¡Por fin ha llegado tu primer día de trabajo y probablemente estás muy nervioso o nervosa! Es hora de, o bien incorporarte por primera vez al mundo laboral, o bien entrar en una nueva empresa y hacer nuevos compañeros de trabajo y posiblemente en un futuro, nuevos amigos.

Sea cual sea tu caso, seguramente querrás saber cómo impresionar en el primer día de trabajo, o al menos, cómo comportarte sin que los nervios te jueguen una mala pasada.

Impresionar en el primer día de trabajo es difícil?

Ralamente no lo es, pero lo más sencillo para impresionar en el primer día de trabajo es tomarte esta experiencia como una verdadera aventura. Yo siempre recuerdo los primeros días de trabajo en las empresas como un antes y un después, un momento perfecto para encarar nuevos retos y para comenzar una andadura profesional renovada en la que adquirir conocimientos, habilidades y ganar más fuerza, tanto a nivel personal como profesional.

Si vas agobiado pensando que vas a hacer esto o aquello mal, probablemente solo conseguirás ponerte más nervioso. Piensa simplemente en relajarte, en escuchar mucho y en tomar buena cuenta de todo lo que te vayan contando y de las personas que te presenten a lo largo del día.

Si quieres saber cómo impresionar en el primer día de trabajo, no esperes más y sigue leyendo este post para conocer algunos trucos que te vendrán de perlas. ¡Comencemos!

impresionar en el primer día de trabajo

¿Que necesitas para impresionar en el primer día de trabajo?

Para impresionar en el primer día de trabajo vamos a necesitar

  • Tener un nuevo trabajo
  • Estar tranquilos
  • Leer el siguiente post
  • Una actitud muy positiva y cercana

Instrucciones para impresionar en el primer día de trabajo

Paso a paso para impresionar en el primer día de trabajo

  1. Duerme bien. Descansar es esencial para tener una buena imagen el primer día de trabajo. Si llegas con ojeras como las de un vampiro y los pelos revueltos, probablemente impresiones, pero no en el buen sentido.llega temprano
  2. Vístete formal pero cómodo y sin renunciar a tu estilo. Comenzar en tu primer día de trabajo tiene que hacerse con un look adecuado y cómodo. Sé que puede parecer una tontería, pero la ropa dice mucho de las personas. No te disfraces porque el resto del tiempo tendrás que mantener tu estilo, pero intenta ir un poco arreglado. Sobre todo no lleves los zapatos sucios o la camisa que te encanta pero que ya está un poco usada…
  3. Llega temprano. La puntualidad es un elemento muy importante para los nuevos empleos. El primer día sal con bastante tiempo de tu casa para conocer la ruta y saber cuánto tráfico te espera. Si llegas muy pronto, puedes dar un paseo alrededor de la oficina y subir cuando queden unos 15 minutos para el comienzo de la jornada.
  4. Sonríe y sé empático. No hay nada mejor que una bonita sonrisa y una actitud agradable. Gánate a todos tus nuevos compañeros de trabajo luciendo tu brillante sonrisa y tu buen carácter. Sin duda tus dos mejores armas.
  5. Intenta recordar los nombres de los nuevos compañeros. El primer día, normalmente, te presentan a todos los compañeros con los que vas a trabajar el resto del tiempo. Puede que sean personas con las que vas a compartir despacho, a las que tendrás que reportar, o que estarán en contacto contigo a través de otros departamentos. Recuerda sus caras, su ubicación física dentro de la empresa y si puedes, su nombre. Sé que es difícil, pero por lo menos has de intentarlo. Cuando yo voy de monitora en viajes concertados y tengo que recordar el nombre de todos los viajeros, me suelo llevar una libreta donde apunto el nombre y alguna característica física que sea fácil de recordar. De este modo me cuesta mucho menos memorizar sus nombres.
    Cómo impresionar en el primer día de trabajo
  6. Presta atención a las explicaciones que te den. El primer día es un día de toma de contacto, pero lo normal es que algún compañero se ocupe de ti y comience a darte una formación rápida para que puedas comenzar a desempeñar tus funciones y a trabajar. Intenta apuntar todo lo que te cuente y prestar especial atención a los detalles que te dé. Serán de gran importancia para el desempeño de tus labores.
  7. Familiarízate con tu nuevo entorno de trabajo. Tu mesa, tu silla, tu ordenador, tu extensión… hazte con tu espacio y comienza a personalizarlo. Lo más importantes, además, es que compruebes si ya estás dado de alta en todos los sistemas dentro de la empresa. Por ejemplo, si ya tienes una extensión de teléfono, una dirección de correo electrónico, un acceso a los programas que necesitarás para trabajar… en caso contrario, intenta enterarte de quien se encarga de estas labores para poder echar una mano y activar el proceso.

Consejos para impresionar en el primer día de trabajo

Un último consejo para impresionar en el primer día de trabajo

Sobre todo no te pongas nervioso ni te agobies si no comprendes todo a la primera. Es normal, es el primer día de trabajo. Eso sí, apunta todas las dudas y preguntas que puedas tener y queden sin resolver para y averiguándolas poco a poco a lo largo de los días.

¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 55,56% le ha gustado.