Cómo trabajar de árbitro de fútbol

Si eres amante del fútbol, el «deporte rey», y te gustaría formar parte de este mundillo, no debes preocuparte por el hecho de que no puedas hacerlo como futbolista,  ya que tienes otra alternativa para ello, la de ser árbitro. Si quieres saber cómo trabajar de árbitro de fútbol, te vamos a hablar de los pasos que debes seguir para hacerlo.

El camino hasta llegar a ser árbitro de fútbol profesional es muy largo y complejo, al igual que en otras profesiones vinculadas a este deporte, pero iniciarte en el mundo puede ser más sencillo que hacerlo como jugador. Aunque es una profesión que en cada jornada está en el punto de mira de millones de aficionados al ser responsable de hacer cumplir las reglas del fútbol, tiene un gran atractivo para muchas personas, que de esta forma pueden disfrutar del deporte rey mientras hacen de este su profesión.

Qué es y que hace un árbitro de fútbol

Un árbitro es una figura que está presente en numerosas disciplinas deportivas. Se trata de la persona de mayor autoridad en el lugar donde se celebra un deporte, siendo el responsable de velar por el cumplimiento de las reglas.

En el caso de que estas se incumplan es el encargado de tomar medidas en forma de sanciones. Además de que sus decisiones tengan como objetivo los jugadores, también lo hacen sobre el resto de presentes y sobre elementos como equipamiento, terreno, balón, tiempo, etcétera.

En función de la categoría en la que se encuentren arbitrando pueden desempeñar esta labor por sí solos o con la ayuda de asistentes e incluso cuarto árbitro. Además, actualmente también se han sumado al equipo arbitral los técnicos de videoarbitraje (VAR).

Requisitos para ser árbitro de fútbol

De acuerdo a lo establecido por la Federación Española de Fútbol (RFEF), para ser árbitro lo que se debe hacer es acudir a una de las federaciones territoriales, que a su vez cuentan con delegaciones repartidas por por todo el territorio español. En este sentido se deberá acudir en nel mes de septiembre, que es cuando acostumbran a comenzar los programas de arbitraje.

Los requisitos varían en función de cada federación territorial, ya que cada una de ellas cuenta con su propio procedimiento. Por lo general, tienen cursos que van dirigidos a jóvenes para que empiecen en el mundo del arbitraje, si bien hay que tener en cuenta que la edad mínima y máxima depende de cada federación territorial.

Más allá de ello hay que tener presentes las cualidades que debe tener un buen árbitro:

  • Hay que tener un gran conocimiento acerca de las reglas del juego.
  • Se debe tener mucha visión, capacidad para interpretar, ser objetivo y ser capaz de lidiar muy bien con la presión. No es sencillo trabajar cuando hay muchas personas pendiente de ti, vertiendo todo tipo de vejaciones e insultos.
  • Por normativa no se puede tener ficha federativa en ningún equipo de fútbol.

¿Cuánto cobra un árbitro de fútbol?

Un árbitro de fútbol cobra una cantidad u otra en función de la categoría en la que arbitre. Por ejemplo, en Tercera División puede cobrar unos 120 euros aproximadamente por partido, para a partir de ahí ir creciendo hasta un árbitro de Primera División que cobra unos 3.700 euros por partido.

Instrucciones para trabajar de árbitro de fútbol

Si quieres saber cómo trabajar de árbitro de fútbol es importante que sigas los siguientes pasos:

  1. En primer lugar debes estudiar para ello. Para ser árbitro de fútbol necesitas conocer muy bien las reglas, por lo que  que deberás inscribirte en tu federación y acudir a los diferentes cursos que organizan para centrar gran parte del contenido. Este curso tiene un coste de inscripción.
  2. Tras el Curso de Iniciación al Arbitraje es necesario superar los controles técnicos, además de asistir y hacer trabajos. Se necesita obtener una puntuación mínima para poder recibir el título correspondiente.
  3. Una vez obtenido el diploma por haber superado con éxito el curso, es el momento de que, si la persona lo desea, puede pasar a formar parte del Comité Técnico de Árbitros de la delegación territorial. No obstante, para ello es necesario estar colegiado. Para ser colegiado se debe integrar en el Comité de Árbitros oficial.
  4. Para poder ser árbitro no es suficiente con tener los conocimientos requeridos sobre las normas del juego, sino que también es necesaria tener una preparación física adecuada.  Al principio de la temporada se realizan una serie de pruebas físicas para determinar si el colegiado se encuentra en disposición de poder llevar a cabo su labor. Según la RFEF, el árbitro debe superar las siguientes pruebas:
    • Prueba de velocidad: Consta de seis series de 40 metros que se deben realizar en el menor tiempo posible, por lo general de menos de seis segundos.
    • Yo-yo test: Los árbitros tienen que correr una distancia de 20 metros y regresar, teniendo ante ellos una distancia de 5 metros de recuperación antes de tener que volver a iniciar otra carrera de 20 metros.
    • Ariet: Es una prueba intermitente para asistentes. Consiste en una carrera inicial de 20 metros, que además tienen que exigir una lateral de 12,5 metros, con una distancia de recuperación de 2,5 metros.
    • Prueba de resistencia: Se realizan 10 vueltas a una pista de atletismo, alternando carreras con marcha.
    • Prueba de campo: En un campo de 50 x 50 metros, el árbitro debe correr en diagonal, con carreras laterales, zigzag y otra carrera diagonal para terminar trotando de espaldas. El tiempo máximo para todo ello es de 54 segundos.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.