Cómo trabajar de asistente virtual

Con los avances tecnológicos que se han dado a lo largo de los últimos años ha dado pie a que hayan llegado una amplia cantidad de nuevas profesiones, entre ellas la figura del asistente virtual. Sin embargo, es posible que aún no hayas escuchado hablar de nadie que trabaja de ello y pueda despertar tu interés este trabajo que puedes llevar a cabo a través de internet.

Qué es un asistente virtual

Un asistente virtual es una profesión cada vez más demandada en el mundo actual, ya que para muchas empresas es una gran manera de poder desarrollar algunas tareas delegando a un colaborador ajeno a la empresa. Esto les permite liberar a sus trabajadores presentes en el lugar de trabajo para que desempeñen otro tipo de labores.

Un asistente virtual es aquella persona cualificada que trabaja de forma independiente, a modo de freelance, ya sea desde un local, una oficina o desde su casa. Se encarga de llevar a cabo sus servicios a través de internet. De manera general, se puede decir que contar con un asistente virtual es similar a contar con un asistente personal pero a través de la red.

Las funciones de un asistente virtual

Un asistente virtual puede desempeñar una gran cantidad de funciones y tareas diferentes. De esta manera, las empresas pueden delegar en ellos gran parte de sus labores. En función de cada persona, puede ofrecer unos u otros servicios, si bien, de forma general, las funciones desempeñadas por estos profesionales son las siguientes:

Gestión de correo electrónico

Leer, clasificar y responder los correos electrónicos de clientes, proveedores, etcétera, puede llegar a ser una tarea muy tediosa y en la que se emplea mucho tiempo. Por ello, los servicios de un asistente virtual puede ayudar enormemente en esta tarea.

De esta manera se podrán filtrar y responder muchos de los correos electrónicos, haciendo que los profesionales de la empresa solo reciban los correos electrónicos más importantes.

Gestión de agenda

Un asistente virtual puede encargarse de realizar las mismas labores que una secretaria en lo que se refiere a gestión de agenda de sus clientes. A través de internet se puede encargar de cuadrar y gestionar citas, reuniones, etcétera.

Esta labor habitualmente lleva mucho tiempo a emprendedores y profesionales, por lo que es habitual que recurran a estos profesionales para liberarse de esta tediosa tarea y aprovechar mejor si tiempo.

Facturación y control de cobros

El trabajo del control de cobros y facturación es de máxima importancia en toda empresa, por lo que para llevar al día todo este asunto es habitual que se recurra a estos profesionales. Un asistente virtual se puede encargar de controlar los cobros y de reclamar los impagos a los deudores.

Informes

Los informes, reportes de datos y dossieres de prensa pueden ser un problema para muchas empresas, por lo que confiar este tipo de trabajo a un asistente online es la mejor manera de poder disponer de ellos reduciendo los recursos destinados a ello.

Transcripciones

La transcripción de audios a texto es algo muy necesario en muchos ámbitos y situaciones, un trabajo que habitualmente se delega a los asistentes virtuales.

Gestión de páginas web y redes sociales

Otra de las labores realizadas habitualmente por los asistentes virtuales consiste en la gestión de páginas web y de redes sociales. De esta forma se pueden encargar de responder a los comentarios, mejorar el contenido, hacer publicaciones, etcétera.

Estas son solo algunas de las muchas tareas que puede llevar a cabo un asistente virtual, siendo este una figura cada vez más importante en el mundo actual.

Instrucciones para trabajar de asistente virtual

 

Si quieres saber cómo trabajar de asistente virtual, los pasos para ello son los siguientes:

  1. Formación inicial. En primer lugar debes formarte para ello, por lo cual puedes hacer un asistente virtual o ser autodidacta. En todo caso, es una profesión que implica estar en continua formación.
  2. Identifica tus habilidades. Tras recibir una formación básica debes detectar los campos que mejor se te dan. De esta manera podrás ofrecer esas habilidades a tus posibles clientes y obtener beneficios con ello.
  3. Define tu público objetivo. En base a tus habilidades, debes empezar a identificar tu público objetivo. Para ello debes valorar los productos que vas a ofrecer y las empresas o particulares que pueden estar interesados en ello. Conocer a tu cliente ideal será muy importante para poder brindar los mejores servicios.
  4. Fija los precios. En el momento de fijar los precios de tus servicios te puedes encontrar con dudas. Para ello puedes buscar referencias en la competencia, de forma que aunque no los copies, sí te sirva valorar a varias empresas que ofrecen estos servicios para determinar tus propios precios. No obstante, también debes tener en cuenta el valor que tú mismo aportas con tus servicios.
  5. Promociónate. La publicidad será clave para darte a conocer y que te empiecen a llegar clientes. Para ello puedes recurrir al marketing de contenidos o redes sociales

¿Que necesitas para trabajar de asistente virtual?

Los materiales y herramientas mínimos necesarios para poder ser asistente virtual son los siguientes:

  • Ordenador
  • Conexión a internet
  • Teléfono (opcional)
  • Materiales de oficina
  • Herramientas digitales

Además, debes tener otras aptitudes como:

  • Trabajar de forma rápida pero precisa.
  • Tener una buena gestión del tiempo.
  • Comunicarte de forma clara y correcta.
  • Ser proactivo.
¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.