España vive una profunda crisis desde hace casi una década a raíz de la burbuja inmobiliaria que ha provocado que  ganar dinero en 30 días o realizando encuestas se haya convertido en un verdadero reto para muchos españoles. La cifra de parados no para de subir y ya alcanza cifras de un 20%, o lo que es lo mismo prácticamente una quinta parte de la población, con algunos sectores realmente preocupantes ya que superan los dos años de desempleo y, por tanto, no pueden cobrar la prestación por desempleo. En este sentido, la renovación del paro u otros procedimientos en el SEPE se han convertido en el pan de cada día para muchas españoles. Son trámites realmente importantes para todo este grupo de personas.

¿Qué es pedir cita en la oficina de paro?

La acción de solicitar una cita en la oficina del paro no es otra que la de reservar un día y una hora con alguno de los funcionarios del SEPE, como aquel que pide cita con el médico o el dentista, entre otras. Antes de acudir a dicha cita puede ser es útil solicitar nuestra vida laboral por SMS. Deberemos establecer prioridades y si estamos cobrando algún tipo de prestación o subsidio por desempleo debe marcarse en rojo en nuestras agendas. Incluso, si es necesario hay que activar algún tipo de alarma en el móvil durante los días anteriores ya que nunca deberemos olvidarnos de llevarlo a cabo. De hecho, las consecuencias pueden llegar a ser muy negativas para nosotros con la posibilidad de perder un mes de la ayuda que recibimos, y hasta toda la ayuda entera en función de quien sea el pagador. Sin embargo, tampoco hay que alarmarse ya que en el caso de renovar el paro, procedimiento para el que no hace falta pedir ningún tipo de cita previa, la fecha de éste se encuentra en el Documento Acreditativo de Renovación de Demanda o DARDE. Todo esto recae en competencia de cada Comunidad Autónoma, por lo que en función de donde residamos nos deberemos regir por un sistema u otro. Por ello, en función de donde vivamos deberemos interesarnos por cada procedimiento ya que las variaciones pueden llegar hasta el punto de incluir la posibilidad de renovar el paro a través de Internet o no.

Salvo excepciones, la renovación del paro se lleva a cabo cuando han pasado hasta tres meses tras pedir el subsidio por desempleo, y así de forma sucesiva. Pedimos la prestación por desempleo, y al cabo de tres meses renovamos y así hasta que pasen dos años o bien se nos agote el subsidio. Sin embargo, pese a que es importante acordarse del día que nos ha tocado también pueden producirse variaciones. En algunos casos, la casoística puede producir que el procedimiento se tenga que realizar un sábado, domingo o festivo, días que como es obvio los funcionarios no trabajan en las oficinas del paro. En ese caso, el sistema nos agendaría al lunes o el siguiente día que fuera laborable. El encargado de dar las citas para sellar el paro no es otro que el SEPE, y por tanto, deberemos estar atentos en todo momento. También es importante estar pendientes del DARDE, documento absolutamente necesario para realizar este trámite. En caso de perderse o extraviarlo no debemos perder tiempo y pedir un duplicado, ya sea a través de Internet o en la oficina lo antes posible. Ser previsores nos ahorrará más de un dolor de cabeza. Finalmente, el horario será el último aspecto a tener en cuenta. En algunas regiones, éste puede reducirse a desde las 9 de la mañana hasta las 10:30 horas. Por ello, cuando vayamos a planificar nuestra visita es recomendable llamar con antelación.

Pese a que ese el SEPE quien nos dará el día, la hora corre a nuestro gusto. La primera vez que pidamos el subsidio por desempleo sí que deberemos pedir cita previa, pero no para dicha renovación. Tampoco hay que pedir cita previa cuando queremos convertirnos en demandantes de empleo. Cuando vayamos a sellar el paro sí es recomendable acudir con antelación para evitar las posibles aglomeraciones y también que haya demasiada gente y no nos dé tiempo a realizar tal importante trámite. Hay gente realmente previsora pero, por desgracia para ellos, salvo las Islas Canarias y situaciones de fuerza mayor no es posible realizar la renovación del paro antes de la fecha que tengamos estipulada. La mayoría de personas acude al sistema presencial, pero si queremos ganar más margen podemos apuntarnos al sistema de Internet. En la red contaremos con la posibilidad de llevar a cabo este procedimiento desde las 00:00 horas del mismo día hasta las 23:59 horas, es decir, 24 horas en las que no deberemos hacer ni colas ni aglomeraciones. Pese a esta ventaja, tampoco debemos dormirnos en los laureles. En las escuelas es muy típico el hecho de esperar hasta el último segundo para la entrega de un trabajo. Aquí nos jugamos mucho más y, por tanto, pueden aparecer diferentes tipos problemas de conexión o del sistema. Las causas de fuerza mayor deben estar debidamente justificadas. Si no podemos acudir por enfermedad, deberemos ir al médico a por un justificante para poder tener la posibilidad de sellar el paro algunos días más tarde. Seamos precabidos y rápidos en este sentido.

Beneficios de pedir cita en la oficina del paro

Con todo, podemos encontrar numerosos beneficios a pedir cita en la oficina del paro para cualquier tipo de procedimiento que sea necesario para nosotros. Los más destacados son los siguientes:

  • Gozar de una atención personal.  Acudimos a la oficina del paro por una razón y queremos que esta se resuelva de forma eficiente. Sin embargo, la aglomeración de citas puede provocar una disminución de la calidad de la atención. Por ello, la opción de pedir cita de forma anticipada nos asegurará la posibilidad que los funcionarios estén más tranquilos y puedan ofrecer un mejor servicio a la comunidad.
  • Adiós a las colas y los gritos. El tiempo es oro en la sociedad en la que vivimos y, por tanto, cualquie tipo de espera respecto a la hora acordada puede provocar enfados y estrés. Cuando acudimos a resolver un trámite de este tipo no nos gusta esperar y si lo hacemos podemos llegar a montar un escándalo. Con las citas previas, la organización es mejor y la puntualidad es más fácil.
  • Tener acceso a ofertas y cursos.  Cuando estamos inscritos en el SEPE, tenemos un servidor que nos oferta tanto posibilidades laborales como diferentes cursos de formación. Esta posibilidad anima a mucha gente a presentarse como demandantes de empleo y, por tanto, a pedir cita previa si necesita cualquier tipo de prestación por desempleo.
  • Conocen nuestra situación laboral. Dentro de la atención personalizada que nos pueden brindar, los funcionarios también tienen la responsabilidad de analizar nuestra situación laboral para aconsejarnos y colocarnos en aquellas posiciones que puedan ser beneficiosas para nosotros y nuestro futuro.

Si seguimos las recomendaciones establecidas anteriormente lograremos todos los beneficios que hemos explicado anteriormente. No obstante, nunca hay que pasar por alto el objetivo más importante: volver a sentirnos empleados encontrando un nuevo trabajo. En España encontramos múltiples parados que llevan más de dos años sin trabajar, y que esto se convierte en un inconveniente realmente grave y que puede dejar secuelas tanto a nivel emocional como físico.

Cómo pedir cita en la oficina del paro

Actualmente, tenemos a nuestra disposición diferentes formas de pedir cita con la oficina del paro y poder agendarla efectivamente. Sin embargo, previamente debemos tener claros cuáles son aquellos trámites que requieren pedir algún tipo de cita previa y aquellos que en cambio podemos acudir a ellos sin la necesidad de pedirla. Por ejemplo, inicialmente si nos quedamos sin trabajo nuestro primer paso será el de pedir la condición de demandante de empleo. En esta cita, para la que no hace falta pedir ningún tipo de reserva, deberemos responder a un cuestionario profesional que permitirá dar información al SEPE sobre posibles puestos laborales que nos podrían interesar. Incluso, si eres menor de 30 años, este documento te lo pondrá más fácil para pedir cualquier tipo de empleo. Las empresas que contratan a parados que sean menores de 30 años recibirán una bonificación por año con contrato en vigor que empieza por los 1000 euros, y que puede llegar hasta los 1200 euros al cabo de dos años de contrato en el impuesto de sociedades. Para pedir un subisidio por desempleo también se debe contar con un despido que resulte involuntario, es decir, bajo ninguna circunstancia excepto en casos excepcionales una dimisión significará el derecho a paro. Una excepción por ejemplo la tienen los profesionales del periodismo. Trabajar en un medio de comunicación que sufre un repentino cambio editorial permite a los periodistas acogerse a la cláusula de consciencia, por la cual tienen derecho a indemnización y a paro, si dimiten.

Además, para poder solicitar una prestación por desempleo, para la cual sí hace falta contar con cita previa, deberá producirse la reserva en los siguientes 15 días hábiles al despido. Obviamente, no te preocupes. Si tú pides cita en tiempo, y no hay ninguna disponible, el sistema te permitirá tenerla más tarde. Una vez está todo correcto, y estamos en disposición de pedir la cita previa en la oficina del paro, te presentamos las diferentes opciones que tienes a tu disposición. La forma más directa es llamando al teléfono 901 010 210 y pidiendo aquella fecha y hora que mejor nos convenga en función de la disponibilidad. Tendremos una cita con el SEPE, el antes conocido como INEM. Obviamente, estamos en la Sociedad de la Información y no olvides que contamos con la posibilidad de realizar este tipo de gestiones a través de Internet. Tanto para este tipo de sistema como para otro deberemos, en primer lugar, pedir el código postal de nuestro domicilio. Ya sea de forma telemática o por teléfono seremos redirigidos a la oficina que tengamos más cerca, y así, poder encontrar de una forma más sencilla un hueco que pueda ser compatible con nuestra agenda. El objetivo es evitar los largos desplazamientos hasta el SEPE. Si elegimos la opción del teléfono hablaremos con un robot que nos propondrá tanto un día como una hora, y que solo tendremos la posibilidad de anularlo por Internet. El siguiente paso será acudir a la oficina de forma presencial y completar el trámite.

Internet también tiene sus ventajas, pero también se deben cumplir algunos requisitos. Por un lado, deberemos estar dados de alta en el sistema cl@ve, algo que es muy común para otro tipo de procedimientos como la declaración de la renta o las diferentes funciones del DNI electrónico. Pese a elegir el sistema que escojamos, en cualquier caso, deberemos llevar con nosotros los documentos que nos acrediten como demandantes de empleo, así como toda la documentación que acredite que hemos sido despedidos y, que por tanto, optamos a cobrar el paro. Por desgracia, el hecho de pedir un subsidio por desempleo es una de las demandas principales debido a un nivel de paro que llega hasta el 20% y que se convierte en su  sueldo neto  durante lo que dure el subsidio.

¿Te ha gustado?