Trabajar como tripulante de cabina es una de las mejores opciones para todas aquellas personas que tienen un perfil aventurero y quieran recorrer mundo y ganar dinero viajando. De hecho, muchas personas jóvenes se embarcan en esta aventura ya que les permite ganar dinero, ver mundo de una forma cómoda y sin gastar ya que viajan trabajando, aprenden idiomas y conocen personas nuevas. Así como la carrera de piloto requiere de una formación realmente cara, trabajar como azafata es algo que está al alcance de muchas más personas. Basta con aprobar una formación especializada en vuelos donde aprenderás las conocidas normas de seguridad en un avión y encontrar una compañía que tenga alguna vacante de este tipo.

De hecho, algunas empresas como Emirates realizan su propio programa de formación. Es necesario renovar el pasaporte y tenerlo en regla. La compañía árabe, realmente famosa por tener su epicentro en Dubai, ofrece un contrato de trabajo por una duración determinada y a cambio forma directamente a sus trabajadores en sus oficinas de Arabia Saudí. Obviamente, cada compañía tiene su propia política al respecto y en cada compañía se producen situaciones totalmente diferentes a las que el empleado se tiene que acostumbrar.

¿Qué es trabajar como tripulante de cabina?

Realizar tareas de tripulante de cabina conlleva la necesidad de estar viajando en avión constantemente. El personal de cabina se ocupa del cuidado de los pasajeros durante todo el tiempo que dure el viaje, contando las provisiones de comida, bebida así como entretenimiento a medida que va pasando el tiempo del vuelo. No hace falta saber cómo funciona el motor de un avión. Además, también tienen la responsabilidad que se cumplan las condiciones de seguridad por parte de todos los pasajeros, incluyendo el uso del cinturón de seguridad o la inclinación del asiento, entre otras cuestiones. Obviamente, también son responsables de responder a todas las dudas de los clientes.

En líneas generales, cualquier persona que trabaje como personal de cabina debe tener capacidad de adaptación. Pocas semanas, exceptuando cuando tenga vacaciones, estarás en un lugar fijo sino que constantemente estarás cambiando de país y de horarios ya que algunos días puedes tener que atender un vuelo nocturno y otros completamente diurno. Además, deberás también adaptarte a vivir con jet lag como consecuencia. Estarás en muchos husos horarios diferentes y, por tanto, esto es algo a lo que el cuerpo debe acostumbrarse ya que no es fácil en las primeras ocasiones.

La adaptación también debe estar presente en las personas de trabajo. Los vuelos son diferentes y, en consecuencia, los pasajeros con los que acabas compartiendo vuelo. La convivencia con personas diferentes no siempre es sencilla. En el puesto de tripulante de cabina tienes el valor añadido que convives con un montón de culturas diferentes y, por tanto, debes adaptarte a cada una de ellas con sus pros y sus contras. Sin embargo, eso compensa con un sueldo realmente competitivo y la posibilidad de obtener descuentos en vuelos particulares cuando no estás trabajando como parte de la cultura corporativa de muchas compañías con sus empleados como muestra de gratitud.

Ventajas de trabajar como tripulante de cabina

Con todo, trabajar como tripulante de cabina cuenta con numerosas ventajas para todos aquellos que deciden optar por este tipo de profesión. Las más destacadas son las siguientes:

  • Conocer mundo de forma económica. Hoy en día, uno de los hobbies más repetidos, especialmente entre los jóvenes, es el de viajar. Sin embargo, esta afición requiere de un capital importante y más si tus preferidos son los viajes tropicales. Por ello, elegir un trabajo como tripulante de cabina te permite ver mundo sin pagar los viajes y además cobrando por tu empleo.
  • No requiere una formación demasiado larga. Así, como un piloto comercial necesita un programa de formación caro, y además largo, un tripulante de cabina no requiere demasiado tiempo para empezar a ejercer su empleo. Apenas necesita aprobar un curso e incluso es un trabajo con bastante demanda laboral.
  • Sueldo competitivo. Por desgracia, en España, el sueldo de muchos trabajadores no alcanza ni los 1.000 euros. En cambio, la retribución de un empleado de este tipo supera con creces la media española.
  • Vuelos gratis. Muchas compañías, además, ofrecen como compensación la posibilidad de viajar de manera gratuita a sus trabajadores en sus aviones a lo largo de sus períodos vacacionales. Sin duda, otra enorme ventaja de dedicarse a tripulante de cabina.

El tipo de perfil de una persona que quiera trabajar en este sector es muy especial, aunque generalmente se tratan de personas jóvenes que quieren tener una etapa para ver mundo y viajar de una forma sencilla mientras conocen a gente de alrededor del mundo. Además, no deben tener problemas con ir de un lado a otro de forma constante. Si no se cumplen estas condiciones resulta complicado poder adquirir un rol de este tipo.

Cómo trabajar como tripulante de cabina

Actualmente, existen diferentes métodos que nos permiten acabar trabajando como tripulante de cabina. El primer paso conseguir el título de TCP que nos acredite y nos autorice para poder ser contratado por cualquier tipo de compañía aérea tanto para vuelos nacionales como internacionales. Esto debe hacerse en cualquier tipo de centro de formación que esté autorizado por el Ministerio de Fomento o la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, entre otras. Una vez tengamos una titulación adecuada también debemos complementar nuestra formación con el dominio de otros idiomas, especialmente el de inglés aunque como mayor sea nuestro dominio idiomático mayores serán las posibilidades de encontrar trabajo.

La formación es indispensable para el siguiente paso: encontrar trabajo. Hablamos de un tipo de profesión realmente específico por lo que uno de los primeros pasos que debemos realizar es acudir directamente a las distintas compañías aéreas. Tengamos claro el tipo de trabajo que queremos, y la capacidad de adaptación que podemos ofrecer. No es lo mismo volar en viajes nacionales, que en otros intercontinentales que requieren un mayor tiempo fuera de casa. Por ejemplo, si elegimos una compañía como Ryanair sabemos que viajaremos por Europa, mientras que lo hacemos por Emirates deberemos hacerlo por todo el mundo, cambiando radicalmente nuestro estilo de vida. Por ello, vayamos a las páginas web de aquellas compañías que más nos interesan y apliquemos en las ofertas de tripulante de cabina. Obviamente, también podemos utilizar los canales de empleo más tradicionales, tales como Infojobs, el principal en España, o Linkedin donde también podemos buscar empleos relacionados con aquellos que estamos buscando. Intentemos aplicar de forma efectiva, más por calidad que por cantidad. Si queremos abarcar mucho podemos quedarnos al final sin nada y no conseguir nuestro objetivo.

Cada vez más están surgiendo consultoras de recursos humanos que contratan como cliente a empresas que necesitan rellenar algún tipo de vacante. En este sentido, no debemos olvidarlas. Busquemos información de algunas de las principales y miremos en su metabuscador si tiene algún tipo de vacante relacionada con los tripulantes de cabina. Finalmente, tampoco debemos olvidar a los aeropuertos principales a nivel mundial que se encargan de dar cabida a las principales aerolíneas como Emirates, Iberia, o Easy Jet, entre otras. Sin duda, existen muchos motores de búsqueda aunque el principal son las principales compañías. No olvides que Emirates, como hemos dicho anteriormente, tiene su propio programa de formación y, por tanto, nunca acude a canales externos para buscar trabajadores que amplíen su plantilla.

¿Te ha gustado?