Hoy en día, la crisis económica está afectando a prácticamente toda la población española. La subida de las matrículas universitarias está obligando a muchos jóvenes a buscarse un trabajo para compaginar con sus estudios. Sin embargo, el Plan Bolonia les obliga a realizar muchos experimentos ya que la asistencia a clase ha pasado a ser una obligación por parte de los alumnos. Una de las ocupaciones preferidas por la mayoría es la de repartidor debido a la facilidad con la que cuenta para poder combinar los estudios con este tipo de trabajo, que suele ser por las tardes o los fines de semana. Sea como sea, el turno partido permite hacer muchos malabarismos.

¿Qué es trabajar como repartidor?

Las nuevas tecnologías están cambiando el sector logístico. Cada vez más, especialmente entre los jóvenes, se compra por Internet y se reciben las mercancías en casa. Los denominados e-commerce están dominando el mercado y el comercio tradicional, de ir al supermercado a comprar lo que queremos, están perdiendo fuerza. Por esta razón, cada vez existen dos tipos de comercio: por un lado, aquellos comercios de urgencia que abren las 24 horas para intentar captar a la población que necesita algo ya, y los que venden a través de Internet. Con todo, el crecimiento de las compras online está aumentando la demanda de repartidores que cada vez van más buscados por parte de las grandes superficies. Por ello, las opciones de los jóvenes se han multiplicado.

Tradicionalmente, conocemos a los repartidores de pizza y de comida rápida. En días de fútbol, especialmente, estamos pendientes del partido y no queremos cocinar. Por esta razón, acabamos llamando a un restaurante para que nos traigan la cena. Hacemos nuestro pedido, lo preparan en el restaurante y lo acabamos recibiendo con toda la comodidad del mundo. Las pizzerías y algunos restaurantes de comida turca, especialmente ante lo que gustan los kebabs o las pitas entre los jóvenes, fueron los primeros que decidieron invertir en contratos para repartidores de una forma periódica ante la negativa de muchos clientes de acudir directamente al local. Por ello, una simple llamada telefónica era suficiente para conseguir hacer los pedidos. De hecho, este tipo de modelo de negocio ha sido seguido por otras muchas compañías de distribución alimenticia como de otro tipos de sectores diferentes a nivel empresarial.

La expansión del e-commerce ha revolucionado el sector logístico, que ven como la figura de un Project Manager adquiere una importancia capital para este tipo de negocios. Algunos gigantes como McDonalds, Burguer King y, especialmente Amazon del que hablaremos a continuación, también se han sumado a este tipo de iniciativas. ¿Quieres trabajar como repartidor de una forma totalmente libre? El gigante de Jeff Bezzos te ofrece esta posibilidad de una forma totalmente cómoda. Amazon es una de las grandes referencias en los repartos. Ofrecen la posibilidad, además para todos sus usuarios Premium, la opción de un envío totalmente inmediato sin la necesidad de esperar por nuestros productos. En este sentido, se justifica el pago de una cuota mensual que hacen los usuarios para tener algunos privilegios. Los únicos requisitos para convertirse en repartidor de Amazon es contar con un vehículo propio y tener, obviamente, permiso de conducción. A partir de aquí, el precio aproximado que se cobra es de 14 euros la hora por cada uno de los envíos que se realice.

Beneficios de trabajar como repartidor

Con todo, trabajar como repartidor cuenta con enormes beneficios para todas aquellas personas que quieran ganarse un dinero extra de una forma sencilla y cómoda, como complemento a una actividad principal o bien como la principal fuente de ingresos. Los más destacados son los siguientes:

  • Flexibilidad horaria. Sin duda, el hecho de poder elegir aquel horario que mejor nos venga nos permite organizar nuestra agenda de una forma totalmente flexible y cómoda. Sin duda, cuando se consigue este apartado se va a trabajar con una mayor alegría en el cuerpo.
  • Compatibilizar con otra actividad. Poder desarrollar una carrera universitaria mientras se trabaja es la preocupación de muchos. Por esta razón, si se pueden hacer compatibles ambas actividades se conseguirá también un mejor rendimiento laboral.
  • Trabajar lo que se quiera. La carga de trabajo nos la ponemos nosotros mismos. Si queremos trabajar tantas horas lo hacemos, y si queremos hacerlo una menor cantidad de tiempo también lo hacemos. En este sentido, nosotros somos los amos de nuestro tiempo.
  • Conducir nuestro vehículo. Si nos gusta conducir, y además disfrutamos haciéndolo con nuestro vehículo este tipo de trabajo en Amazon es ideal para nosotros. De una forma totalmente personal, y estando en nuestro hábitat, conseguiremos ganarnos un dinero extra que nos vendrá realmente bien.

Cómo trabajar como repartidor

Actualmente, existen múltiples formas de acabar consiguiendo un trabajo como repartidor. Para empezar, acudir a las principales compañías logísticas como DHL, entre otras, que siempre buscan llenar nuevas vacantes. Si queremos algo más estable y sin la necesidad de competir por otros criterios que no sean objetivos también podemos ser funcionarios de Correos. Eventualmente, la posibilidad de trabajar en Correos es grande cuando se abren nuevas plazas. Obviamente, al tratarse de un empleo público, es necesario completar una serie de oposiciones para quedarse con el puesto. Sin embargo, a partir de entonces, son todo ventajas. Contrato de 37 horas, con días de libre disposición y un horario de jornada intensiva como gozan la mayoría de funcionarios del Estado.

Los canales tradicionales también están a nuestra disposición. Una de las redes que menos debemos explotar es Linkedin. Está sugerido para empleos que requieran una mayor formación y, por tanto, nuestro target se encuentra en diferentes páginas web de empleo como podrían ser Infojobs o Indeed, entre otras. Este tipo de páginas está dirigida para este tipo de oficios. Incluso, las empresas de ETT también pueden ayudarnos a encontrar cualquier tipo de empleo relacionado con el reparto de mercancías. Los repartidores también pueden dirigirse a los propios sitios web de grandes compañías que necesiten incorporar en sus plantillas personal de este tipo. Busquemos en los sitios web un correo de contacto y enviemos un email adjuntando nuestro currículum junto a una carta de presentación en el que expresemos nuestros puntos fuertes en el oficio. A primeras puede parecer una tontería y que no acabaremos consiguiendo ningún beneficio. No obstante, con muchos intentos empezaremos a conseguir nuestros frutos.

Tampoco hay que descartar la opción freelance. El negocio logístico está en auge, pero sigue siendo realmente estacional. Por ello, puede haber épocas en las que haya mucha faena y otras, en cambio, en que todo esté mucho más parado. Por esta razón, trabajar por cuenta propia y tener acuerdos apalabrados con diferentes compañías nos pondrá las cosas mucho más sencillas. En una época del año, especialmente cuando se acerque la temporada navideña, una compañía que se dedica a los regalos requerirá numerosas ampliaciones en plantilla. En cambio, en temprada veraniega, las heladeras requieren más refuerzos. Sin duda, es cuestión de adaptación al momento del año para encontrar nuestro hueco. Lo que está claro es que el trabajo como repartidor es perfectamente compatible con otras actividades y se puede mantener durante todo el año. Hay que elegir aquella metodología que mejor se adapte a nuestras necesidades y, a partir de aquí, explotarla al máximo.

¿Te ha gustado?