Cada vez existen más trabajos hoy en día que ofrecen la posibilidad de viajar mientras se trabaja estos son tres ejemplos de ello:

Azafata de vuelo

Es uno de los trabajos que implica viajar constantemente mientras se ejerce la propia profesión. Su función, aunque algo desconocida no se basa solo en atender a los pasajeros e indicarles las salidas de emergencia antes de cada vuelo. Para llegar a trabajar como azafata o azafato es necesaria una serie de requisitos y de formación.

Depende de la compañía con la que se trabaje los requisitos que se exigen son diferentes, aunque todos tienen una misma base. La persona ha de tener más de dieciocho años, debe de encajar dentro de un canon de estatura que cada empresa marcara (entre 160- 1,70 m), debe de tener la formación secundaria y el curso de tripulante de cabina aprobado, manejar al menos dos idiomas, fundamentalmente el inglés, y ante todo se valora la imagen y la buena presencia. Se pide acreditación en natación a un nivel alto y pasar una serie de pruebas médicas previas.

La formación única que se requiere se puede encontrar en los centros de formación que las propias empresas de vuelos se encargan de impartir. El curso tiene varias secciones que consisten principalmente;

  • Aprender a realizar primeros auxilios
  • Realizar operaciones básicas
  • Saber manejar todo tipo de circunstancias que tengan que ver con los pasajeros durante un vuelo
  • Tener conocimiento sobre todos los cambios meteorológicos para saber analizarlos y actuar ante ellos
  • Conocimiento y manejo en temas de higiene
  • Conocimiento y manejo en las normas que rigen los vuelos.

El trabajo consiste en: tener una vía directa y constante con cada pasajero cuando este lo necesite, enseñarles el uso de los chalecos salvavidas, como se colocan y cómo funcionan, así como indicarles dónde quedan las salidas de emergencia y cómo usar las mascarillas de oxígeno. Atender a cada cliente en el servicio de bebida y comida, llevar una revisión constante de los cuartos de baño para vigilar que todo en ellos esté en orden y hacer una comprobación antes del despegue de las luces, los asientos, las diferentes puertas y rampas, y todos los accesorios de seguridad y emergencia.

Es un trabajo donde se viaja gratis, pero cuenta con un horario duro y largo que se puede extender prácticamente durante días enteros, y que no suele ser fijo respecto a los turnos que varían frecuentemente.

Periodista

En esta profesión se puede optar por escribir desde una oficina o decidir aceptar ofertas como las que proponen grandes empresas en el ámbito del periodismo, que presentan un itinerario de viajes durante todo un año para personas atrevidas dispuestas a conocer mundo, sin miedos, pero con la formación necesaria para poder documentar cada una de sus travesías, para después ser correctamente publicadas y contadas en un espacio reservado para ello en el propio periódico que los encarga.

Los requisitos que se suelen exigir son:

  • Formación universitaria correspondiente, que varía dependiendo del país de origen.
  • Manejo con soltura de varios idiomas, pero sobre todo el inglés.
  • Experiencia demostrable como reportero o periodista en diferentes editorialesy empresas de comunicación.
  • Uso de las redes sociales.
  • Tener el documento de identidad no caducado
  • Tener en regla y actualizado el pasaporte.

Trabajador en cruceros

Dentro de los barcos se puede ejercer múltiples profesiones mientras se viaja, se cobra un sueldo que además conlleva la parte positiva de ir recorriendo ciudades y países, no se paga por la comida ni por el hospedaje pues cada trabajador tiene su menú diario de tres comidas, su habitación y puede disfrutar de las instalaciones cuando termine su jornada o si disponen de algún día libre durante el trayecto. Las áreas de las que pueden hacer uso van desde: el bar, la piscina, el gimnasio, la asistencia médica, y contar con descuentos y poder participar en excursiones que se hagan al llegar a tierra.

Los empleos pueden ir desde, mecánicos o ingenieros, camareros, cocineros, fotógrafo, socorrista, o trabajadores en las zonas de ocio como puede ser el casino, masajistas, asistentes en lo camarotes etc.

Para poder trabajar dentro del crucero se debe de aprobar un curso que imparte la propia compañía de viajes, en el cual se enseña al futuro trabajador a tener el conocimiento y manejo de las diferentes habilidades que se requieren para poder asistir de forma adecuada a todos y cada uno de los posibles viajeros que vaya a tener el barco.

Se pide como requisito el manejo de idiomas en un nivel intermedio, principalmente como pasa en todas las áreas del turismo el inglés, que se puede complementar con el francés, italiano, alemán entre otros.

La parte menos positiva, puede ser que son trabajos que duran meses, un máximo de siete, y por lo tanto se suelen hacer contratos de tipo temporal, que llevan sus correspondientes meses de vacaciones que en este caso son dos. Además, la jornada laboral es dura y se alarga normalmente más allá de los horarios que podría tener un trabajo en tierra que serían de ocho horas.

¿Te ha gustado?