¿Siempre has tenido un buen trato con los niños? ¿Te sale de manera natural y se te da bien cuidarlos? Si estás buscando un trabajo o pensando tus opciones laborales, no le des más vueltas. Trabajar cuidando niños será un empleo ideal para ti. Ocupación que podrás compaginar con otra actividad, en caso de que quieras. En este artículo hablaremos de cómo trabajar de niñera y todo lo que necesitas saber.

Gracias a la evolución en la sociedad, ya la mujer trabaja y tiene algunas oportunidades más que tiempos anteriores. Cuando una pareja tiene niños, lo normal es que necesiten de los servicios de una persona para cuidar a los hijos. Esto se debe a que las dos personas trabajan y no hay momentos en los que no se pueden hacer cargo. Es este motivo por el cual trabajar de niñera es bastante factible. Muchas familias terminan contratando estos servicios.

Trabajar de niñera

Cabe destacar que no es una profesión que requiera de unos conocimientos específicos, aunque sí de una determinada experiencia. Esto va a depender en su totalidad de las edades de los niños a cuidar. Una niñera juega un papel fundamental en el núcleo de una familia y termina siendo una más. Los momentos íntimos que se comparten con los niños crean una unión fuerte y sólida entre ellos y también con los padres. Suele ser un trabajo muy agradecido, ya que con cuidando a personas de ciertas edades es prácticamente imposible aburrirse. La gran ventaja es que es un empleo que, si tenemos a bien, podemos compaginar con otra actividad que queramos desarrollar.
En lo personal, seguramente te sea imposible no involucrarte emocionalmente con los niños que estás cuidando. Esto es un aspecto claramente positivo, hace que te olvidas de que es un trabajo y lo haces porque realmente quieres.

cuidados de niñera

Instrucciones

Si te preocupa cómo buscar empleo, encontrar trabajos de niñera no es una misión imposible. Contamos con numerosas posibilidades de las, a continuación, hablaremos. Si realmente queremos dedicarnos a ello, temporal o indefinidamente, tenemos toda una serie de plataformas que nos ayudarán en el proceso.

  1. Portales web y aplicaciones de trabajo. En estas plataformas, la parte contratante pública una oferta detallando las condiciones laborales y los interesados pueden aplicar. Registrar tu candidatura en esta oferta es un paso muy sencillo, para el cual deberás estar previamente registrado. Una vez enviada tu solicitud, la persona que necesita esos servicios tendrá acceso a tu perfil. En dicho perfil estará tu curriculum y una serie de datos personales. Este apartado servirá para que la persona interesada en ti sepa un poco más y le ayude a decidir en el proceso de selección.
  2. Páginas de cuidadores. Estas son unas páginas web expresamente creadas para cuidadores. Hay varias secciones, por lo que puedes postular para cuidar personas mayores, mascotas y, en este caso, a niños. El funcionamiento es parecido al del portal de trabajo de Internet. Tendremos un perfil y una vía de comunicación directa con los padres para conocerse un poco más. En estas conversaciones podremos concretar las condiciones y los horarios.
  3. Empresas intermediarias. Existen compañías que, cobrando una comisión, pone en contacto a las dos partes. Estas empresas tienen una base de datos y una plataforma a los que las personas recurren en busca de contratar servicios. Por otro lado, tienen otra base de datos con trabajadores. Lo único que hacen es unir estos dos puntos y negociar ellos las condiciones. Una vez llegado a un acuerdo, nos trasladan la oferta para que la aceptemos o no. Son unas empresas que nos hacen el trabajo, por si nosotros no somos capaces de encontrar.

Que Necesitas

Como hemos señalado anteriormente, no se necesita unos requisitos concretos para desarrollar la labor de una niñera. Aunque sí que se necesitan una serie de aptitudes y características. Si, a lo largo de nuestra vida, hemos cuidado alguna vez de un niño pequeño, podemos decir que tenemos experiencia. Dependiendo de la idea y de lo que necesite cada familia, podemos o no encajar con lo que están buscando. El dato a tener más en cuenta son las edades.

  • Bebés. Los niños con edad comprendida entre recién nacidos y dos años necesitan unos cuidados específicos y atentos. Para ello, hemos de tener cierta experiencia. Estos niños necesitan que les cambiemos los pañales, demos el biberón y atenderles cuando lo necesiten. Es una etapa de fragilidad, por lo que hay que tener cuidado y precaución. Normalmente los padres dejan una serie de instrucciones que nos hará más fácil la tarea. Siguiendo estas pautas no tendremos ningún problema, siempre que no perdamos de vista al niño.
  • De tres a siete años. En estas edades ya no se necesita un perfil tan experimentado como en el anterior caso. A estas alturas los niños ya están suficientemente desarrollados para no correr casi ningún peligro. Seguiremos debiendo estar atentos, pero la labor es mucho más sencilla. Nos podremos comunicar con ellos y tendrán una actitud más cooperativa con nosotros.
  • De siete a trece años. Es el mejor rango de edad para cuidar. Nuestra función será darles la comida, preocuparnos de que hagan las tareas del colegio y no salirse de las pautas de educación dadas por los padres. Es verdad que pueden ser un poco más problemáticos al estar desarrollando su propio criterio. Esto no es nada que no podamos arreglar con mano izquierda y cariño. Hemos de tener en cuenta que simplemente son sólo niños.

Consejos

Existe la posibilidad de que no sepamos qué necesitamos realmente para trabajar de niñera, en cuestión de aptitudes. Es un trabajo en el que solamente tenemos que guiarnos por nuestro sentido común. Cuidar a una persona es sencillo, ya que un gran porcentaje de la tarea es el cariño. Teniendo esto como base, todo lo demás será más fluido.

Si somos una persona paciente, comprensiva, tranquila y con mano izquierda, tenemos el perfil perfecto para este empleo. A la mayoría de personas les gusta estar con niños y jugar con ellos. En esto consiste ser niñera, en estar para ellos. A veces puede que tengas que adoptar una postura más prohibitiva y otras más amigable. Dicha situación es parecida a si cuidas o has cuidado de un hermano pequeño, un sobrino, etc. Con el tiempo, conociendo al niño que estás cuidando, le sabrás llevar mejor y tendrás una relación mucho más estrecha. Los niños se encariñan con facilidad, lo que nos hace el trabajo mucho más llevadero.

Podemos aportar cartas de referencias si, previamente, hemos trabajado como niñera. Este documento nos será de gran ayuda para que los padres se decidan por nuestro perfil. Dicha carta hablará de nuestra manera de cuidar, de nuestra forma de ser y nuestra actitud. Un profesional que pueda aportar referencias siempre va a ser tomado en cuenta más que otro cualquiera. Si las referencias son de un conocido de los padres, entonces el terreno está allanado.

Bien es cierto que el trabajo de niñera, en gran mayoría, es solicitado por mujeres. Si eres hombre y te gustaría este trabajo también puedes. Tienes las mismas posibilidades que otra persona, si encajas con el perfil adecuado. No descartes esta alternativa por el mero hecho de no ser mujer. Las tareas hogareñas también son cosa de hombres.

Opciones

Este empleo te permite vivir experiencias y poder visitar otros países, ya que puedes trabajar en Nueva Zelanda como niñera. También se valorará si sabes trabajar en una cocina.

¿Te ha gustado?