Hay numerosos puestos de trabajo que requiere de un turno de noche para poder ofrecer los servicios necesarios para el resto de la población. Tal es el caso, por ejemplo, de los policías, los bomberos, basureros, guardias de seguridad, o incluso en el sector servicios encontramos a los recepcionistas de hoteles o camareros de bares donde la gente sale de fiesta, taxistas y otros medios de transporte, etc.

Aunque se considere un turno más de trabajo, lo cierto es que no es lo mismo trabajar en turnos de día que en el turno de noche, principalmente porque estamos alterando nuestro reloj biológico, el cual indica que de noche se duerme. Es por eso que necesitaremos de algunos consejos para poder sobrevivir al turno de noche sin que este afecte demasiado.

Si quieres saber cómo trabajar de noche, sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde te mostraremos algunos trucos para sobrellevar el turno de noche de la mejor forma posible.

Necesidad de trabajar de noche y sus consecuencias

Es cierto que hay numerosas profesiones que requieren que sus profesionales trabajen de noche, como por ejemplo, los médicos y enfermeros. Además, incrementar los turnos de trabajo en ciertas empresas también implica un beneficio para la sociedad y las personas que buscan empleo, ya que hay más oferta de este. Además, trabajar de noche supone en general, un sueldo un poco mayor.

Además este turno es ideal para ciertas personas que presentan algunas circunstancias personales y que por tanto necesitan trabajar en este turno, o incluso hay otras que por cualquier otro motivo prefieran trabajar durante este turno nocturno.

Si no te queda otra que trabajar en el turno de noche debes al menos seguir algunos consejos y recomendaciones para tratar de paliar las malas consecuencias para la salud que según los expertos puede ocurrirle a las personas que no duermen por la noche.

Según ciertas investigaciones científicas no tener unos buenos hábitos de sueño es perjudicial para nuestra salud y el bienestar en general. En general, si se duerme menos de seis horas por la noche, se es más propenso a desarrollar algunas alteraciones de los niveles de la glucosa estando en ayunas, lo que puede significar como un signo precedente a la aparición de una diabetes de tipo 2. Por otro lado, el pasar una noche de insomnio puede provocar principalmente euforia en un período corto de tiempo, pero después disminuye la capacidad de tomar decisiones. Además, disminuye la productividad a medida que avanza la madrugada, y finalmente nos impide funcionar al 100% al día siguiente.

Por otro lado, a medida que vamos perdiendo horas de sueño, estas se van acumulando en forma de deudas de sueño, y por tanto, cada vez irás sintiéndote más y más cansado, a la vez que tu productividad irá disminuyendo y cada vez te costará más realizar las mismas actividades cotidianas.

Consejos para trabajar de noche y seguir funcionando al día siguiente

Hacer ejercicio. El ejercicio es fundamental para una vida sana. Será importante hacer ejercicio siempre después de dormir (nunca antes) y mucho mejor si es antes de ir a trabajar, ya que el ejercicio aumentará los niveles de energía.

Alimentación. Una buena alimentación es fundamental siempre, pero cuando se trata de trabajar en turno de noche es preciso tener en cuenta algunas consideraciones. Por ejemplo, nunca bebas alcohol antes del trabajo ni antes de dormir. Evita tomar bebidas azucaradas o comidas con azúcar, ya que aunque en un principio puede darte un brote de energía, lo cierto es que te sentirás mucho más cansado una vez que desaparezcan los efectos. Evita comer platos complejos o mucha cantidad antes de acostarte a dormir. Antes de trabajar procura comer alimentos ligeros, pero sobre todo incrementa la cantidad de proteínas, ya que estas harán que te mantengas alerta, en cambio, un exceso de carbohidratos ocasionará somnolencia. Si durante la noche necesitas comer algo, siempre puedes comerte un bocadillo ligero que incluya proteína, algunos frutos secos, o algunas semillas, respecto al pan, lo mejor es que sea integral.

Tampoco es bueno que te acuestes con hambre, puesto que podrías despertarte a la mitad del sueño por esta sensación. Para ello es mejor que tomes un desayuno ligero y te acuestes después. Tomar una comida copiosa antes de dormir puede tener el efecto contrario.

Horarios. Cuando hablamos de la productividad siempre es bueno tener un horario para realizar las tareas, pero es especialmente importante cuando se tiene un turno de noche de trabajo. Ten en cuenta que aunque trabajes de noche siempre debes tener tiempo para dormir, para la familia y la vida social, para satisfacer necesidades básicas y para otras cosas importantes. Debes tener en cuenta siempre el horario de los lugares a los que debes ir, por ejemplo, ir al banco o al supermercado. En general podrás ir al supermercado al mediodía o por la tarde, en cambio al banco debes ir como máximo hasta almediodía. No podemos darte un horario estricto, puesto que cada uno debe encontrar el horario que mejor le funcione.

Café y té. Siempre puedes tomarte algún café durante la tarde y antes de trabajar para despertarte y para que puedas concentrarte, pero recuerda no tomar cafeína durante las 6 horas previas a acostarte a dormir. En cambio, cuando llegues a casa, si te cuesta dormirte y estás estresado prueba a tomarte una infusión o un té relajante.

Hora de dormir. Siempre es mejor que te acuestes cuanto antes una vez que salgas del trabajo. Si te quedases mucho tiempo despierto, tu cuerpo se dará cuenta que es de día y que es hora de estar despierto. Para ello coge el camino más corto hasta llegar a casa, ten cuidado si vas a conducir, además, si el sol y la claridad te despiertan mucho, puedes usar gafas de sol oscuras para evitar que la claridad te despierte.

Es preciso que mantengas un mismo horario para dormir. Aunque tengas que dormir por la mañana es preciso que también mantengas una hora máxima a la que debes estar en la cama y otra hora para despertarte. Mantener un horario para dormir hará que tu cuerpo se acostumbre que puedas dormir con mayor facilidad y además podrás descansar también mejor. Si cambias constantemente el horario finalmente disminuirá la cantidad de horas de sueño.

Si hay algunas noches en las que no trabajes, será preciso que también mantengas tu horario de sueño o ir arreglándolo poco a poco para que tu cuerpo se acostumbre y pueda mantener buenos ritmos de sueño.

Debes tener controladas las horas de sueño que duermes en total. Una vez que llegues del trabajo y te acuestes a dormir debes dormir lo más que puedas de un tirón. El sueño deber ser profundo, largo y reparador. Es posible que te cueste coger el sueño, pero debes tener bien controladas las horas totales que duermes y la calidad del sueño.

Si es preciso puedes ayudarte de una libreta o un diario para ir apuntando las horas en las que te acuestas, te despiertas y cómo ha sido el sueño. La cantidad de horas a dormir debe ser entre 6 y 8 horas, ya sabes que cada persona tiene unas necesidades de sueño en concreto, y si ves que no puedes dormir todas estas horas que necesitas de seguido, procura echar alguna siesta durante el día, sobre todo antes de dormir.

Debes prestar atención a cómo te sientes, si te sientes cada vez más cansado, te cuesta dormir, y tu ritmo de actividad ha descendido considerablemente es preciso que acudas a tu médico, pues puede que tu salud se esté viendo afectada por la falta de sueño.

La oscuridad es la clave. Para impedir que demasiada claridad te despierte y no te permita coger el sueño es preciso tenerla controlada lo máximo posible, piensa que cuanto más te expongas a la luz más te costará coger el sueño cuando llegues a casa. Ya hemos comentado la posibilidad de usar gafas de sol oscuras cuando salgas de trabajar y te dirijas a casa.

Antes de irte a trabajar puedes dejar las persianas y las cortinas de tu habitación cerradas para que no entre claridad por la mañana. Además el baño también debería estar a oscuras para evitar despertarte.

Por otro lado también procura hablar con tu familia para que eviten hacer ruido en casa que te pueda despertar mientras estás durmiendo, así no interrumpirán tus horas de sueño. Si fuese preciso podrías incluso acostarte con tapones para los oídos o auriculares que cancelan los ruidos, e incluso es preferible que apagues el teléfono de casa y el móvil para que no te despierte alguna llamada o mensaje.

En el caso contrario, debes tener bien iluminado tu espacio de trabajo, así tu cerebro también asimilará que es hora de seguir siendo productivo. Si trabajas en un ambiente con poca luz o con luz tenue, es posible que puedas ir quedándote dormido en tu puesto de trabajo.

Estas han sido algunas claves que pueden ayudarte a resolver tus dudas sobre cómo trabajar de noche evitando que afecte demasiado a tu salud y que puedas funcionar perfectamente al día siguiente.

¿Te ha gustado?