Ser un buen comercial no es una tarea tan fácil como parece, ya que hay mucha competencia y en muchas ocasiones, te puede tocar con un consumidor demasiado exigente, al cual le cueste mucho comprarte alguna cosa.

Como su nombre indica, un comercial es una persona que vende algo, es decir, que su trabajo es intentar vender algún producto a un consumidor. Realmente hay muchos tipos de comercial, como por ejemplo comercial a puerta fría de gas natural, vendedores ambulantes, vendedores de tienda, teleoperadores de ventas y muchos más.

Realmente todo el mundo que vende algo, está realizando un acto comercial, por lo tanto, la importancia de saber vender es crucial en estos tiempos que corren. Por ejemplo, una persona que sabe vender bien, también es una persona que puede tener más amigos, ya que cuando hablas con alguien sobre tu amistad, le estás vendiendo que si va contigo, puede tener unos beneficios que no tendría si no fuera contigo.

Volviendo al mundo comercial, es un trabajo que no es de esos que simplemente se deban hacer y ya está, sino que se debe intentar ser bueno. La razón es que un comercial suele tener parte de su sueldo en comisiones, las cuales suelen ser más altas o más bajas según el número de ventas que haga este mismo.

Por ejemplo, en un trabajo de teleoperador, se pueden conseguir de 0 a 500 euros extras al mes por vender mucho. Si eres un buen comercial, puedes pasar de cobrar 600 euros de salario base a media jornada, a tener unos muy buenos 1100 euros de salario, un sueldo bastante decente para trabajar sólo media jornada.

En cambio si eres mal comercial, no sólo no vas a cobrar muchas comisiones, sino que también vas a ser despedido, ya que no llegarás a los ratios de venta. El empresario quiere contratarte para ganar dinero, por lo tanto, si no consigues vender, no ganará dinero y serás despedido, ya que no serás rentable.

Por este motivo, hoy te voy a enseñar todo lo que necesitas saber para poder ser un buen comercial, para que de esta manera, puedes aprender a vender más y mejor cualquier tipo de producto. Así que presta mucha atención a partir de ahora si quieres vender como nunca.

Instrucciones para ser buen comercial

  1. Imagen:
    A menos que hagas ventas por teléfono o a través de internet, la imagen de un comercial debe ser impecable. Si te has fijado bien, los comerciales del gas vienen a tu casa vestidos con traje, pareciendo ejecutivos de la empresa. Esto es por una razón psicológica, ya que la gente de forma inconsciente tiende a confiar más en una persona con traje y bien vestida que en una persona que no tiene buena imagen. Por lo tanto, intenta siempre tener una imagen impecable, con ropa elegante, bien peinado, bien vestido, buen olor e imagen de ser una persona de éxito y con dinero, ya que de esta manera, la gente va a confiar mucho más en ti aunque parezca mentira.
  2. Venta con beneficios:
    Esta es la forma de venta que me enseñaron cuando fui teleoperador, una forma de vender que consiste en intentar convencer al cliente de que va a obtener beneficios al contratarte a ti o comparte algo. Por ejemplo, nosotros decíamos que con nuestra oferta va a tener más megas, su conexión va a mejorar y que también va a conseguir un mejor servicio para su familia y amigos. Además de esto también le decíamos que iba a ahorrar dinero en caso de hacerlo. Además de esto, también hay que omitir las desventajas y si nos obligan a decirlas, no las daremos demasiada importancia.*
  3. Tener “cara”:
    Realmente esta es la cualidad más importante del comercial, es decir, echarle morro o tener cara. Esto quiere decir que en una venta tenemos que ser agresivos e insistentes para poder vender. Por ejemplo si una persona nos dice que tiene prisa, nosotros seguiremos hablando como si no pasase nada, siendo agresivos. Esto también es un término psicológico llamado teoría de la realidad dominante, en la cual la realidad más dominante se come a la realidad menos dominante. Eso se resume en que si tú eres dominante e insistes, a la otra persona se le olvidará que tiene prisa y se quedará a escucharte. Además de esto no te enrolles y cierra el trato en cuanto puedas, ya que cuanto más tardes, más objeciones habrá, las cuales por cierto te ayudaré a tratar ahora mismo.
    Cómo ser buen comercial
  4. Tratar objeciones:
    Una persona que no quiere comprar siempre pondrá pegas, las cuales es nuestra tarea tratarlas y hacer que el comprador se sienta seguro. Por ejemplo si dice que lo quiere hablar con su mujer, trata de conseguir el número de su mujer para hablar tú con ella o trata de decirle si lo compraría si no dependiera de su mujer. En definitiva, un buen comercial es capaz de verle el lado positivo a toda objeción o de hacer que parezca absurda, para que así se pueda llegar a cerrar el trato muy fácilmente.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.