La globalización ha llevado a las compañías a expandir sus sedes fuera de las fronteras formando lo que se conoce como empresas transnacionales o multinacionales, especialistas en exportación. En este tipo de proyectos, los valores y objetivo de una empresa son comunes alrededor del mundo y cuentan con un proceso de producción totalmente conectado, aunque las sedes puedan llegar a ser totalmente independientes. Hoy en día, existen empresas que se encuentran en los cinco continentes superando el centenar de países donde tienen sede.

¿Qué es una empresa transnacional?

Una empresa multinacional o transnacional es aquel tipo de organización que cuenta con diferentes áreas de negocio en diferentes países y que pone énfasis en los objetivos comunes tanto de venta como de producción. Cada una de este tipo de organizaciones tiene una sede central y, a partir de entonces, el resto son franquicias. En algunos casos, incluso, este tipo de franquicias pueden tener una independencia total del resto de sedes, mientras que en otros casos pueden estar totalmente interconectadas. Este tipo de empresas se han expandido y crecido de forma brutal en los últimos años, especialmente a partir de la llegada de Internet y las nuevas tecnologías. Hoy en día, una persona que se encuentra en Australia puede comprar un producto fabricado en Europa y recibirlo en casa en un período máximo de una semana a unos costes relativamente asequibles. En este sentido, la enorme expansión de las compañías transnacionales ha llevado a los políticos a criticar este tipo de compañía ya que afirman que se mueven solo por sus intereses y no como una muestra de lealtad hacia un país. Recuerda un poco al planteamiento colonial donde una metrópolis conquistaba nuevos territorios pero los daba a su patria.

Uno de los mercados donde es más común la expansión es el estadounidense. En el país norteamericano llegan a su límite, y necesitan expandirse por el viejo continente europeo. Por ello, y con el objetivo de estar más centralizados, numerosas corporaciones estadounidenses apuestan por establecer sus sede central en Europa y no en Estados Unidos. Otro de los mercados que históricamente ha sido más proteccionista y que empieza a romper barrera es el nipón. En Japón siempre han sido muy contrarios a abrir sus fronteras, en todos los sentidos. Vivir en el país japonés sin haber nacido allí resulta casi imposible, incluso a día de hoy, salvo que haya un motivo totalmente justificado como contar con un trabajo. Sin embargo, Rakuten, actual patrocinador del FC Barcelona y lo que viene a ser el Amazon de Japón, está rompiendo este tipo de esquemas. Su actual CEO estudió en Estados Unidos y se dio cuenta de la importancia de abrir las fronteras. Actualmente, están alrededor del mundo e incluso tomó la histórica decisión que todos sus empleados japoneses debían aprender inglés para poder comunicarse internacionalmente con el resto de miembros de la corporación.

El principal motivo para la expansión de las empresas transnacionales es el control de la competencia de las empresas locales en otros países. Para aumentar su número de ventas, y por tanto su beneficio neto anual, este tipo de compañías decide expandirse e instalarse en estos países. En este sentido, la pequeña y la mediana empresa no solo debe luchar para sobrevivir en un entorno de crisis económica sino también contra unas empresas multinacionales que se pueden permitir ofrecer unos precios de salida algo menores que ellos. Por tanto, solo les queda la opción de competir por diferenciación para buscar su posicionamiento dentro de un mercado cada vez más exigente. Además, el otro gran motivo para expandirse es la reducción de costes. Uno de los más conocidos en España es Inditex que se lleva la producción al sureste asiático para encontrar una mano de obra mucho más barata que si produjera las piezas de ropa en Europa. Este tipo de corporaciones pueden producir barato y posteriormente vender caro en el primer mundo y así conseguir aumentar sus beneficios. Por esta razón, para mejorar su imagen en su público, este tipo de compañías apuesta por la realización de acciones de responsabilidad social corporativa entre aquellos colectivos más desfavorecidos para conseguir un mejor branding en el mundo.

Ventajas de trabajar en una empresa transnacional

Con todo, trabajar en una empresa transnacional comporta enormes ventajas que debemos tener en cuenta si estamos en el proceso de buscar empleo. Las más destacadas son las siguientes:

  • Trabajar en un entorno internacional. La globalización es la principal característica de este tipo de compañías. Trabajarás con personas de alrededor del mundo y, por tanto, podrás poner en práctica idiomas extranjeros.
  • Irse a vivir a otros países. En esta línea, muchos deseamos, especialmente cuando somos jóvenes, de vivir experiencia en el extranjero. En una empresa transnacional siempre tendrás la opción de vivir en otros países con más facilidad.
  • Conseguir desarrollar una mejor marca personal. Poner en tu currículum que has trabajado en empresas como Danone, Nestlé o Adidas, entre otras, elevará tu reputación a nivel laboral y podrás mejorar tu marca personal.
  • Mayor estabilidad laboral. Las empresas multinacionales son enormes corporaciones que mueven millones de euros con un beneficio neto que suele ser realmente alto. En este sentido, son capaces de ofrecer una mejor estabilidad laboral.

La historia de las empresas multinacionales es mucho más longeva de lo que podemos llegar a pensar muchos, y en el siglo XV ya se pueden encontrar algún caso, especialmente en la Compañía Británica de las Indias Orientales que tenía la misión de supervisar el comercio entre el gran Imperio Británico y todas sus colonias alrededor del mundo. Posteriormente, surgieron diferentes corporaciones financieras y compañías de petróleo allá por el siglo XVIII y XIX que fueron el punto de partida a las actuales multinacionales como Apple, Burger King o cualquier empresa de automóviles.

Tipos de empresa transnacional

Todas las empresas transnacionales tienen su punto de origen en un país determinado y, posteriormente y en concordancia con su crecimiento, realizan un proceso de expansión hacia diferentes países donde aprovechan a la mano de obra local y al público comprador que pueden encontrar allí para producir un beneficio que retorna a la empresa de origen. A día de hoy son fuente de numerosos conflictos ya que su objetivo capitalista y de obtener el beneficio máximo ha llevado a menudo a prácticas poco éticas, e incluso ilegales, especialmente en aquellos países más desfavorecidos. A nivel de marketing y publicidad son uno de los grandes gigantes que aprovecha el boom de las redes sociales para ser capaces de producir un producto en un sitio y, quizás, venderlo mañana en la otra punta del mundo. Alrededor del mundo no se desarrolla la misma producción y, por esta razón, aunque son más conocidas como multinacionales, los expertos prefieren utilizar el término de transnacionales pues se adecua más a lo que son realmente.

Algunas de las empresas transnacionales más conocidas son los grandes gigantes tecnológicos. Apple se está posicionando como la gran líder en la venta de smartphones gracias al Iphone, que se está vendiendo como rosquillas superando al Android de Google y, obviamente, al Windows Phone de Microsoft. Incluso, la compañía fundada por Bill Gates se ha planteado retirarlos del mercado en el corto plazo. Google cuenta con el mejor buscador del mundo, mientras que Microsoft sigue liderando los sistemas operativos aunque el Macbook se acerca peligrosamente. Al lado de estos, Amazon se está posicionando como la tienda con más ventas del mundo sin contar con ningún punto de venta físico. Las nuevas tecnologías también están cambiando la forma de entender el mercado, originando nuevas posibilidades de compra. Entre ellos, la competencia es feroz y, en algún caso, los organismos públicos han llegado a penalizar a Google por limitar las posibilidades de búsqueda de alguno de sus rivales próximos originando un caso de competencia desleal. Facebook e Instagram de Mark Zuckerberg y Netflix también siguen a la cola de ellos.

El parque automovilístico también cuenta con numerosas empresas de tipo transnacional, liderados por el grupo Volkswagen que cuenta con diferentes áreas de negocio como Audi, Porsche o Seat, entre otras. La empresa alemana fue protagonista del escándalo de emisión de gases pero, pese a este episodio de crisis, fue capaz de recuperarse a un gran nivel y volver a liderar el ranking de ventas de coches. Uno de los grandes retos de este sector empresarial será el paso de los coches de combustión interna a los eléctricos, especialmente en un contexto tan delicado de alta contaminación como estamos viviendo en el mundo. Quién de mejor este paso de transición podrá ganar muchas posiciones en el ranking. Con todo, las empresas transnacionales ofrecen numerosas oportunidades de inversión  a todas aquellas personas que deseen emprender un negocio. Las grandes corporaciones son conocidas por contar con muchas unidades de negocio totalmente diferentes y precisamente allí es donde se pueden encontrar las oportunidades. De hecho, este tipo de compañías cuentan con un enorme sistema detrás que permite ofrecer una base impagable para encontrar el camino a seguir para tu inversión y oportunidad de éxito futura.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.