Trabajar como conductor es una excelente opción laboral si tienes el perfil adecuado para ello, es decir, conocimiento de medio, actitudes y aptitudes profesionales para la conducción, o como se conoce en el mundo anglosajón “driving skills”, que podríamos traducir como “maneras para conducir”.

En este post os vamos a contar cuáles son esas “maneras” que hay que tener para conducir con seguridad, destreza, suavidad y educación vial, además de las ventajas e inconvenientes de esta profesión, los puestos de trabajo mayoritarios que existen en la actividad de la conducción, y cómo llegar a estos puestos con garantías de trabajar de una manera estable.

La variedad es enorme. No vamos a centrar aquí mayormente en los que mejor podrían albergar esas buenas maneras de conducir, que no se sabe si uno nace con ellas o se hace, pero que son especiales de la profesión, y que muy poca gente ostenta. Éstos “superconductores” suelen incluirse en una categoría muy especial que llamamos chóferes.

Cómo trabajar de conductor

En esta categoría no entran los cinco últimos tipos enumerados, es decir, los conductores de metro, de trenes, de maquinaria pesada, repartidores y taxistas, que analizaremos después. No quiere decir que estos conductores no sean capaces de desempeñar su trabajo con suavidad, seguridad, y educación vial, sino simplemente que en su trabajo no tienen, por lo general, necesidad de hacerlo.

Con respecto a los cinco restantes, formarían la categoría de lo que llamamos choferes o chóferes, y son los que vamos a analizar primeramente por tratarse de unas profesiones admirables que, cuando realizan bien su trabajo, traen un gran bienestar para toda la sociedad.

Qué es ser un chofer

La palabra chofer o chófer viene del francés “chauffeur” que significa “calentador”, y tiene su origen en los comienzos de la mecánica del automóvil, cuando había que “calentar” los motores antes de ponerlos en movimiento. Hay quien afirma que se aplicaba aún antes de eso a los fogoneros de las calderas de vapor que animaban a los primeros carromatos automóviles, y a las primeras locomotoras del ferrocarril.

Sea como fuere, ser chofer hoy significa saber conducir, es decir, lo que hablábamos antes de mostrar maneras en la  conducción profesional pero con las mayores garantías de comodidad y seguridad vial, independiente de las condiciones del tráfico y climáticas.

Reglas naturales de la conducción

Aparte del reglamento de tráfico cuyo examen todos los conductores han de superar (al menos en España), existen unas reglas naturales con respecto a la conducción que habremos de respetar tanto como las que se infraccionan con multas, al menos si aspiramos a ser catalogados como choferes profesionales:

Cómo trabajar de conductor

Cualidades para cualquier conductor

Como normas generales no escritas y aplicables a todas las formas de conducción profesional, podríamos añadir buena presencia, salud, y empatía, además de habilidades psicológicas, sensoriales y técnicas óptimas, para salir airoso en la mayor parte de los eventos e incidencias más comunes que suelen ocurrir en la carretera.

En cualquier caso, cualquier aptitud que suponga una ventaja sobre los demás competidores por un puesto de trabajo en la conducción, será bien recibida por los entrevistadores, y podría ser la diferencia que decantase su decisión, por lo que, si aspiras a una de estas profesiones, sigue formándote en nuevas habilidades como primeros auxilios, mecánica, electrónica, etc.

Igualmente, ten paciencia y sigue informándote sobre todo lo referente al mercado laboral que te interesa, y sobre las compañías principales por cuyos puestos estás pugnando.

Experiencia

Finalmente, si puedes y siempre que tengas la ocasión, ayuda a alguien de la profesión a la que te quieres adherir, aunque sea de forma gratuita y en fines de semana y fiestas de guardar, buscando turnarles a ratos para ir acumulando experiencia. Recuerda que esa es la palabra mágica para la mayoría de las vacantes de trabajo, y no iba a ser menos la de conductor.

¿Que necesitas para trabajar de conductor?

  • Permiso de conducir
  • Estar sin trabajo

Instrucciones para trabajar de conductor

  1. Ser consciente de la muerte. Conduciendo te puedes matar tú y mucha gente, aun respetando todas las reglas normativas y morales.
  2. Ser consciente del vehículo. Conocer a tu vehículo como a tu propia mano para tener absoluto control del mismo en cualquier circunstancia.
  3. Ser consciente de la vía. Conocer tu entorno y tu ruta como si pudieras recorrerla con los ojos cerrados. Sólo así tu atención estará libre para afrontar cualquier imprevisto.
  4. Ser consciente de uno mismo. Conocer tu carácter y domarlo para que te pongas el bozal cuando quieras ladrar o saltar a morder ante cualquier incidencia del tráfico. Conocer tus hábitos alimenticios, tus ciclos sueño, etc. para conducir siempre en las mejores condiciones.
  5. Ser consciente. Así, a secas. Tus cinco sentidos “encendidos” para evitar las distracciones. Y dije encendidos y no alerta, porque son cosas distintas. Podemos estar despiertos todo el día y más, pero en estado de alerta nos fatigaríamos en muy pocas horas.

Consejos para trabajar de conductor

En cuanto al acceso a un puesto de trabajo como conductor, que es lo que nos interesa, cada uno de los tipos de conductores presenta diferentes requerimientos.

  1. Para ser camionero es preciso técnica, que se puede expresar en la posesión del carnet de conducir C1, que te habilita para a conducir automóviles de hasta 3.500 kg. Obtenerlo requiere varias pruebas diferentes: Examen psicotécnico, Examen teórico del reglamento de tráfico, Examen de circulación práctico, Examen de maniobras con vehículos de doble eje.
    Adicionalmente es aconsejable presentar buena forma física, buenos sentidos, buen carácter y capacidad para trabajar en soledad.
  2. Para transportar mercancías peligrosas los requisitos son como los anteriores, pero además se requiere en España una autorización especial denominada ADR. La obtención del permiso ADR requiere haber superado un curso específico y un examen teórico, que es preciso renovar cada 5 años. Existen además 4 tipos de autorización ADR: Básico, Cisterna, Explosivos y Radioactivos.
  3. Para conducir autobuses tanto de trayectos urbanos como interurbanos, los requisitos son como los de conducir camiones, con la diferencia de que se requiere obtener un permiso de conducción de clase D, y ciertas aptitudes mecánicas.
  4. Para ser chofer privado y de vehículos de lujo, como por ejemplo, limousines, se necesitan requerimientos mucho más especiales. No sólo deben poseer altos índices de educación vial sino de educación integral en todos los aspectos. Ordenado, disciplinado, puntual, pulcro, bien planchado, servicial y discreto, son algunas de las muchas cualidades que se exigen a los candidatos para este trabajo. También se requiere un historial de tráfico limpio, ni infracción ni accidente. Al menos en teoría.Cómo trabajar de conductor
  5. Para ser conductor de metros y de trenes interurbanos, se mira mucho la condición psicológica y física, además de la preparación teórica que se requiere para desempeñar eficazmente la labor. A diferencia del resto de las modalidades, en ésta se trata de empleo público, por lo que no queda otro remedio que informarse debidamente de todos los requerimientos específicos en el concurso de cada plaza, formarse bien, y hacer las pruebas que el INEM o el Estado determinen. La naturaleza de estas pruebas son mayoritariamente tests psicotécnicos y de conocimientos en electricidad y electrónica, a nivel de licenciatura.
  6. Para ser conductor de maquinaria pesada no hay tantas limitaciones. Basta con ganarse la confianza del encargado de una obra realizando alguna prueba práctica y ya está. No suele ser difícil, pero si quieres garantizarte la superación de las pruebas puedes buscar a alguien que te permita observar de cerca el manejo de la máquina que deseas aprender a manejar, o, si es posible, que te permita hacer algunas pruebas para familiarizarte con ella, suele ser suficiente.
  7. Para ser repartidor tampoco se requieren conocimientos ni permisos especiales, como mucho se ligeras habilidades para sortear el tráfico, y saltarse algún semáforo, cuando el jefe no te pague las horas extras. Voluntariedad, nervios de acero, fuerza y buenos reflejos, serán suficientes.
  8. Para ser conductor de taxi deberás, sin embargo, obtener un permiso especial llamado BTP que es de tipo mecánico y que se realiza en la propia autoescuela. También es obligado cumplir con un largo test en el ayuntamiento donde vayas a trabajar, y deberá acreditar no tener antecedentes penales, problemas de salud, y algún que otro test dependiendo de la localidad.
  9. Y por si nadie te lo había dicho, disponer de tu propio vehículo habilitado para ser taxi es también muy conveniente para acceder a esta profesión.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.