Para trabajar en una cocina hay que tener en cuenta varios requisitos que no son difíciles de conseguir siempre y cuando, se preste atención y se le pongan ganas, todo depende del número de personas con las que nos toque trabajar para saber organizarse y distribuirse bien y poder en conjunto elaborar platos con buenos sabores y una correcta presencia.

Equipo de Trabajo

  • Conoce bien cuál es tu rol y cómo debes desempeñarlo, sigue siempre las instrucciones que te ordene tu superior en este caso el chef.
  • Reconoce el trabajo que hace cada uno de tus compañeros para poder moverte mejor y precisar de su ayuda, es decir, quienes son los pinches, los cocineros, los camareros o los expositores.
  • Interactúa constantemente con los de tu alrededor, da órdenes y acata las que recibas, siempre debe haber una fluida comunicación y coordinación entre todo el equipo de trabajo.
  • Organiza cada día lo que te toca preparar, debes escribirlo como un recordatorio, puedes enumerarlo e ir tachándolo según lo vas acabando para no confundirte con aquello que ya has hecho y aquello que aún te queda por hacer.
  • Si se te olvida algún paso o ingrediente en algún plato pide consejo o ayuda de un compañero, o ten siempre la receta al lado para perder el menor tiempo posible.

Alimentos

  • Revisa bien los platos, Aunque quizá no entre dentro de tu competencia, eso incluye; los cubiertos y la cristalería que se presente a los comensales esté siempre limpia, y si es necesario limpiarla tú.
  • Siempre has de tener los alimentos que estén más próximos a caducar, y en filas posteriores los que tengan fechas más amplias de consumición, si encuentras algún producto que esté fuera de la fecha recomendada para su consumición, tíralo al cubeto.
  • Hay que limpiar bien todos aquellos alimentos que lo requieran, ya sean frutas verduras y hortalizas, para que tengan siempre la higiene correcta y una presentación y sabor adecuados. Al igual que su conservarlos en su lugar correspondiente ya sea de frio o de humedad y ventilación.
  • Pon siempre cerca tuyo lo que creas que vas a necesitar mientras trabajas el plato, es mejor prepararlo antes para no tener que perder el tiempo en buscarlo cuando tengas que cocinarlo

 

Instrucciones para trabajar en una cocina

  1. Mantente bien despierto, intentando estar atento a todo, a las instrucciones de algún compañero o de la persona con la que estés cocinando en ese momento, cualquier despiste en la cocina se puede convertir en una queja por parte del comensal, lo que conlleva que se replantee la posibilidad de volver o no a comer en ese lugar.
  2.  Avisa a la persona que sirva el plato, cuando la comida que lo contenga esté demasiado caliente, para evitar que se queme, así evitarás que el plato caiga al suelo y se rompa, ya que es la posible reacción que tenga al intentar sostenerlo.
  3. Repasa varias veces los apuntes con los pedidos, para que no se te olvide incluir ningún alimento, condimento, y sobre todo para que los platos lleguen tal cual se pidieron a las mesas sin equivocaciones, si no tienes buena memoria, puedes apuntarlo en posit.
  4. Presta atención a los consejos de aquel cocinero que posea más experiencia y esté ahí trabajando, siempre te puede dar algún que otro truco para poder llevar a cabo una receta, para que el plato coja más sabor o incluso aprender a presentarlo de forma vistosa y adecuada.
  5. Se lo más limpio posible, siempre ten un paño de cocina sujeto al mandil, y cada vez que cojas algún producto antes y después límpiate las manos, así no se mezclaran sabores ni olores y mantendrás una higiene.
  6. Lleva puesto un gorro de cocina si eres hombre, y una coleta o moño si eres mujer, pues normalmente sin ser conscientes de ello suelen caer algún que otro pelo dentro de lo que estás preparando.
  7. Lleva siempre puesta la ropa correspondiente y no la que traes de casa, debes cambiarte al entrar y al salir de la cocina, sobre todo lávalas o ten varias de cambio, no es agradable a la vista ni recomendable presentarse dos días con la misma ropa siempre que esta esté manchada.
  8. Anuncia en voz alta cuando vayas a trasladar algo que estés cocinando, sobre todo cuando haya muchos compañeros trabajando a la vez, para evitar choques y caídas.
  9. Nunca lleves encima más utensilios o piezas de la vajilla de los permitidos, a veces por querer hacer las cosas rápido todo sale mal.
  10. Fíjate siempre en el suelo por si a alguien se le ha caído algún líquido, grasa, aceites o algún plato, para evitar resbalarte, aunque lo más recomendable es llevar calzado anti deslizante, para las ocasiones en las que esos pequeños fallos ocurran.
  11. Estate alerta y se cuidadoso de no pincharte o clavarte cualquier instrumento que sea puntiagudo o este muy afilados, también a la hora de recoger utensilios, platos o vasos que se hayan podido romper para evitar cortarte.
¿Te ha gustado?