Contenido del Artículo

Una de las mayores preocupaciones cuando una persona trabaja, es que el jefe te lleve a su despacho y te diga que rescinde tu contrato laboral y/o que te despide.

Cuando esto ocurre, hay que saber cuales son los motivos, porque no se te puede despedir porque sí. Hay que saber los motivos y del mismo modo, el motivo que la empresa va a alegar para despedirte. Son muchos los motivos que sí pueden acarrear tu despido o bien por motivos ajenos a ti (el trabajador), con el tipo de contrato o bien, por un despido que no tiene una causa justificada o que el trabajador no ve correcta. Después están las llamadas renuncias por parte del trabajador.

Ciertos despidos son un poco “concretos” o bien, “inusuales”, estaríamos hablando de los llamados despidos indirectos. ¿En qué consiste un despido llamado indirecto? Para dejar las cosas claras (aunque os lo iremos explicando para que no queden dudas), dicho de una manera muy resumida y clarísima, sería decir que es un auto despido. Es decir, es el trabajador el que de decide dejar el trabajo por un motivo concreto.

Instrucciones

  1. El despido indirecto, como ya hemos comentado de manera breve, es un auto despido.
  2. En este caso concreto, la ley da la oportunidad al trabajador para que éste, sea el que rescinda el contrato y se despida de su puesto de trabajo de una manera voluntaria.
  3. Sólo este caso se dará en unas circunstancias muy concretas. Por ejemplo, en el caso, de que haya sido el propio trabajador el que haya cometido un incumplimiento.
  4. Como ya se sabe, cuando se firma un contrato laboral se tiene que leer muy bien las cláusulas y/o normas y si no se cumplen o se hace algo que se especifica que no se puede hacer, la empresa se acogerá a esto y será sinónimo, de poderte despedir. Representa (y así es) que tú, como trabajador, debes saber tus deberes y si no las cumples o te las saltas, es sinónimo de despido.
  5. Ahora hay que saber cómo el trabajador puede rescindir su contrato. Porque no basta con pensarlo y dejarlo el mismo día. Debe hacerse bien, para no acarrear más problemas.
  6. Es vital que lo primero que haga el trabajador sea comunicándolo a la empresa/ jefe. Cuando lo comunique tendrá que razonar un poco y, por tanto, como imprescindible, tendrá que decir el motivo por el que deja el trabajo.
  7. Las causas deben quedar siempre expuestas. El porqué, cuando y dar razones.
  8. Se debe exponer también en un tiempo que será razonable para que la empresa pueda buscar otro trabajador y no quedarse con el puesto vacío o tener problemas por la ausencia del trabajador y con ello, los problemas que pueden darse. Dicho esto, puede darse que sea un despido inmediato pero también, puede darse y suele ocurrir en la mayoría de los casos, donde el tiempo que se da es de varios días o hasta de dos semanas.
  9. Otro tema que es el que siempre preocupa, el económico. La indemnización, ¿la cobrarás o no la cobrarás? Y ahora bien ¿Qué cantidades?
  10. Antes de dar cualquier paso, es imprescindible saber qué haces y qué consecuencias van a tener tus actos. Por ello, lo más recomendable es que acudas a que un abogado laboralista te asesore sobre los pasos que quieres hacer. De este modo, sabrás si te pertoca recibir indemnización o no, si te despiden en la empresa con causa o sin ella y no quieren pagarte…
  11. Otro tema que es el que siempre preocupa, el económico. La indemnización, ¿la cobrarás o no la cobrarás? Y ahora bien ¿Qué cantidades? De antemano, siempre se tendrá que mirar y valorar si no ha habido un incumplimiento grave. En el caso de no haberlo, sólo si el trabajador decide poner fin a su contrato laboral y éste, cumple con los términos establecidos (entre otros) sí será indemnizado. Respecto a qué cantidad y/o monto total, tendrá que tenerse en cuenta que la indemnización en estos casos será lo mismo como si hubiese sido un despido normal. Es decir, dejamos claro que sí hay indemnización.
  12. Sabiendo que por supuesto, tendrían que pagarte, no siempre los jefes se lo toman del mismo modo y sí, pueden darse problemas donde te digan que no van a pagarte o no vas a recibir ninguna retribución por tu trabajo. En estos casos, se activaría lo que se le llama un proceso judicial. ¿En qué cosiste?
  13. Si tu jefe se niega a pagarte lo que te toca de indemnización tu como empleado tienes tus derechos. Lo que deberás hacer es acudir a la justicia para que te ampare. Y desde luego, saldrás ganando porque por ley, deben pagarte.
  14. Cuando se habla de que un trabajador deja el trabajo o renuncia se hacen en muchas ocasiones, ciertos líos. Entra en juego el despido indirecto, entra también en juego la renuncia, etc. Puede parecer lo mismo, pero ciertamente, hay ciertas diferencias. En el caso de que sea una renuncia por parte del trabajador y se haga siempre de buenas maneras (es decir, donde se avise al jefe con tiempo suficiente y de buenas maneras), se le considerará un acto de voluntad y en este caso, es cuando la empresa NO tiene porque pagarte ninguna indemnización. Se entiende que el empleado no quiere seguir (por el motivo que sea), se acepta por parte de la empresa y se pone fin al contrato laboral. Sin más. Por el contrario, cuando se habla del despido indirecto siempre como causa hay un motivo. Puede ser que sea aceptado por el trabajador o no. Pero en ambos casos, el resultado será el despido.
  15. No hay que confundirlo con lo que sería el despido directo. En este caso, el despido del trabajador sí es inminente por parte de la empresa. Y en este caso, puede ser tanto justificado por parte de la empresa, como no.
  16. Ante las dudas lo más conveniente es que el trabajador ponga su caso en manos de un abogado para que éste, revise su caso y le diga si tiene o no, derecho a percibir una indemnización.

Que Necesitas

  • Lee detenidamente el contrato que firmaste.
  • Siempre que vayas a dejar tu puesto de trabajo, hazlo con tiempo suficiente y expón los motivos al jefe.
  • Si tienes dudas ante tus derechos y no sabes si tienen que pagarte o no una indemnización, acude a un abogado para que te asesore.

Consejos

Cuando se habla en términos laboralistas de los términos, despido indirecto, despido directo… hay que diferenciarlos para saber cuáles son tus derechos y saber si te toca recibir o no, una indemnización. No en todos los casos vas a tener derecho a ello y tendrás que saber en qué casos son cuando lo percibas y cuando no tengas derecho.

Mira bien tu contrato, asegúrate de los pasos que vas a tomar porque una vez hecho, si tu mismo/a renuncias a tu puesto de trabajo, al ser una renuncia (sin ningún motivo aparente) no recibirás indemnización. Pero en caso contrario o por causa ajena a ti, si la empresa decide despedirte de manera justificada o no, si tendrán que pagarte una indemnización. No todos los jefes son iguales y por supuesto, se dan casos donde no querrán pagarte. Si ese es tu caso, acude de inmediato a un abogado laboralista para que luche por tus intereses.

¿Te ha gustado?