¿Cómo ser un buen jefe? Las habilidades sociales y de liderazgo para algunas personas vienen naturalmente, pero para otras es un asunto un poco más complicado. Si eres una de esas personas que no tiene idea de cómo estar a cargo de otras personas, este artículo te ayudará a tener gente a tu cargo para cumplir con los objetivos de tu trabajo.

Actualmente, saber cómo ser un buen jefe garantiza que los empleados se unirán a los objetivos de la empresa y que siempre estarán dispuestos a dar los mejor de sí mismos para salir triunfantes en el trabajo duro y diario que pueda presentarse. Sin embargo, ser un buen jefe resulta difícil, por ello hay que tener en cuenta muchas cosas a nuestro alrededor y tomarla a nuestro favor para no errar en el intento.

Para ser un buen jefe es importante ser un buen líder y en este artículo te enseñamos cómo ser un buen líder.

¿Que necesitas para ser un buen jefe?

  1. Establecer relaciones personales con todos y cada uno de los trabajadores. Un buen jefe se sienta con sus empleados desde el principio para conocer sus habilidades y saber cuáles son sus expectativas en el trabajo. Se tienen charlas frecuentes para saber cómo se desarrolla el empleado en sus labores, asimismo se le conoce afondo para conocer si sus expectativas con respecto al trabajo han cambiado y de qué manera lo han hecho.
  2. Liderazgo. Un buen jefe sirve de inspiración para sus trabajadores. Un buen jefe anima a sus empleados a trabajar de una forma más eficaz a través del ejemplo. Por ello es muy importante que un buen jefe realice con pulcritud y excelencia su trabajo, así las personas que tenga a cargo emularán el comportamiento de la autoridad al mando.
  3. Entrenamiento. Un buen jefe no asume que sus empleados saben qué hacer y cómo hacerlo. Como un buen líder, debe conocer las habilidades de sus empleados y, nutrirlas con capacitación constante y con órdenes claras que no den pie a confusiones.
  4. Retroalimentación. Cuando las cosas salgan bien o mal, lo mejor siempre es reunir al equipo de trabajo para saber cómo ha sido la forma de laboral de los últimos días. Es importante tener conversaciones frecuentes con todo el equipo para saber cómo funcionan en conjunto y determinar qué lugar ocupada cada integrante en el desarrollo del trabajo. La retroalimentación también servirá para resaltar las fortalezas y debilidades del equipo de trabajo, de esta manera se podrán evitar ciertos errores que entorpezcan la labor diaria de trabajo. Si quieres ser un buen jefe, será necesario que desarrolles constantemente tus habilidades de comunicación, no lo olvides.
  5. Reconoce el trabajo de cada uno de los empleados. Los buenos jefes siempre reconocen el trabajo de sus empleados, ya que al hacer esto muestras el aprecio que tienes por su esfuerzo diario, esto sirve para motivar a los empleados y para que se sientan incluidos dentro del equipo de trabajo.
  6. Trabaja sin temor. No tengas miedo a dar órdenes, siéntete libre de ordenar y delegar, un buen jefe sabe cómo y cuándo pedir las cosas. Confía en ti y siéntete con plena libertad de dirigir por el buen camino a tu equipo de trabajo.
  7. Conoce a todos y cada uno de tus empleados. Empápate un poco de conocimiento personal sobre tus empleados. Para ello es necesario conocer su nombre, pero también otras particulares de sus vidas, por ejemplo, qué deporten practican, si tienen hijos, dónde viven, etc. El objetivo de esto es que el buen jefe sea empático con sus trabajadores y estreche lazos afectivos para unir a todo el equipo de trabajo. Recuerda que el equipo de trabajo está conformado de personas que piensan y sienten, no son robots.

Te invitamos a leer cómo ser feliz en el trabajo

Instrucciones para ser un buen jefe

Cómo ser un buen jefe

¿Qué cosas debemos evitar si queremos ser considerados un buen jefe?

Muchas veces nos enfocamos en lo que sí debemos hacer para ser un buen jefe, pero también es válido pensar en lo que no debemos hacer para no echar por tierra todos los avances que hemos tenido con nuestro equipo de trabajo. Algunas cosas a evitar si queremos ser un buen jefe incluyen:

  1. Denostar públicamente a los empleados, reprimir a los empleados frente a otros no es una buena idea. Si quieres que tus trabajadores te odien y te consideren un mal jefe no avergüences a nadie públicamente. ¡JAMÁS!
  2. Mentir a sus trabajadores. Decir que la cantidad de trabajo es menor y al final señalarles que tendrán trabajo extra no es válido. Lo mejor es hablar con el equipo de trabajo sobre todas las actividades a realizar y generar un cronograma para dividirlas, pero JAMÁS les mientas, esto puede generar rencillas en las salas de juntas.
  3. Humillar a la gente se encuentra a nuestro cargo
    No mostrar interés por la gente que es parte de nuestro equipo de trabajo. No saber el nombre de tus empleados e ignorar sus habilidades puede hacer que se sientan menospreciados los trabajadores y no te respeten.
  4. Delegar en exceso y no hacer el trabajo nosotros mismos
  5. No pregonar con el ejemplo. En muchas ocasiones los malos jefes exigen a sus empleado trabajar muchas horas, pero son los malos jefes los que se van antes que cualquier otra persona de la oficina.

Consejos para ser un buen jefe

Tips para ser un buen jefe

  1. Aprende a lidiar con el estrés, no es fácil saber que tienes la responsabilidad de un trabajo o de una tarea específica; sin embargo, ser un buen jefe significa mantener el control para que la gente que se encuentra a tu cargo también se muestre ecuánime.
  2. Delega las actividades que no requieren de tu presencia. Sabemos que te gusta involucrarte en todos los procesos de tu trabajo; sin embargo, no siempre es necesario que estés presente. Busca gente capaz que pueda realizar las actividades y tú ocúpate de vigilar que las actividades se realicen en tiempo y forma.
  3. Conoce a tu equipo de trabajo. Saber el nombre de todos y cada uno de los empleados a tu carga es fundamental, ya que te acercas a ellos y generas cierta camaradería. Asimismo, tienes que conocer perfectamente sus habilidades para estar seguro en qué situaciones cada uno de ellos podría servirte como apoyo.
  4. Confía en la gente que tienes a tu cargo. Muchas veces los jefes tienden a pensar que sólo ellos pueden hacer bien el trabajo, pero un buen jefe sabe que la confianza en las habilidades de su equipo es necesaria para generar un TODO, así que conoce bien a tus empleado para poder confiar en sus habilidades y, hasta en sus consejos para acelerar el flujo de trabajo.
  5. Capacita a tu personal. Siempre que se presente la oportunidad, aprovecha para capacitar a tus empleados, esto es necesario para que ellos descubran y potencien sus habilidades, de esta manera ellos sabrán que te preocupas por su crecimiento profesional.
  6. Realiza comidas donde reúnas a todo tu equipo de trabajo. Generar acercamiento personal, más que laboral, con tu equipo de trabajo ayudará a que se una el equipo como una familia. De esta manera, se crearán lazos muy fuertes entre todos los miembros del equipo que tu diriges.
  7. Trata a todos tus empleados por igual. Evita tener empleados “consentidos” o “favoritos”, esto siempre crea problemas en la oficina. Los mejor es darles un trato equitativo para que respondan de igual manera a tus órdenes.
  8. Ser un buen jefe depende, en gran medida, de ser empático y un buen comunicador. Recuerda que guiar a las personas no es tarea fácil, pero es un trabajo que sólo logra alguien con gran capacidad humana.

Estos consejos son básicos para alcanzar la armonía en la empresa y, además, si los llevas a la práctica, tendrás la satisfacción personal de haber realizado un buen trabajo.

Cuando nos ponemos metas profesionales, siempre soñamos con alcanzar un éxito y una prosperidad económica y de reconocimiento, pero también debemos cuidar de los anhelos de nuestro niño interior o nuestro yo más espiritual, lo cual nos exige hacer las cosas, que nos quede el sabor del trabajo buen hecho y las satisfacción de estar actuando correctamente cumpliendo con nuestra vocación.

Además, ser un buen jefe nos proporciona el fomento de las relaciones sociales, a todos nos gusta sentirnos queridos y valorados. Ser buen jefe es actuar con firmeza pero también hacer amigos en tu entorno, algo que vale más que todo el oro del mundo.

Si te comportas como un buen jefe, podrás sentirte orgulloso de ti mismo y tu consciencia te permitirá dormir mucho más tranquilo.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.