el portador, para poder exigir y reclamar si hay un extravío o robo del paquete; recuerda, que no llegue el paquete puede significar la pérdida de un cliente.
  4. Tal y como en otras modalidades contractuales, es importante dejar en claro el precio del flete y la modalidad de transporte; esto es opcional, en el inicio de este artículo te lo dijimos ya.
  5. Una vez entonces aclaradas todas las condiciones, regulaciones y alguna discrepancia que pudiese existir entre cargador y portador, podrás proceder a firmar el contrato.
  6. Si tienes aún dudas, mira más abajo en el apartado de consejos.
  7. Procede a realizar, para cada envío que hagas, la correspondiente carta de porte.

Cómo hacer un contrato de Transporte - Ejemplos

Consejos para hacer un contrato de Transporte – Ejemplos

Como acabas de ver, es bastante sencillo hacer un contrato de transporte, ya que no lleva demasiadas complicaciones, es más, es prácticamente un acuerdo formal, llevado desde lo oral a lo escrito… ¡No te des mala vida! Pero eso sí, sigue nuestros consejos, para evitar caer en una desventaja contractual por simple ignorancia.

Nuestros primeros consejos van relacionados con el conocimiento de las modalidades de transporte, que como bien podrás suponer, varía enormemente, no sólo en lo económico, sino en lo práctico.

Por ello, deberás conocer bien a través de qué transporte enviarás el paquete que quieras enviar, variando incluso según la localización del comprador.

Dicho esto, acompáñanos a ver los distintos métodos y clases de transporte:

  • Por el medio de transporte utilizado: llámese avión, tren o incluso coche.
  • Pueden ser de viajeros o de mercancías; el primer tipo se divide en dos: regular o discrecional (según las condiciones).
  • Además, puede ser simple o mixto ¿qué es mixto? Que combina más de un medio de transporte.
  • Puede ser además público o privado, las empresas de correspondencia entran en la primera categoría.
  • Nacional o internacional.
  • Ordinario o especial (los más comunes son los ordinarios, seguro has recibido alguna vez “Correo ordinario”).

Nos dirás ¿para qué sirve conocer esta información? Aunque no lo creas, para tu bolsillo; piensa en lo siguiente: ¿Vale la pena enviar algo de 1 euro si el envío te cuesta 5 euros? Eso se llama planificación y, un contrato de transporte es también una forma de planificar, porque de esta manera podrás determinar si hay destinos a los que no envías para evitar perder dinero.

Es fundamental que, tal y como te lo indicamos en lo que necesitas para hacer un contrato de transporte, te asegures de incluir un seguro para el flete, porque, como ya te dijimos, tienes la preferencia ¿Es útil la preferencia? Si, y mucho; podrás ser indemnizado y, de esa manera, quedar bien ante el cliente, pudiendo incluso reembolsarle el dinero.

La carta de porte no es mucho más que una factura, en donde deberás colocar tanto a tu empresa y sus datos, la del porteador y los datos del cliente ¿Para qué sirve? Para quitar cualquier duda que se tenga sobre el envío y transporte de las mercancías, es decir, si se pierde, nunca se envió o nunca se recibió.

Como ya te lo habíamos prometido con anterioridad, te dejaremos este enlace un fichero en formato Word con un modelo de contrato de transporte.

Recuerda que el mundo del transporte está regulado en España por el Código de Comercio, el L.O.O.T y el R.O.T.T, además de las condiciones generales dispuestas por el Ministerio de Fomento, en el caso del transporte terrestre éste último.

Por ello siempre te recomendamos que centres tu visión: envíos internacionales, nacionales, hasta dónde, en qué tiempo y otras preguntas, deberías hacértelas, antes que pensar en buscar un contrato de transporte.

De todas maneras, si tienes pensado comenzar en el mundo de los envíos, deberías mirar la web del Ministerio de Fomento, de la que te dejaremos en este enlace. Te queremos además recomendar encarecidamente esto porque la mayoría de las empresas de transporte se rigen por las mismas condiciones generales que se estipulan aquí.

Sin ahondar demasiado en el tema, deberás también averiguar, tanto con la empresa transportista como con las webs oficiales, el tema de los envíos internacionales. Muchas empresas incluyen en los precios la nacionalización de los fletes y los gastos aduaneros que pueda haber.

En fin, esperamos que este artículo te haya resultado de sumo interés, pero, sobre todo, de ayuda para poder afrontar de mejor manera los contratos de transporte, sus ventajas, desventajas y condiciones que puedan incluir, siendo tú el porteador o el cargador.

Te recomendamos leer también otros post interesantes y útiles como son: Cómo trabajar de vigilante de seguridad y Cómo trabajar en Marketing Internacional

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.