En la actualidad, saber trabajar en equipo es algo realmente importante a la hora de desarrollar las habilidades necesarias de cualquier puesto de trabajo. Quizás, hace algunos años, los trabajos se desarrollaban de una forma más individual. Pero, en las últimas décadas, el trabajo en equipo ha sido cada vez más solicitado. Hasta llegar al punto de que las mismas empresas traen a profesionales para que enseñen y ayuden a sus trabajadores a saber trabajar en equipo. A desarrollar las diferentes habilidades y cualidades que necesitan las personas para relacionarse de forma satisfactoria con los demás compañeros y así poder hacer un trabajo mejor. Además, trabajar en equipo también mejora la cohesión de los trabajadores, creando un ambiente más agradable. Y esto motiva a los empleados a disfrutar de su día a día en la empresa en la que trabaje.

En este artículo vamos a tratar este tema, el trabajar en equipo dentro de una empresa. Pero, antes que nada, ¿qué es trabajar en equipo?

¿Qué es trabajar en equipo?

El trabajo en equipo se define como la unión de dos o más personas organizadas de forma concreta o determinada para lograr un objetivo común. Cada persona que integra el grupo de trabajo aporta todos los recursos personales de los que disponga para conseguir ese objetivo. Trabajar en equipo aporta muchos beneficios a sus integrantes. Como pueden ser fomentar las relaciones interpersonales con los demás miembros de la empresa u organización, agilizar y mejorar las tareas cotidianas que resultan pesadas o tediosas, ahorrar tiempo en la realización de diferentes proyectos y aumentar la eficacia de los resultados.

Aunque también pueden surgir problemas cuando las personas no se entienden o no se llevan bien. Cuando una persona hace mucho más que las demás, cuando una persona deja todo el peso del trabajo a sus compañeros, cuando existe un mal clima dentro de la organización… Por eso es muy importante fomentar el buen trabajo en equipo y saber cómo hacerlo bien para que no haya conflictos.

Estos dos artículos también te serán de utilidad: Cómo Hacer Trabajo en Equipo y Cómo Trabajar en Equipo

Se ha investigado largo y tendido sobre el trabajo en equipo, sobre los factores que afectan a los miembros del equipo y todo tipo de cosas más. Hay cinco claves para que el trabajo en equipo sea adecuado y no falle:

  • El compromiso. Tanto con la tarea, como con los demás compañeros. Si alguien se compromete con algo debe cumplirlo. Así, si cada miembro del equipo cumple su parte, el trabajo se hará más rápido y de una forma mucho más efectiva.
  • La comunicación de los miembros del grupo. Esto es muy importante, ya que si los integrantes del equipo de trabajo no hablan y están al día de todo lo que hacen o lo que piensan sobre el trabajo que están haciendo, surgirán problemas, malentendidos y se creará un ambiente bastante malo.
  • La confianza. Es necesaria en cualquier ámbito del trabajo en equipo. Saber y poder confiar en que tus compañeros van a realizar su parte del trabajo supone un gran alivio y la base de un buen grupo de trabajo.
  • La coordinación. Este aspecto es imprescindible a la hora de repartir las tareas que hará cada componente del equipo. Una buena organización y coordinación garantizará que todas las partes de la tarea queden resueltas y que todos las personas que forman el grupo tengan la misma cantidad de trabajo por hacer.
  • La evaluación de los resultados. Muchas personas no se paran a evaluar el trabajo acabado. Esto es un error, y aún más cuando se está trabajando en equipo y es necesario ver que todas las partes de la tarea se integran bien y el trabajo ha quedado coherente.

¿Cómo trabajar en equipo?

Instrucciones para aprender a trabajar en equipo

A continuación vamos a dejar unos consejos para que el trabajo en equipo funcione bien y sea lo más eficiente posible:

  1. Los roles de grupo. Cada persona es única y tiene algo particular que aportar al equipo. Por eso, que cada persona del equipo desarrolle un rol específico es algo que se pretende buscar. De esta forma cada uno nota que está contribuyendo al grupo. Y también sirve de gran ayuda para organizar las tareas que hay que hacer.
  2. El equipo como unidad. En un grupo unido la comunicación se hace de forma fácil y continua. Las actividades se hacen de forma simple y rápida, ahorrando tiempo. Al estar todos a gusto el equipo funcionará mucho mejor. Además, gracias a una buena comunicación, será más fácil aceptar y compartir las ideas de todos los compañeros. De esta forma seguro que emergen ideas mucho más novedosas.
  3. Se llevan a cabo una serie de actividades que mantienen el grupo funcionando y unido. Estas actividades pueden ser: animar a los demás a expresar sus ideas; reconciliar diferencias y crear un ambiente de armonía cuando surjan discusiones; evaluar de forma continua el proceso del grupo; alentar una participación equitativa de los miembros del equipo; establecer objetivos comunes…
  4. La responsabilidad de los miembros. Además del compromiso de llevar las tareas a cabo para conseguir un buen trabajo en conjunto, está presente la responsabilidad. Que cada persona sea responsable de sus actos, de las tareas que tiene que hacer y de llevar todo en orden y al día facilita mucho la interacción con los demás compañeros y la consecución de la tarea final.
  5. Se llevan a cabo reuniones cada poco tiempo. De esta forma, cada miembro del grupo puede exponer sus dudas, sus opiniones y sus ideas nuevas. Además de ver el progreso del trabajo, es una forma de fomentar la comunicación. Después de cada reunión seguramente las personas sientan que han aportado algo a su trabajo. Además, todos salen con la información que necesitan para seguir con su tarea. Tener toda la información que se necesite a mano y saber que esa información es realmente verídica y contrastada facilita mucho el rendimiento y la realización de las tareas.
  6. Resolver satisfactoriamente los conflictos. Obviamente, por muchas estrategias que se lleven a cabo y por muchos consejos que uno ponga en práctica, cuando hay varias personas trabajando en lo mismo, suele haber conflictos y pequeñas discusiones. Al contrario de lo que se suele pensar, esto no es siempre malo. Siempre y cuando se sepan resolver bien. Si después de un conflictos las personas no se sienten comprendidas y escuchadas por los demás, se creará un mal ambiente y esto hará que las cosas vayan de mal a peor. Pero si, en cambio, cuando ocurra un problema, las personas ponen de su parte por escuchar a los demás y todos exponen sus opiniones y se llega a un acuerdo que beneficie a todos, el ambiente mejorará y el trabajo continuará sin interrupciones.

Seguir todos estos consejos te ayudará, tanto a ti como a los demás miembros de tu grupo de trabajo, a poder realizar todas las tareas de una forma mucho más gratificante. Además, llevarte bien con los demás compañeros es algo que se agradece mucho cuando les tienes que ver día a día. Cuando todas las personas se esfuerzan y ponen ganas en hacer las cosas bien, se nota en el ambiente y esto ayuda a que a todos les guste más trabajar y hacer las cosas que tienen que hacer.

Esperamos que este artículo les haya servido de gran ayuda.

¿Te ha gustado?