Hay muchas decisiones importantes que debemos tomar a lo largo de la vida. Una de ellas es decir sí en el altar cuando decidimos casarnos, aunque obviamente, previamente aceptar una pedida de mano también tiene su valor de importancia. Una vez casados, o sin casarse pudiendo ser incluso soltero, otra de las decisiones importantes que debemos tomar es si queremos convertirnos en padres o madres teniendo hijos.

Esta decisión es, incluso, más importante que la anterior. Una pareja puede desaparecer de nuestra vida sin ningún tipo de problema. Nos separamos o divorciamos y podemos rehacer nuestra vida sin ninguna carga. En cambio, cuando decidimos tener hijos, éstos son para toda la vida. La vida de padres es muy diferente a la de una pareja normal. La vida social cambia y, puede llegar a necesitarse una canguro para poder seguir teniendo tiempo para vosotros.

¿Qué es una canguro?

Una canguro es la persona que se encarga del cuidado de los niños cuando los padres no pueden hacerse cargo ya sea por trabajo o por algún acto social al que quieran acudirse tanto por motivos profesionales como para relajarse. Por esta razón, la importancia de pensarlo bien antes de decidir dar el paso y convertirse en padres. Una canguro puede ser necesaria durante gran parte de la infancia de los más pequeños. Por nacimiento, la madre y el padre recibirán unas semanas como permiso de paternidad donde podrán turnarse para cuidar de los niños mientras el otro sigue con sus obligaciones laborales. Los niños cuentan con la posibilidad de acudir a la guardería pero una buena forma de ahorrar dinero, antes que empiecen la escuela a partir de los tres años, es contratar una canguro que siempre será más económico.

En muchas ocasiones, se puede también acudir a los abuelos o algún familiar. En caso contrario, una canguro es la mejor opción que podemos encontrar si no podemos permitirnos una guardería. Las tareas de esta persona son realmente variables y también, obviamente dependerá del precio que queramos pagar por sus servicios. Simplemente, pueden cuidar a los niños y vigilar que se encuentren bien durante la ausencia de los padres, pero también puede cambiarlos, bañarlos e incluso hacerles la comida si lo necesitan. El nivel económico de la familia también es fundamental para marcar las obligaciones y el sueldo que tendrá dicho canguro.

En algunos casos, las familias más adineradas optan por tener una canguro a full time y, de esta manera, se encarga de limpiar la casa, preparar la comida, vestir a los niños y de todas las tareas domésticas que hay actualmente. Por esta razón, es lo más parecido que existe a las anteriores cocineras y mayordomos viviendo incluso en la casa donde trabajan si así se acuerda en el contrato. En otras ocasiones, y es mucho más habitual, muchas adolescentes realizan de canguro de niños pequeños para ganar un dinero mientras lo compaginan con sus estudios principales. No ocupa mucho tiempo, y puede pagar lo que gasta en su tiempo libre.

Durante los fines de semana, muchos padres quieren salir a cenar los sábados o los viernes, pero obviamente, no quieren dejar a sus hijos descuidados. Por esta razón, acuden a una canguro para que se encargue de vigilar a los niños por si les pudiera pasar algo y ellos puedan salir tranquilos. Esta canguro cobra las horas que está con los niños y puede seguir estudiando durante la semana. En otros casos, incluso, también pueden necesitarla durante la semana si los dos tienen jornada partida y llegan tarde a casa. Como canguro, existen muchas opciones que puedes tener disponible. Incluso, con algún familiar puedes llegar a tener una buena forma de ahorrar.

Beneficios de trabajar de canguro

Con todo, existen numerosos beneficios que puedes encontrar trabajando de canguro, ya sea a tiempo parcial o a tiempo completo. Los más destacados son:

  • Poder compaginarlo con estudios. Una de las principales ventajas de los canguros es que se puede combinar con otro tipo de actividades ya sea a nivel profesional o personal. Puedes estudiar o trabajar, y además, sacarte unos ingresos extra trabajando como canguro.
  • Decidir el número de horas. No tienes una jornada fija a no ser que decidas convertirte en mayordomo o ama de casa de forma residencial en alguna casa adinerada. Si no es el caso puedes elegir cuando trabajar y también el número de horas, ya sea aceptando la oferta de los padres o bien poniendo tú el límite.
  • No es realmente complicado. No es un trabajo que requiera una enorme especialización en ninguno de los casos. Básicamente, es tener cuidado de los niños en todo momento y evitar que no ocurra ningún tipo de problema durante la ausencia de los propios padres.
  • Puedes disfrutar con los niños. Además, si te gustan los niños puede ser un buen pasatiempo. Mientras realizas los deberes entre semana o juegas con ellos, puedes sacarte un dinero de una forma sencilla y divertida si tienes ese don de niños. Además, puede ser una buena forma de practicar si quieres ser papá o mamá en el futuro.

Cómo trabajar de canguro

Con todo, actualmente puedes encontrar múltiples formas de trabajar de canguro si es lo que buscas. Primero de todo, el boca a boca es una de las mejores maneras de encontrar ese empleo que estás buscando. Muchos amigos de tus padres, especialmente si estás en la época adolescente, pueden tener ese mismo problema y pueden necesitar aquella persona que cuide de sus hijos. Esa puede ser una buena manera de encontrar un trabajo a largo plazo, especialmente si tus tareas son correctas y te ganas tu confianza. Tranquilamente puedes ser la canguro de sus hijos durante todo un curso escolar y, por tanto, garantizarte unos ingresos que te duren un plazo realmente largo.

En caso de tratarte de una adolescente o un adolescente, obviamente tu disponibilidad es más limitada y solo necesitas que alguna familia te acepte para ser la canguro de sus hijos. Obviamente, esto también se puede aplicar a todos los universitarios. Incluso, se puede compaginar el trabajo de canguro con el de hacer clases particulares. Por las tardes, después de tus estudios, puedes ocuparte de dar clases de repaso al niño o niña y posteriormente también cuidarlo. Es una excelente opción de sacarte un dinero extra compartiendo tus conocimientos y a la vez ocupándote de todas sus obligaciones. Antes, obviamente, es necesario que domines aquellas materias que vas a enseñar y tengas dotes de cocina si debes preparar comidas o cenas.

Otra excelente opción, aunque cada vez menos efectiva debido al auge de las nuevas tecnologías, es colgar carteles ofreciendo tus servicios sobre la opción de ser canguro. Sin embargo, con las redes sociales también se puede utilizar Facebook para anunciar que quieres trabajar de canguro. Los carteles se pueden colgar en la calle, en gimnasios o en diferentes centros sociales y profesionales que puedan ir adultos. De esta forma, te aseguras de darte publicidad y encontrar ese trabajo que tanto ansías. En Internet, aunque es poco habitual, también puedes estar atento por si puede surgir algún tipo de oportunidad profesional de este tipo. Sin duda, son muchas las opciones que puedes explotar para conseguir tu objetivo de trabajar de canguro. Cuidar a alguien que debe curarse también es una opción.

¿Te ha gustado?