Sin lugar a dudas, nosotros somos personas pacíficas y personas que nunca quieren tener problemas, ni de forma personal con nadie y por supuesto no queremos problemas con la justicia. Sin embargo, en algunas ocasiones hay que recurrir a la justicia para resolver algunos problemas personales con algunas personas, como por ejemplo, presentar una denuncia por insultos.

Un insulto es una palabra ofensiva hacia nuestra persona, la cual se dice con el objetivo de dañar nuestro honor y de hacernos sufrir. Los insultos de forma grave nos pueden traer por el camino de la amargura, así que muchas veces tendremos que denunciar si queremos salir adelante y si queremos fastidiar a la otra persona.

Este artículo sobre cómo denunciar por insultos y amenazas también podrá ser de tu interés.

La violencia no es el camino para resolver el conflicto, ya que si pegamos a esa persona que nos ha insultado, vamos a salir perdiendo más nosotros que ellos, ya que se presentará una denuncia por agresiones y vamos entonces a tener que pagar nosotros muchísimo más dinero que ellos, algo que sin duda es una faena y que no queremos que pase.

Por este motivo, cuando se nos esté faltando al honor, hay que presentar una denuncia si la situación se sigue repitiendo, ya que sin lugar a dudas, hay que tener en cuenta que no todas las personas son amables y se puede dialogar con ellos.

Sin embargo, hay personas que aunque quieran denunciar, no se atreven a hacerlo o nunca lo han hecho. Los cambios siempre nos asustan un poco y por lo tanto, debemos ser vigilantes con todo lo que hacemos para poder hacerlo todo de forma correcta. Presentar una denuncia por insultos es una de esas cosas, ya que si lo hacemos mal, podríamos quedarnos sin nada y esa persona salirse con la suya sin castigo.

Si prestas suficiente atención a mis palabras, podrás conseguir ganar una denuncia por insultos y así dar su merecido a esa persona que te está fastidiando, para que de una vez te deje en paz.

Instrucciones para presentar una denuncia por insultos

  1. Recopilar pruebas:
    En España, tenemos un estado de derecho, el cual siempre nos ha dicho que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Por este motivo, debemos saber que para presentar una denuncia por insultos necesitamos pruebas de que eso ha sido así. Por ejemplo, tenemos la opción de poder usar capturas de whatsapp si ha sido por este medio o por cualquier medio digital. Si queremos recopilar pruebas de los insultos en persona, tendremos que recurrir a los testigos, los cuales no deben ser familiares nuestros para que el testimonio tenga valor. Hay personas que optan por usar una grabadora, algo que a veces funciona, pero otras se está violando la protección de datos. Deberás consultar con tu abogado si esta es una buena opción, ya que esta ley es contradictoria y no es muy clara sobre los casos en los cuales es delito y en los que no. Si es acoso laboral, es mejor indicar tu número de la seguridad social, para darte de baja por mobbing si hace falta.
  2. Ir al cuartel:
    Tanto en el cuartel de la policía como en el de Guardia Civil, podrás presentar una denuncia. La forma de hacerlo es subir y hablar con la policía acerca de la situación, presentando las pruebas convenientes de lo que ha sucedido y explicando lo que ha ocurrido. Ellos redactarán un parte de denuncia, el cual se presentará ante un juez y es el que decidirá cómo va todo. En algunos casos, se pondrá al acusado a disposición judicial con tan sólo tu palabra, como en los casos de violencia de género por ejemplo, ya que la violencia también puede ser verbal. En otros casos, simplemente se tramitará la denuncia y dependiendo de la gravedad del asunto, el delito será mayor o menor.
  3. Esperar al juicio:
    Ahora llega el momento de esperar al juicio, el cual suele ser bastante rápido. Más o menos en un mes o dos, se va a comunicar a esta persona que ha sido denunciada y se le citará a un juicio. Dependiendo de los insultos, será un delito o una falta. Si son insultos simples, será un delito de faltas con multa. Si son insultos racistas o casos más graves, se considerará un delito con todas las de la ley y por lo tanto, será considerado un delito con penas de cárcel, calabozo y todo eso.
  4. ¿Y si vuelve a la carga?:
    Hay personas que no aprenden y no sólo no dejarán de insultar cuando sean denunciadas, sino que pueden pasar a cosas mayores. Lo que hay que hacer en estos casos es no perder la calma y denunciar de nuevo, ya de esta manera vamos a conseguir que se les vuelva a poner en un juicio y esta vez como son personas reincidentes, van a recibir todavía más castigo que antes por todo lo que ha sucedido. Sin duda, la calma y la espera es la mejor consejera , ya que al final tarde o temprano, la verdad sale y la justicia actúa de la forma correcta.
¿Te ha gustado?
14 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.