¿A quién no le ha tocado hacer una fila que parece interminable en un banco? Las horas se pasan muy lento. Ponerte a leer ayuda de muy poco, ya que corres el riesgo de quedarte dormido. Si intentas buscar conversación con alguien, solo te toparás con quejas referente al servicio que presta el banco.

Este no es un panorama muy alentador que digamos. Por eso muchos rehúyen de tener que ir a un banco. Solo van para lo estrictamente necesario, ya que el uso de la tecnología ha permitido a los usuarios realizar sus transacciones vía web, sin tener que pisar un banco.

Lo que a unos les produce desagrado, es el sueño de otros. Muchas personas se esfuerzan a diario por llegar a tener un puesto de trabajo en una entidad bancaria. Y es que es cierto que muchas de estas instituciones favorecen a sus empleados. Además, tienen la posibilidad de agilizar sus transacciones y de conseguir créditos con más facilidad.

¿Te parece esta una buena idea? ¡De seguro que sí! ¿Deseas saber cómo puedes hacer para trabajar en un banco? Entonces no dejes de leer este artículo, ya que estaremos hablando sobre algunas instrucciones que debes seguir para lograr este objetivo.

Además, te estaremos indicando lo que necesitas para entrar a trabajar en una institución bancaria y algunos tips que no te vendría mal tener en cuenta.

Así que desde ahora queda prohibido que te levantes de tu asiento. De seguro esta oportunidad podría representar un cambio significativo en tu vida. No dejes que se te pase por alto.

Cómo trabajar en un banco

Pero entremos en materia y comencemos hablando de las instrucciones a seguir para trabajar en un banco. Así podrás estar preparado para cuando decidas dar el paso. No permitas que otros se te adelanten.

Instrucciones para trabajar en un banco

Lo primero que debes tener en cuenta es que en un banco hay muchos puestos de trabajo. No solo se encuentran los cajeros y las personas que están en Atención al cliente. Hay otros puestos de trabajo tanto administrativos como de otra índole.

Un ejemplo de ello son los trabajos relacionados con la limpieza y el mantenimiento del banco, también con la vigilancia o el cafetín. Por supuesto, estos trabajos también son dignos de cualquier persona y no hay de qué avergonzarse si el algún momento trabajamos de ello.

En vista de esta gran variedad de opciones, deberás determinar qué es lo que quieres hacer. Partiendo de esa idea, entonces podrás saber cuál es el procedimiento que debes seguir.

Si te llama la atención realizar aperturas y cierres de cuentas, resolverles problemas a las personas, realizar transacciones propias de los cajeros, entre otras actividades relacionadas, entonces lo tuyo es el área de la banca.

Para poder trabajar en un banco, debes esforzarte por conseguir un título universitario. Pero, ¿qué podrías estudiar? Pudiera ser Administración y dirección de empresas, Contabilidad y finanzas, Economía, Negocios internacionales, Ciencias empresariales y carreras afines a estas.

Con el propósito de complementar tu formación y ampliar tu currículum vitae, te vendría muy bien realizar varios cursos. Mientras más, será mejor, ya que aumentará tus posibilidades de conseguir el puesto de trabajo.

Cuando hayas podido cumplir con este requisito fundamental, el siguiente paso será elaborar tu currículum vitae. En él debes incluir todos los estudios que has realizado, tanto universitarios como de otra índole.

También debes asegurarte de copiar correctamente tus datos personales y de colocar una fotografía que refleje que eres una persona seria y comprometida con su trabajo. Si has tenido experiencia laboral previa, debes anexar cartas de recomendación de tus antiguos jefes y algunas referencias personales.

Reunidos todos los requisitos, lo siguiente que debes hacer es dirigirte a las diferentes instituciones bancarias y entregar copias de tu currículum para que puedan llamarte, para realizar una entrevista y ver si encajas con el perfil que busca la empresa.

¿Que necesitas para trabajar en un banco?

De seguro ya te ha quedado claro que debes tener una formación universitaria para poder aspirar a un puesto de trabajo en un banco. Como ya lo hicimos saber en el subtítulo anterior, puedes realizar diferentes cursos para agrandar tu currículum vitae.

Pero, ¿qué cursos puedes realizar? Entre los que te serían de utilidad están los cursos de auxiliar administrativo, los de estrategias de ventas y publicidad, los de diseños web, Máster en banca y asesoramiento financiero, etc.

Cómo trabajar en un banco

Incluso, podrías pensar en la posibilidad de realizar un postgrado en gerencia o en dirección de oficinas. De esa manera podrás adquirir las destrezas necesarias para el manejo correcto de un equipo de trabajo. Además, te haría un candidato fuerte para conseguir el puesto de trabajo al que te postulaste.

Por otra parte, es importante que tengas presente que para calificar para este tipo de trabajos no solo hacen falta conocimientos seglares, también es necesario que cumplas con las destrezas y habilidades necesarias. Es decir, debes ajustarte al perfil que se busca.

Entre otras cosas, debes caracterizarte por ser honrado. Además de ganarte la confianza de tus superiores, esta cualidad evitará que actúes con avidez, es decir, evitarás realizar alguna operación que podría dañar a un tercero solo para conseguir una comisión extra.

Además deberás tener pleno dominio de tus emociones. Para nadie es un secreto que, dentro de los bancos, podrían presentarse situaciones complejas que requieren que tomes decisiones totalmente parciales así debes hacer lo contrario. La atención al público es un arte que no todos llegan a manejar bien.

Relacionado con el punto anterior, deberás ser capaz de tomar decisiones al instante, sin tener que depender de otra persona.

También debes demostrar tener coordinación y orden, de lo contrario podrías cometer un error fácilmente, lo cual podría costarte tu puesto de trabajo, porque hablar de dinero es hablar de un tema álgido y delicado.

Si además de tener estas características, eres cortés y delicado con los clientes, de seguro tienes el éxito asegurado. Sin embargo, presta atención a los siguientes consejos.

Consejos para trabajar en un banco

Por supuesto, todo en esta vida tiene su lado positivo y su lado negativo. Conocer ambos nos hará estar libres de desilusiones en el futuro.

Comencemos hablando de lo positivo, ¿cuáles son los beneficios de trabajar en un banco?… Podrás tener una estabilidad laboral, en donde incluso tendrás la oportunidad de escalar diferentes puestos de trabajo hasta conseguir una posición consolidada.

También cuentas con la oportunidad de proyectar tu trabajo a niveles internacionales, lo cual hará que, con el tiempo, puedas desarrollarte en campos como el comercio exterior y otras áreas relacionadas.

También, dependiendo del puesto que ocupes, puedes llegar a tener una muy buena remuneración salarial. Además, tendrás otros beneficios como contar con un seguro y otros beneficios internos que ofrezca la institución.

Por otra parte, podrás establecer relaciones importantes con otras personas y contar con vacaciones durante todo el año.

Sin embargo, entre lo negativo debes considerar que como los bancos tienen varias sedes, podrías llegar a sufrir desplazamiento constante. Además, quienes trabajan en Atención al cliente, por lo general deben exceder el horario normal de oficina.

También debes tomar en cuenta que es un área con mucha demanda, por ello debes esforzarte por prepararte bien y por cultivar cualidades que te hagan ser una persona confiable y digna de tener en cuenta.

No menos importante es velar por tu apariencia física. En pocas palabras debes estar siempre de punta en blanco. Es decir, bien arreglado, limpio, peinado, con ropa combinada y de buen gusto, tal como se esperaría de un ejecutivo.

Recuerda que la primera impresión es la más importante. Por eso, además de estar siempre bien presentable, debes tener una cálida sonrisa en tu rostro, así tus clientes se sentirán más cómodos contigo y darán buenas referencias de tu desempeño, manteniendo tus conocimientos en marketing harás la diferencia.

 

¿Te ha gustado?