¿Eres una persona a la que le gusta estar organizada en todo momento? ¿Te caracterizas por ser previsor y adelantarte con una solución ya pensada a los imprevistos? Si estas características coinciden con tu forma de ser y de trabajar, puede que estés interesado en buscar empleo en el siguiente sector. Muchos negocios, sobre todo supermercados y fruterías, necesitan de personal capacitado para cumplir con ciertas tareas. Estas funciones requieren del perfil descrito anteriormente. Por eso, en este artículo hablaremos de cómo trabajar de reponedor y todo lo que necesitas saber. Es un puesto de gran responsabilidad, ya que los comercios para seguir vendiendo, necesitan de stock. No es simplemente rellenar los huecos vacíos, este cargo requiere de un gran control en varias fases. A lo largo del texto entraremos más en detalle para que sepas todo lo que se requiere pasa ser un gran profesional trabajando en este puesto.

Trabajar como Reponedor

Como hemos apuntado antes, son muchas empresas y locales que necesitan de esta labor para tener un correcto funcionamiento. En este sentido, se valora mucho la eficacia y la rapidez, ya que estas cualidades facilitan en gran medida el rendimiento. Puede que el trabajo de reponedor sea muy conocido, pero de una manera un tanto superficial. Sería un error creer que este empleo consta simplemente en reponer los huecos que han quedado libres por el consumo de los clientes. La primera ley en esta profesión es la organización, puesto que todo tiene su tiempo y planificación. Es necesario conocer cada producto, ya que al reponerlo lo estamos manipulando. Por eso es esencial darle el trato adecuado y encontrarle la ubicación ideal. Normalmente los trabajadores ya tienen unas pautas a seguir, pero se necesita estar en constante vigilancia para poder intervenir ante cualquier inconveniente. Esto significa estar prácticamente siempre a alerta.

reponedor

Instrucciones

Para trabajar de reponedor, como en cualquier otro empleo, podemos buscar a través de varias vías. Es importante no centrar en una sola, ya que aumentaremos las posibilidades utilizando todas. A continuación, hablaremos de cómo encontrar trabajo de reponedor.

  1. Por Internet. Como ya es de sobra conocido, existen tanto páginas web como aplicaciones en las que hay una bolsa de empleo. Las empresas se registran en estas plataformas en busca de un determinado perfil. Cuando publican la oferta, nosotros, si estamos dado de alta, tendremos acceso a ella y podremos aplicar. Es importante tener actualizada nuestra información y el curriculum subido. De esta manera, los interesados podrán ver nuestro perfil y decidir en base a ello. Es una opción realmente efectiva que nos permite buscar trabajo desde casa.
  2. En ocasiones tenemos la oportunidad de comunicarnos con la empresa mediante correos. Es importante, en este caso, saber cómo escribir un correo electrónico para solicitar empleo.
  3. Conocidos. Si hacemos correr la voz de que estamos buscando un trabajo como reponedor, seguramente hallaremos con alguien de nuestro entorno con cierta información. Es tan simple como ir preguntando, por si surge la situación y nuestro nombre puede salir en la conversación. No cuesta nada y tenemos mucho que ganar.
  4. Compañeros de trabajo o ex-jefes. Entre nuestros contactos, si sabemos de alguien que actualmente está en este sector, podemos preguntar. Así como a antiguos jefes. Son personas que están de manera activa y saben de primera mano dónde se necesitan reponedores. No sólo nos darán información de las ofertas de trabajo, puede que también nos recomienden. Esto nos da una gran ventaja, ya que ir con recomendación es una circunstancia muy favorable. No tendremos todo hecho, pero sí que empezaremos desde una posición de confianza. Este factor es clave en la decisión del que contrata.

Que Necesitas

Para trabajar de reponedor se requieren ciertas habilidades de las que escribiremos en este apartado. No es un trabajo simple, ya que hay que controlar varios factores. Esta capacitación la vamos adquiriendo con el tiempo y la experiencia, si prestamos atención.
Un reponedor ha de tener ciertas circunstancias en cuenta:

  • Marcar bien los tiempos. Un reponedor ha de controlar cuándo y cómo reponer los productos. Esto empieza por la planificación y saber, más o menos, en qué momento necesitará hacer la tarea otra vez. En horas de mayor movimiento le será más difícil y, además, puede que moleste a los clientes. Es un factor que ha de tener en cuenta y añadir a la previsión del trabajo diario.
  • Tipo de mercancía. También ha de controlar el producto que está manejando, ya que de eso depende su correcta ubicación. Si ha de reponer comida, se encargará de poner los productos con mayor margen de caducidad al fondo y los que vayan a caducar en primera línea. Este procedimiento es clave, ya que si lo hacemos al revés se echarán a estropear todos los que se queden atrás. Y se puede poner en riesgo la salud de los clientes si no se retiran a tiempo. Por eso, antes de que caduquen, y si tienen un cierto margen para el consumo, se colocan al principio.
  • Cuidar los detalles. Como todo negocio o local, ha de estar limpio y presentable para que sigan entrando clientes. Un buen profesional deja su espacio de trabajo y de acción limpio. Se ha de poner especial atención a los lugares públicos con la intención de dar un buen servicio a la clientela. El trabajo ha de ser rápido, eficaz y limpio.
  • Cuanto menos se note la presencia de un reponedor mucho mejor. Eso indica el nivel del trabajador.

trabajo reponedor

Consejos

No hay que preocuparse si no se tiene experiencia como reponedor. Nadie ha empezado sabiendo y es un trabajo en el que tarde o temprano te llega la oportunidad. Cuando ese momento surja, has de saber aprovecharlo. Estar siempre con los ojos abiertos y con las ganas de aprender es lo que hará de ti un buen profesional. Es un trabajo que exige de máxima atención y visión global.

Si has conseguido una prueba de trabajo, es tu oportunidad para causar buena impresión y quedarte con el empleo. En esa prueba has de demostrar que eres una persona activa y con ganas de trabajar. Cuando ven que estás parado o que, a veces, tienes lagunas mentales, es cuando no te seleccionan. Por eso, es aconsejable pensar a cada segundo en el trabajo y en lo que podrías hacer. Es una actitud que a los compañeros y jefes les gustará, más allá de que no sepas hacer las cosas. Con el tiempo adquirirás la práctica y el conocimiento. Aplicándolas de la manera adecuada llegarás a convertirte en un gran profesional.

Puede que tengas preferencia sobre trabajar en un supermercado, un local pequeño o un negocio. Esto depende enteramente de ti y de tus circunstancias. El sueldo o las condiciones no suelen variar mucho, aunque sí hay diferencias. En algunos trabajos el horario será nocturno y no estarás acompañado. Es un factor considerable.

Al no tener experiencia, puede que te cueste encontrar trabajo de reponedor. Cuando te aparezca la oferta, aunque no te convenza, puedes probar. De esta forma tendrás más experiencia, aprenderás y podrás decir que ya eres reponedor. Esto puede ser positivo en un futuro, para buscar otro empleo con mejores condiciones. Es una manera de mirar a largo plazo. Si finalmente cambias de opinión, puede interesarte trabajar en cocina.

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.