Uno de los elementos más fundamentales en la vida del siglo XXI (y ya desde hace unos cuantos cientos de años atrás) son los contratos. Sin darnos cuenta, nos regimos por un orden que permiten los contratos, los cuales busca facilitar nuestra vida… aunque a veces la complican. Los contratos de adhesión no se quedan atrás.

Cuidado con los contratos

Firmas contratos como si fuera comer o beber agua, aunque, no te das cuenta. Cuando haces clic en el recuadro o marcas la casilla que dice “acepto las condiciones” para registrarte en una web, ya sea una red social, foro o lo que sea, estás firmando un contrato.

A pesar de que te pueda sonar el nombre un poco “raro”, los contratos de adhesión son bastante comunes, de hecho, lo más seguro es que hayas firmado ya más de uno en toda tu vida y, sin tampoco saberlo, debes estar tú o un familiar cercano adscrito a un contrato de este tipo.

Nunca los había oído: ¿me podrías explicar más sobre el contrato de adhesión? Tomamos ese atrevimiento de asociarlo a la cotidianidad porque, si no lo sabías, los contratos de empresas aseguradoras, compañías de servicios públicos y otros tipos de empresas que se encargan de ofrecer servicios, hacen uso de esta modalidad contractual. Son por ello conocidos en ocasiones como contratos de servicios.

Entonces ¿qué es un contrato de adhesión? Es aquel tipo de contrato en el que, como siempre, se llega a un acuerdo entre ambas partes, estando la diferencia en que una de ellas (el cliente) debe o aceptar o rechazar por completo el contrato, lo que se traduce en que no es negociable, por ello el ejemplo de los servicios públicos o privados.

Lo más probable es que seas un empresario y que quieras ofrecer un determinado servicio, pero no sabes qué pasos seguir ni qué necesitas para poder elaborar un contrato de adhesión para tus clientes y, si eres un cliente, no dejes de leer los puntos clave del contrato, pero no nos adelantemos, ya eso te lo diremos en el apartado de consejos.

¿Que necesitas para hacer un contrato de Adhesión – Ejemplos?

Una vez ya explicado qué es un contrato de adhesión te diremos qué vas a necesitar para elaborar uno, siempre basándonos en las leyes españolas:

 

Cómo hacer un contrato de Adhesión - Ejemplos

  • Si bien el contrato de adhesión es prácticamente “libre” en cuanto a la redacción de este, deberás siempre identificar las partes del acuerdo, explicar el objetivo del contrato y redactar las cláusulas.

Como podrás notar, no es necesario casi nada para elaborar un contrato de adhesión, si lo miras como empresario o prestador de servicios, pero es menester detenernos un poco y guiarte paso a paso a la redacción de un contrato de adhesión que, como te hemos ya dicho, depende en gran parte de ti.

Obviamente, todo esto suponiendo que representas a una empresa y ya cumpliste con las demás legalidades que acarrean la creación de una empresa, en las que no nos meteremos.

Instrucciones para hacer un contrato de Adhesión – Ejemplos

Ahora sí, veamos paso a paso cómo hacer un contrato de adhesión:

  1. Como ya te hemos dicho, tendrás que hacer un contrato de adhesión según el servicio que vayas a prestar, es decir, debes delimitar claramente las partes.
  2. En primer lugar, deberás colocar los datos de la empresa y lo que ofrecer, dejando en claro que eres el prestador de servicios.
  3. Luego, deberás dejar el campo que tendrá que rellenar quien quiera contratar o suscribirse a los servicios que prestas, usualmente se lo coloca lo básico: nombre, número de documento y firma (puede que necesitas también datos bancarios).
  4. Más que importante, fundamental: redactar las condiciones generales de la contratación ¿para qué? Para poder defender tu empresa ante el consumidor, es aquí donde, por ejemplo, si te dedicas a alquilar “x” cosa y el cliente lo daña intencionalmente, deberá pagártelo o pagarte una penalización que establezcas, según lo consideres.

Cómo hacer un contrato de Adhesión - Ejemplos

Recuerda que deberás dejar en claro siempre todas las condiciones, los servicios (lo que incluye o no) en el contrato, el Código Civil español, de hecho, lo deja en claro en el artículo 1283, que dice lo siguiente: “Cualquiera que sea la generalidad de los términos de un contrato, no deberán entenderse comprendidos en él cosas distintas y casos diferentes de aquellos sobre que los interesados se propusieron contratar.”

Como recomendación del paso apenas dicho, siempre sé claro y no dejes lagunas en los contratos, de las que el cliente puede aprovecharse (desde el punto de vista del prestador de servicios).

Una vez ya elaborado y revisado el contrato y sus condiciones, no queda más que dárselo al futuro cliente, quien lo leerá y decidirá si aceptarlo o no.

Es importante destacar que, esta modalidad contractual, el contrato de adhesión, es considerado el más de ideología capitalista del mercado, sobre todo porque el empresario puede sacarle mucho partido respecto al cliente, eso sí, como siempre te lo decimos, es importante ser justos, honestos y claros en los negocios.

Un ejemplo claro de lo que puede ser el “libertinaje” de los contratos de adhesión es la fuerte crisis que sufrió América del Sur en la década de los 90 hasta el nuevo milenio, debido a que los bancos otorgaban a sus clientes préstamos, tarjetas de crédito y demás servicios financieros siguiendo esta modalidad contractual.

Volviendo al punto de vista del empresario, te facilitaremos un ejemplo de contrato de adhesión que tomamos de la web www.modelocontrato.net con el fin de que puedas guiarte si es la primera vez que haces un contrato de este tipo.

Como ya verás, el contrato ya tiene predispuestos ciertos aspectos, generalidades, que debes colocar, obviamente deberás personalizarlo y redactar las ya mencionadas más arriba Condiciones Generales de Contratación; el enlace es éste, pero si prefieres el Microsoft Word, también te lo dejamos aquí.

Consejos para hacer un contrato de Adhesión – Ejemplos

A pesar de que ya adelantamos varios pequeños consejos de cara a este tipo de contrato, hemos hecho exclusivamente para ti una lista de consejos que te permitirán tanto redactar correctamente el contrato como leerlo y evitar ser víctima de un empresario que no esté siendo justo en sus condiciones.

Acompáñanos entonces a ver los consejos que te tenemos de cara a un contrato de adhesión:

  • Como cliente: sabemos que leer, sobre todo hoy en día que no paramos por nada, es difícil, pero hazlo. Te dejamos un claro ejemplo: cuántas veces no te ha pasado que instalas un software en tu ordenador y ese software incluye otro que no querías, pero no leíste y ahora debes aceptarlo; en la vida “real” es igual, o hasta peor.
  • Tal y como te dijimos en el punto anterior: no te fíes sin leer, te ponemos otro ejemplo; los típicos contratos de adhesión son los que tienen “las letras pequeñas”, así que… ¡atento consumidor!
  • Pero veamos la otra cara de la moneda, no nos mintamos: hay personas negligentes. La negligencia y dejadez de algunos puede hacer que caigan consecuencias sobre otros, sobre todo cuando algún cliente daña algo intencionalmente o busca, de una manera u otra, perjudicar a la empresa.
  • Nadie obliga a nada: la decisión siempre está en ti. Como prestador de servicios conoces lo que debes ofrecer de manera justa, así que exponlo en el contrato, no busques engañar a través de promociones condicionadas, perjudicará la imagen de tu empresa.
  • Lo positivo de los contratos de adhesión es que pudiese derivar de un acuerdo oral: no es estrictamente necesario que tengas los contratos listos, puede moldearlos según una oferta o promoción que realices, incluso si es individual.
  • Si eres cliente, también sé un buen cliente, si la empresa cumple lo acordado y funciona correcta y debidamente, pues no reclames a la mínima, un error lo comete cualquiera, sí: incluso una empresa.

A pesar de que no siempre todo funciona como debería o hay fallos de una parte o la otra, el contrato de adhesión en muchas ocasiones es una gran seguridad tanto para quien ofrece un determinado servicio como para quien lo contrató.

De hecho, generalmente, ambas partes se quedan con el contrato y lo más probable es que los tengas guardados en algún rincón de casa, ese que no ordenas y que sólo acumula y acumula papeles, pero mírale el lado bueno: ya sabes que son contratos de adhesión.

Imagínate cómo sería el mundo sin los contratos de adhesión, bueno, muy probablemente habrás oído en alguna ocasión términos como “palabra de honor”: esa era la garantía, la palabra de alguien; ello dio lugar a los estafadores y a demás males de los que tanto la empresa como el consumidor se han debido proteger, ya que, en el mundo de los negocios, no hay amistades.

Nuestro objetivo es que después de haber leído este artículo te hayamos suscitado interés en leer más detenidamente los contratos que tienes en casa, así como revisar el que le haces firmar a tus clientes, con el simple fin de informar un poco más sobre los contratos de adhesión. En fin, esperamos que este artículo te haya sido de ayuda y que su lectura te haya sido amena.

Te recomendamos leer también otros post como son: Ofertas de Trabajos de Fin de Semana: Cómo encontrarlas y Para qué sirve una entrevista

¿Te ha gustado?