¿Te gustaría cambiar de aires, profesionalmente hablando? ¿Estás decidido, pero no sabes cómo? En la actualidad hay una gran variedad de salidas profesionales en las que podemos hacer una carrera. Bien es cierto que unas tienen más salidas y opciones reales de empleo que otras. En este artículo hablaremos de cómo trabajar de soldador y de todo lo que necesitas saber. Si no tienes la preparación profesional para desempeñar este trabajo, aún estás a tiempo de formarte. Hay gran cantidad de cursos homologados en los que podrás aprender la profesión y graduarte. La duración media de estos cursos suele ser de dos años, por lo que es una buena inversión con beneficios a corto plazo. Y si ya eres un soldador, a lo largo de este texto encontrarás información importante y consejos para buscar empleo. Así como también varias pautas a adoptar en el transcurso de nuestras tareas de trabajo.

Soldadura

Para aquellos que estén interesados o quieran saber más acerca de esta profesión, es importante conocer en detalle la soldadura. Esta es una fase en el que se fijan dos piezas o más del material y, en general, esto se consigue mediante la fusión. En este proceso de fusión, ambas partes se funden, mediante determinados procesos, y al bajar su temperatura pasan a ser una única pieza. La soldadura se consigue aplicando presión y, en algunas ocasiones, se utiliza también el calor con la presión.
Esta tarea requiere de unos amplios conocimientos, aunque no basta con saber soldar. Es fundamental conocer todos los protocolos a seguir y las medidas de seguridad para evitar accidentes.
La soldadura se puede practicar tanto al aire libre, como en sitios cerrados. Generalmente se trabaja en zonas industriales, acondicionadas previamente para dicha actividad. Es muy importante que esta ubicación cumpla con todas las normativas vigentes

tareas del soldador

Trabajar como soldador

La profesión de soldador ha contado y cuenta con cantidad de oportunidades laborales. Es verdad que antes era un sector que no conocía la crisis, pero no es menos cierto que no se ha visto tan afectada como otras profesiones. Si estamos pensando en dedicarnos profesionalmente a ello, debemos tener en cuenta varios factores. Es un trabajo que requiere de una buena forma física, ya que el esfuerzo es notable. Desde el primer día debemos tomar precauciones, al margen de las medidas de seguridad, para cuidar nuestro cuerpo. Las posturas que solemos adoptar cuando hacemos algún esfuerzo puede que no sean las más recomendables. Corregirlas y estar pendiente de, en todo momento, tener bien posicionada la espalda es una acción saludable. Es probable que, a corto plazo, no notemos ningún dolor o molestia. Al pasar de los meses o años estas dolencias empezarán a manifestarse. Por este motivo debemos recordarlo.

Instrucciones

Sabiendo un poco más de esta profesión, pasaremos a hablar del siguiente paso; encontrar empleo. Si no sabemos dónde buscar o qué hacer, en este apartado te daremos algunas opciones para que tengas más posibilidades. Hay varias vías para hacerte con un empleo y son:

  1. Internet. Para lo bueno y para lo malo, Internet ha monopolizado el desarrollo mundial en cualquier sector o campo. Es una realidad y como tal, debemos aceptarla. Teniendo sus pros y sus contras, es una herramienta de la que podemos sacar provecho. Gracias a este magnífico invento, tenemos acceso a muchas ofertas de trabajo mediante los portales web. Estas páginas se dedican a poner en contacto empresas con trabajadores. Sólo tendrás que subir tu perfil, un curriculum actualizado y empezar a navegar en busca del empleo deseado. Una vez enviada la solicitud para formar parte del proceso de selección, la empresa evalúa y decide. A su vez, podrás estar al corriente de todo el proceso y saber las novedades. Así como también la empresa puede ponerse en contacto contigo.
  2. Academia. Cuando terminados nuestra preparación, la academia que nos ha formado puede que tenga acceso a ciertas empresas. Normalmente nos consiguen unas prácticas en nuestro último año y tenemos la opción de conseguir el trabajo para cuando acabemos. Es importante en el transcurso de estas prácticas mostrar un carácter profesional, resolutivo y trabajador. Si queremos tener opciones reales de quedarnos una vez terminado el curso, hemos de causar una buena impresión. Además, es una buena oportunidad para establecer contactos con compañeros de trabajo, jefes, etc. Son gente que llevará tiempo en el sector y que conocerá cómo funcionan las empresas y dónde es más factible encontrar empleo. Esta información en el futuro te será muy valiosa y puede que sea la clave para encontrar un trabajo.

soldador

Que Necesitas

Una vez sepamos cómo conseguir trabajo de soldador, es muy importante y aconsejable saber qué necesitamos para trabajar de ello. Esto engloba aspectos como la seguridad, comportamiento en el trabajo, etc. A continuación, hablaremos más en detallo sobre este tema.

  • Seguridad. El trabajo de soldador es una profesión muy exigente, como ya hemos señalado anteriormente. Esto implica tener y adoptar una serie de medidas en aras de preservar nuestra integridad física. La seguridad es un concepto clave y cualquier comportamiento o hábito fuera de este protocolo puede desembocar en un accidente. Es por ello que debemos de ser conscientes en todo momento de estas normas de seguridad.
  • Material de trabajo. Este apartado está directamente relacionado con el de seguridad. Para salvaguardar nuestra salud, hemos de tener una ropa de trabajo adecuada que cumpla con las normativas. Un casco que nos proteja la cara y los ojos, unos guantes y un adecuado mono de trabajo. Así como botas de seguridad. Esto es clave, ya que por razones obvias no podemos desempeñar este trabajo con cualquier ropa.
  • Turnos. Es importante cumplir con nuestro horario, por dos razones. Si hacemos menos de lo exigido no estaremos cumpliendo con nuestras obligaciones y, por lo tanto, no estaremos siendo buenos trabajadores. Haciendo más horas de las debidas, estaremos poniendo en peligro nuestra salud, ya que por motivos de cansancio o agotamiento mental siempre puede darse algún descuido.
  • Puntualidad. Es igual de importante salir a la hora que nos corresponde, tanto como entrar a la hora pactada. Un buen hábito es llegar a tu puesto de trabajo quince minutos antes. Con este margen de tiempo podemos cambiarnos tranquilamente y estar listo para empezar a trabajar un par de minutos de antelación respecto a la hora estipulada.

Consejos

La profesión de soldador es un trabajo que está bien pagado y cuenta con ciertas garantías. Si encontramos una oferta de empleo que no cumpla con estas características, no sólo no hemos de aceptarla, sino que es nuestra obligación informar. Es un trabajo en el que las medidas de seguridad deben estar más que garantizadas, así como los descansos y el sueldo. Si ignoramos estas carencias, puede que tengamos unos desafortunados episodios con dicha empresa.

En el proceso de búsqueda de trabajo por Internet, es importante saber mandar un correo electrónico para solicitar empleo. Tener cierto conocimiento con estas herramientas puede hacernos avanzar o destacar en el proceso de selección. Además, en dicho correo, podemos adjuntar nuestro curriculum y una carta de presentación. Estos documentos nos servirán para que la empresa conozca un poco más nuestro perfil y le ayude a tomar una decisión respecto a nosotros.

Si también estás buscando otras alternativas, puede que te interese saber cómo trabajar en una cocina.

¿Te ha gustado?