¿Siempre se te han dado bien los idiomas? ¿Dominas varias lenguas y no sabes cómo sacarle provecho? Si has estado pensando estas preguntas y no sabes realmente qué hacer, aquí tienes la solución. En este artículo hablaremos de cómo trabajar de traductor y todo lo que necesitas saber para dedicarte a ello. Si dominas varios idiomas, es un empleo que te puede encajar perfectamente y nunca te faltarán oportunidades laborales. Puede que no domines a la perfección otro idioma que no sea el castellano, pero tiene fácil arreglo. Si de verdad te gustan los idiomas y aprender las culturas de otros países, puedes estudiar la lengua que quieras. Hoy en día, encontrarás muchas empresas y otras vías para especializarte en un idioma en concreto. A lo largo del texto hablaremos de estas posibilidades y de lo que puedes hacer para conseguir un trabajo como traductor. Es un puesto muy ameno.

Trabajar como traductor

El trabajo de traductor es crucial, ya que permite a empresas de distintos países llegar a un acuerdo para ambos. Hoy en día, cualquier persona que domine varios idiomas no encontrará nada más que puertas abiertas, sea cual sea la empresa. En un mundo tan globalizado, dónde la comunicación es crucial, saber varios idiomas te coloca en una posición privilegiada. Con esta base de conocimientos, podrás entrar casi en cualquier empresa y desempeñar una función importante dentro de la compañía. Por no hablar de las ventajas de visitar otros países, conocer otras culturas y ampliar nuestra mente. Puede que la empresa nos necesite en dicho país, razón por la cual nos pagará la estancia en el destino, así como las dietas y los gastos varios. Serán como unas mini-vacaciones con trabajo. Es una manera muy motivadora para trabajar y estar contento con tu profesión. Sin duda, ser traductor es provechoso.

tareas del traductor

Instrucciones

Hay varias funciones que ha de realizar un traductor e infinidad de situaciones en las que realmente se necesita uno. Cuesta imaginarse cuál es el trabajo de traductor precisamente por este motivo, abarcan tantos sectores que no está totalmente identificado. En este apartado hablaremos de los posibles empleos que puedes conseguir trabajando como traductor y cómo desempeñarlos.

  1. Traductor en eventos y convenciones. Si hemos ido a alguna convención fuera del país, seguramente habremos comprobado cómo funciona el traductor en este tipo de ocasiones. Nos dan un auricular con varios números y cada uno de ellos representa a un idioma. Eligiendo uno de estos números, podemos escuchar por los auriculares a una persona traduciendo la charla en tiempo real para nosotros. En este trabajo se requiere, al margen del dominio de una lengua, una manera de hablar clara y una voz agradable. Tendrás un cubículo en el que estarás sentado y gozarás de un espacio personal.
  2. Este tipo de eventos suelen duran varias horas, por lo que deberemos hidratar nuestra garganta para conservar una buena voz. La ventaja de este puesto es que tienes acceso a charlas muy interesantes y de las que puedes aprender. Por no hablar del ambiente festivo de que suele caracterizar a las convenciones.
  3. Traductor de textos por Internet. Es una opción que el desarrollo de la tecnología nos pone al alcance de la mano. Podremos dedicar nuestro tiempo a encontrar proyectos que requieran de las habilidades de un traductor y postular desde casa. Hay varias páginas encargadas de poner en contacto al contratante con el trabajador independiente. En dicha comunicación se pueden arreglar los términos del acuerdo, así como el importe por el trabajo a realizar. Es una de las mejores opciones, ya que puedes postular por varios al mismo tiempo y organizar tu horario laboral.

Que Necesitas

Para trabajar como traductor, normalmente, necesitaremos unos certificados que demuestren que tenemos el nivel de ese idioma en concreto indicado. Si no es nuestro caso, las tasas para acceder al examen suelen ser bastante asequibles y sólo tendremos que examinarnos. En esta profesión necesitaremos:

  • Certificados. Cómo hemos indicado, precisaremos de documentos legales y vinculantes que respalden nuestros conocimientos. Si hemos aprendido ese idioma en una academia, probablemente ya esté en nuestra posesión. Si no es así, siempre podemos ir a pedirlo a dicho centro de idiomas. Ellos guardan una base de datos y expedientes a disposición del cliente, para cuando se necesite.
  • La entrevista. En esta fase de contratación, haremos gran parte, o en su totalidad, de la entrevista en el idioma requerido. De esta manera, pueden constatar realmente tu nivel en conversación. También pueden preparar una especie de test para determinar tu nivel escrito y tu capacidad de comprensión en la lectura. Es un proceso totalmente rutinario en el que te preguntan cosas que ya sabes. No hay que preocuparse, simplemente es un trámite.
  • Formación adecuada. Dependiendo para qué trabajo se necesite un traductor, a parte del dominio del idioma, pueden exigir algún tipo de conocimiento específico. Si es para traducir documentos legales, puede que necesiten una persona que entienda lo que está traduciendo.
  • Independiente. La ventaja de trabajar como traductor es que puedes ser un trabajador independiente. Tienes la posibilidad de trabajar para varias empresas, poniendo tus horarios y tus condiciones. Desde ayudar en la comunicación de una comisaría entre la policía y el detenido de habla extranjera, hasta ruedas de prensa. Puede que hayamos visto, más de una vez, estas dos situaciones. Ya sea en películas o en noticias, el traductor juega un papel muy importante para la comunicación. Es por eso que están tan merecidamente cotizados.

Consejos

Si tienes conocimientos avanzados de una lengua y no son suficientes para trabajar como traductor, tienes varias opciones a considerar. Normalmente se necesita tiempo para dominar una lengua por completo, entender la cultura y la forma de hablar. Es algo que requiere esfuerzo y dedicación, pero que no es ni mucho menos imposible.

Viajar. Una de estas opciones es irse una temporada al extranjero. Esta es la mejor manera de dominar una lengua, ya que en nuestro país no estamos todo el día practicando el idioma que estamos estudiando. Si vamos al extranjero, no tendremos otro remedio que comunicarnos en este idioma. En la tele, en la radio o en la calle, todo el rato estaremos «haciendo el oído», lo que nos permitirá avanzar mucho en nuestro nivel.

La ventaja de irse una temporada a otro país es que nos vamos a adentrar en su cultura. Conoceremos su historia, las expresiones coloquiales y la forma de hablar. Esta es la gran diferencia entre tener un nivel alto o ser prácticamente nativo.
En esta aventura podemos ir a trabajar, de vacaciones o a estudiar. Hay academias que nos acogen en dicho país, con derecho a vivienda. Elijas la opción que elijas, será una aventura espectacular y una experiencia que te hará crecer. No importa el nivel que tengas, aunque será más fácil adaptarse con una base.

Con un nivel nativo de una lengua determinada, podrás ir a cualquier parte del mundo. Puede que te interese ir a trabajar en Nueva Zelanda u otro país. Lo único que necesitas saber es cómo buscar empleo. En el caso de que estés buscando trabajar por Internet, es importante saber cómo escribir un correo electrónico para solicitar empleo. Mediante esta vía podemos enviar los documentos de trabajo, así como el proyecto final y tener comunicación.

¿Te ha gustado?