Trabajar, trabajar y trabajar: parece que la sociedad del siglo XXI solo piensa en eso -y no echo la culpa a todo aquel que se levanta temprano para llevar comida a su casa-, y es porque lamentablemente vivimos en una sociedad en la que dependemos de los ingresos mensuales para determinar nuestra calidad de vida que va intrínsecamente ligada a nuestra capacidad adquisitiva.

Asimismo, todo aquel que tiene trabajo quiere conseguir un contrato fijo que pueda darle esa pizca de seguridad que necesitamos todos para comenzar a soñar en nuestras vidas. Lo cierto es que tengas un puesto fijo o uno temporal, puedes ser víctima de un despido injustificado, uno de los mayores problemas que muchos ciudadanos trabajadores y trabajadoras sufren en este momento o sufren a lo largo de su vida laboral.

En este artículo hablaremos sobre el despido injustificado: te contaremos lo que debes saber sobre el mismo y te indicaremos cómo debes actuar ante una situación de este tipo en España. Como siempre, en la última parte del artículo te dejamos una serie de consejos que pueden resultarte útiles.

Que Necesitas

Si bien podemos intuir por su nombre, hemos decidido querer incluirte la definición de un despido injustificado desde el punto de vista legal: Podemos concebir un despido como improcedente cuando la empresa o empresario que lo ejecuta no puede demostrar fielmente aquello de que es acusado el trabajador en cuestión, asimismo, cuando no son las causas lo suficientemente graves como para calificarse como válido.

que-es-despido-injustificado2

Debes saber, por tanto, que la carta de despido de la empresa es lo único que la empresa puede alegar frente a ti en caso de que quieras llevar a juicio tu proceso. Esto quiere decir que, si la empresa alega que te despide por falta de puntualidad y demuestras lo opuesto la empresa NO podrá buscar otra causa.

Es importante recalcar que el despido puede categorizarse de dos maneras:

  • Disciplinario: es aquel en el que el trabajador tiene la culpa. Es decir, tiene una conducta que no es la adecuada y por tanto el empresario tiene la opción de despedirle.
  • Objetivo: es cuando por motivos en los que el trabajador no necesariamente tiene la culpa (aptitud o capacidad para realizar el trabajo) y por tanto es despedido.

El despido injustificado o improcedente es un fenómeno al que estamos expuestos prácticamente todos los que formamos parte del mercado laboral. Por tanto, es importante que sepas estos conceptos de antemano porque, lamentablemente, no sabemos cuándo a alguien cercano o a uno mismo nos ocurre una situación tan desagradable e injusta como esta.

Si estás buscando por Internet información porque has sido víctima de un despido injustificado, te recomendamos que continúes leyendo el siguiente apartado porque allí te indicaremos paso a paso cómo reaccionar legalmente ante una situación de este tipo.

De antemano te decimos que es importante reaccionar rápido ante esta situación debido a los tiempos que impone la ley para presentar demandas. Por tanto, no pierdas tiempo e infórmate lo máximo posible para evitar que se te escape la oportunidad de hacer justicia.

Procura ser un buen empleado para que no tengan queja justificada de ti.

Instrucciones

Guía paso a paso: reclamar por un despido injustificado

que-es-despido-injustificado

Sabemos que el momento del despido -cuando lees la carta de despido– es desagradable y no es nada aconsejable quedarse mirando mucho la carta por mucho tiempo. Por lo que, el primer paso sería que intentes despejarte y quedarte tranquilo: todo va a mejorar.

Lo que sí debes tener presente son los motivos por los que has sido removido de tu puesto, porque como anticipamos previamente, en un juicio por despido injustificado la empresa solo puede alegar lo que está en la carta. Habla con tu jefe.

Una vez recibida la carta de despido comienza el proceso de reclamación, veámoslo detalladamente:

  1. Debes saber que únicamente tienes 20 días hábiles después de la fecha del despido injustificado para poder presentar ante los juzgados una demanda.
  2. De antemano debes saber que la demanda que harás -asesorándote con unos buenos abogados- debe ser alegando que el despido es improcedente o nulo.
  3. Pero primero deberás presentar una reclamación ante el organismo de tu Comunidad Autónoma. Es un trámite que generalmente se llama Solicitud para celebrar acto de Conciliación. La conciliación es un intento de que ambas partes dialoguen y lleguen a un acuerdo.
  4. En el caso en que lleguen a un acuerdo se cerrará el caso. Si sigues insistiendo que tu despido es injustificado y la empresa no lo reconoce deberás llevarlo ante el juzgado de lo social.
  5. Una vez llegado el día del juicio, el juez llegará a una conclusión después de evaluar el caso, obviamente, el juez emitirá una sentencia la cual puede ser de tres maneras:
  • Procedente: significa que el juez considera que el despido cabe dentro de las condiciones que la ley establece y habrás perdido el caso.
  • Improcedente: este es uno de los dos casos en los que el juez considera que el despido ha sido injustificado y tendrá la empresa dos opciones. Una primera que es readmitirte en la misma pagándote el salario que has dejado de percibir desde que fuiste despedido hasta el día del juicio. La segunda es que el trabajador sea indemnizado equivalente a 45 días, esto en contratos previos al 2012, y a 33 días en los posteriores a este año.
  • Nulo: Este caso es muy similar al despido improcedente en la primera opción, es decir, la empresa debe volver a darte el puesto y tendrás que recibir una indemnización de parte de la misma desde la fecha en la que fuiste despedido hasta que la justicia declaró ese despido como improcedente o despido injustificado.

Es un proceso un tanto pesado, pero no demasiado complejo. Debes sí siempre estar atento a que los tiempos no se te pasen, así como a asesorarte bien para evitar que la empresa te gane esta batalla legal.

Consejos

No te desanimes: sigue nuestros consejos

Sabemos que la situación de desempleo y el hecho de sufrir un despido, sobre todo al ser un despido injustificado, no es nada agradable, por lo que te recomendamos que te acerques a tus seres queridos y busques ayuda en ellos para no caer en depresión o en una baja de ánimo importante.

Mantente activo durante tu tiempo inactivo y piensa que son una especie de vacaciones que te merecías: porque no olvides que tienes derecho al paro y a una serie de ayudas que pueden variar según tu condición económica, social, empleo que tenías y tiempo que tenías trabajando.

Aprovecha también de hacer cosas que antes no podías por el trabajo y despeja tu mente, es decir, tómate unos días y luego comienza la búsqueda de trabajo de nuevo, porque estamos seguros de que eres una persona muy calificada para continuar su vida laboral, aunque haya sido víctima de un despido injustificado.

En conclusión, si bien este artículo es para informarte sobre algo tan importante como es esto, esperamos que te haya resultado de ayuda y que nuestros consejos y palabras te hayan servido de ánimo en una situación muy difícil… Lo que no te mata te hace más fuerte.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.