Indudablemente, las ventas son una de las ramas de trabajo más populares hoy en día. El marketing o mercadeo es quizá lo más importante de todo el proceso, por lo que trae en su estructura un puesto increíblemente relevante para la venta segura de sus productos: las impulsadoras.

Ser impulsadora, se basa ayudar a la venta y difusión de un producto a través de su imagen; tal cual como lo dice su nombre, “impulsan” a que un bien o servicio sea vendido. ¿Cómo? Pues le cuentan a la gente acerca del producto, lo difunden, contestan sus dudas, regalan muestras gratis, y un gran etcétera.

Toda marca tiene una personalidad, un estilo, y necesita que eso sea representado de una manera física, por lo que requieren a alguien que les represente y con quien el público pueda sentirse identificado e inspirado a comprar el producto en cuestión. Esa es la labor de una Impulsadora, un trabajo que pronto podrás aprender a desempeñar.

Si eres una de las mujeres que buscan empleo hoy en día,para evitar confusiones, déjanos contarte más acerca de lo que es ser una impulsadora, qué trabajo desempeñan en las empresas, y el por qué no debes confundirlas con las vendedoras o dependientas normales.

Quizás tú las conozcas con el nombre de “dependientas” o simplemente vendedoras, pero, aunque puedan ser conocidas o incluso llamadas de este modo, no es lo mismo. El trabajo que desempeñan es ligeramente diferente. Verás, una dependienta común trabaja con el almacén o establecimiento que vende una variedad de marcas (por ejemplo, un supermercado o una zapatería) y se dedica a vender los productos sin ninguna distinción.

En contraparte, una impulsadora trabaja directamente con las marcas y su trabajo es que salga específicamente el producto que le asignan. En un supermercado, puede trabajar una impulsadora que se dedique específicamente a vender el Cola Cao, o bien, una nueva presentación de las galletas Oreo. Incluso, quizá, se encargue de venderte estos productos en ofertas.

Ahora que lo tienes más claro, si estás buscando trabajo como impulsadora, pero aún no sabes muy bien por dónde empezar, has llegado al lugar correcto. Aquí te explicaremos todo lo que necesitas saber para poder trabajar como impulsadora y no morir en el intento.

Si, en cambio, ya trabajas como impulsadora y quieres mejorar tus conocimientos o instruirte más en el área, también encontrarás esta guía útil, y te ayudaremos a encaminarte mejor en este hermoso arte de las ventas impulsadas.

Las impulsadoras en España 

impulsadora

Estamos seguros de que al menos una decena de veces te has topado con impulsadoras cuando sales. Puede ser una chica vendiéndote un perfume, o hablándote de una nueva línea de shampoo, y quizá hasta te hayas aprovechado de las muestras gratis. Pues bien, ya ves que es un trabajo necesario para las marcas, por lo que tiene mucha demanda. O sea, más oportunidades para ti.

Y es que, en España, como en el resto del mundo, es un trabajo muy común e incluso indispensable para toda empresa que se respete. ¿Quién no ha visto alguna vez a una impulsadora en las calles de Madrid o Barcelona? Tú puedes llegar a ser una de ellas, sin ninguna complicación y con mucha facilidad.

Primero lo primero, y lo que sabemos que es más importante para ti, hablemos de números. Debes estar preguntándote cuál es el salario neto o base de una impulsadora, cuánto representará esto en tu cuenta bancaria. Pues bien, déjanos explicarte.

En general, una impulsadora española puede generar ganancias de aproximadamente 15 mil a 16 mil euros al año, lo que se traduce a 1000 euros mensuales.

Debes tener en cuenta, sin embargo, que esto puede variar debido a que algunas marcas ofrecen a sus impulsadoras un porcentaje o comisión por cada producto vendido. En este caso, la cifra puede aumentar o bajar, eso ya dependerá de ti. En algunos casos, se trata del salario base más la comisión, en otros, es sólo la comisión, y en algunos otros sólo el salario base.

Si todo esto te interesa, y crees que tienes la madera para ser una gran impulsadora, te invitamos a seguir leyendo para saber exactamente qué tienes que hacer para lograr tu meta.

Instrucciones para trabajar de impulsadora

Cómo trabajar de Administrativo

Ahora que tienes claro qué es una impulsadora, qué se dedica a hacer, y cuánto gana en España, pasemos a la práctica. He aquí una serie de instrucciones que debes tomar en cuenta en el proceso.

  1. Tener una imagen impecable. Recuerda que eres la representación de la marca para la que trabajas; por ende, debes acoplarte a esa imagen de una manera pulcra e impecable. Un cabello limpio y ordenado, un maquillaje ligero, uñas limpias y una sonrisa, siempre deben ser una parte característica de ti.
  2. Tu ropa debe seguir el mismo patrón. Siempre debe estar limpia y planchada. El calzado varía según el uniforme que la marca te asigne, pero como regla general es recomendable usar zapatos cerrados, y de tacón bajo, que también deben estar presentables. ¡Tu aspecto es tu carta de presentación, nunca lo olvides!
  3. Infórmate del producto que estás vendiendo. Si quieres vender algo, es necesario que sepas todo acerca de ello para que puedas responder a las posibles preguntas que te harán los clientes. Nunca es demasiada información, pues nunca sabes con que pregunta te llegará alguien, es mejor tener mucha información y no necesitarla, que necesitarla y no tenerla.
  4. Se amable con los clientes. Una actitud servicial es imprescindible al momento de trabajar como impulsadora, pues los clientes no querrán comprarle a alguien odioso que los trate con brusquedad. Se paciente, la atención al público es la parte más importante. Si te dan muestras gratis, no seas mezquina con ellas. Dáselas a probar a los clientes, es otra manera de enamorarlos y engancharlos al producto.
  5. El cliente siempre tiene la razón. Esta es la regla general de todo trabajo que implique un trato al público. No discutas, y no digas algo que pueda ofender al cliente.
  6. Si el cliente te contradice, lo mejor es que trates de ver las cosas desde su perspectiva y así encontrar una forma de venderle el producto. No te desesperes si un cliente hace muchas preguntas, es su dinero el que va a invertir y quiere asegurarse de que valga la pena. Recuerda, ten siempre una sonrisa y una actitud positiva.
  7. No seas insistente, pero tampoco indiferente. Ofrécele el producto a todo el que parezca interesado, pero si luego de que le ofreciste y le hablaste acerca del servicio no se ve interesado, lo mejor es que lo dejes.
  8. No bombardees a tus posibles clientes con demasiada información, dale su espacio para que examine el producto y produzca sus propias preguntas al respecto, eso aumentará las posibilidades de que compre. Y si no lo hace, al menos no gastaste tiempo y saliva innecesariamente.
  9. Un paso necesario. Lo que hace atractivas a las impulsadoras, es la autoconfianza que irradian. Suena obvio, pero debes deshacerte de la timidez y empezar a desarrollar tus habilidades sociales. Si el cliente siente que eres una amiga que le está recomendando el producto, te dará un voto de confianza y será más probable que te compre.
  10. Se empática, habla con seguridad y no titubees o dudes de lo que estás diciendo. El primer paso para que la gente crea lo que estás diciendo es que tú misma te lo creas y estés segura de ello. ¡Confianza en ti y en tu producto!

¿Que necesitas para trabajar de impulsadora?

Seguidamente, revisemos cuáles son los requisitos legales y técnicos que necesitas para poder optar a este puesto. No te preocupes, no son nada del otro mundo.

  1. Ser mayor de edad. Para este tipo de trabajos, sí que se requiere tener la mayoría de edad. Además de esto, las empresas buscan mujeres jóvenes, y aunque esto no es excluyente, si que será un plus al momento de contratarte. Un rostro y una actitud juvenil podrán ayudarte mucho. Sin embargo, no dejes atrás tu madurez.
  2. Grado académico. Siendo que este es un trabajo en el que se valora más la experiencia laboral, la mayor parte de las empresas requieren sólo haber terminado la ESO o el Bachillerato. Un título en una carrera relacionada, como Mercadeo o Relaciones Públicas, aunque no es necesaria, te ayudará mucho. Pero recuerda, lo más importante es la experiencia laboral.
  3. Imagen personal. Como te indicamos arriba, serás la representante de la marca que decida contratarte, por lo que es importante que en ti vean un reflejo de ella y una imagen y representación impecable, juvenil, servicial, y alegre. Luce tu mejor sonrisa, vístete adecuadamente y maquíllate ligero y el puesto será tuyo. ¡No te olvides de la confianza! Será tu ticket para ganar el trabajo, y, más importante, mantenerlo.
  4. ¡Ten mucho entusiasmo! Las ganas de trabajar son importantísimas, por lo que mantén una actitud positiva y proactiva para que así tu posible jefe pueda ver lo bien que vas a desempeñarte una vez empieces tu trabajo, y no dude ni se arrepienta de contratarte. Déjate la flojera en casa reposando un rato, al trabajo sólo lleva muchísimas ganas.
  5. Habilidades Interpersonales. Si eres extrovertida, persuasiva, empática, generas confianza y hablas fácilmente con la gente, este trabajo es para ti. Lo más importante es comunicarte correctamente con el cliente, y por ello debes hacer gala de tus mejores modales. Si, por el contrario, eres tímida y un poco más retraída, lo mejor que puedes hacer es superar tus temores y expandirte a nuevos horizontes, trabajando como impulsadora. ¡Todo es posible con disposición y empeño!

Consejos para trabajar de impulsadora

Debes tener en cuenta que la competencia es muy fuerte, por lo que para trabajar de impulsadora es necesario que sobresalgas sobre los demás candidatos. Una actitud de liderazgo es necesaria, al igual que el poder de hablar con la gente, de ser persuasiva, de generar una confianza inmediata. Puedes notar que esta faena implica sus retos, pero tampoco imposible.

impulsadora

Madrid, Barcelona y un montón de ciudades españolas son cosmopolitas y tienen un alto índice de turistas que vienen de todos los rincones del mundo, por lo que dominar uno o dos idiomas extras te va a venir muy bien, para así poder ampliar tu rango de clientes y mantener tus ventas altas y constantes, siempre debes mantener a tus clientes felices, independientemente de cuál sea su lugar de nacimiento.

Hablando de idiomas, creemos que sería bueno resaltar que una vez tengas experiencia en este trabajo, tus oportunidades se vuelven ilimitadas. Es un trabajo universal, por lo que no importa si te vas a Castilla, Canarias, Andalucía o incluso Londres, Roma o Francia, podrás conseguir un puesto de trabajo, siempre y cuando lleves tus cualidades y buena actitud contigo.

Siempre ten presente tu sentido de competitividad, recuerda que nunca se puede dejar de mejorar y aprender cosas nuevas. Como todo trabajo, ser impulsadora tiene su ciencia, y debes asegurarte de volverte cada día mejor en ella, para que así puedas siempre sobresalir.

No te rindas, es un trabajo que de verdad vale la pena, y al final del día, las impulsadoras siempre tienen anécdotas divertidas para contar, de peripecias que han oído de sus clientes.

Esperamos que hayas encontrado esta guía útil y completa, y te deseamos la mejor suerte del mundo en este nuevo camino de impulsadora que has empezado. Te aseguramos el éxito en él, si cumples al pie de la letra cada uno de los pasos que te hemos dado. Pero recuerda, ¡la clave está en la confianza que te tengas!

¿Te ha gustado?
21 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.