El término «trabajar» proviene del latín «tripalium», la cual era una herramienta que se utilizaba en la antigüedad, para castigar a los esclavos y a los reos. De allí, se deduce que, «tripaliare» significa: ‘tortura’, ‘atormentar’, ‘causar dolor’. Por ello, en diversos países como Chile, la actividad de trabajar se le conoce como «pega». No se tiene conocimiento del porqué de la asociación de este instrumento con la actividad real de la prestación de un servicio para generar una retribución monetaria, sin embargo, diversas culturas han adoptado este significado. Por su parte,  el vocablo «estudiar», también proviene del latín, específicamente, del verbo «studeo», y cuyo significado es: ‘empeño’, ‘afición’, ‘afán’, y otros.

En la sociedad, ambos términos se relacionan entre sí. Pues, lo más habitual es que el ser humano estudie varios años de su vida, para luego, trabajar en el área profesional para la cual se formó. Sin embargo, no siempre sucede de esa manera, pues, no todos tenemos las posibilidades de estudiar, por lo menos, algún grado de instrucción. Por lo que, tenemos que adoptar un oficio y salir al entorno a ejercerlo para poder generar una remuneración monetaria, que a su vez, nos permita satisfacer nuestras necesidades básicas, como el alimento, vestimenta, entretenimiento, y otras.

Lo común, es que tus padres cubran financieramente varios rubros de tu vida, como: los estudios, la ropa, el alimento, ocio, vacaciones, y más. Pero, las circunstancias no siempre son las más ideales, por lo que, no es posible que ellos puedan darte todo lo anterior, aun cuando ellos así lo quisiesen. La economía, es vulnerable y cambiante. Durante unos tiempos, suele estar en su máximo auge, permitiendo la fundación de diversas empresas y negocios, que a su vez, generan empleos a los ciudadanos de un determinado país. Pero, otras veces, suele cambiar, negativamente. La moneda oficial del país, decae de una manera sorprendente, haciendo que los comercios realicen recorte del personal al no tener suficiente capital para pagarles su sueldo.  De allí, resultan los desempleados.

Si estos, son cabeza de familia, deben realizar algunas reducciones en su hogar, para tratar de subsistir con el dinero que les queda. Así, es como la mayoría de los jóvenes pierden las posibilidades de estudiar. Sin embargo, hay quienes sí lo desean de una manera sorprendente que deciden contribuir a la economía familiar y salen a calle a buscar algún trabajo, quizá, de medio tiempo, que les permita generar ingresos. Igualmente, son personas perseverantes que aun así, no desisten de sacar sus estudios adelante, pues, quieren trazarse un futuro provechoso, al prepararse profesionalmente.

Por ello, algunos jóvenes e incluso adultos, se ven en la obligación de trabajar y estudiar al mismo tiempo. Son personas motivadas que quieren salir adelante a toda costa, y por ende, deciden tomar un trabajo a la par que estudian. Estos, son seres dignos de admirar, pues, no son personas conformistas que esperan que todo les llegue en bandeja de plata sin lucharlo. Y no es que sea malo que tus padres contribuyan financieramente al costeo de tus estudios. Pero, si ellos no pueden hacerlo, y tú estás en capacidad de costearte tu carrera de manera independiente ¡Hazlo! Sentirás mayor orgullo al momento de recibir tu diploma, pues, lo habrás conseguido con verdadero esfuerzo y dedicación.

Así, si tú eres una persona que necesita trabajar pero que también quiere estudiar, hoy te decimos: ¡Sí es posible! No serás la primera ni la última persona en hacerlo, fuera, a tu alrededor, hay miles de jóvenes y adultos, luchando por un mejor futuro. Por ello, a continuación, te indicamos: «¿Cómo trabajar y estudiar al mismo tiempo?»

¿Que necesitas para trabajar y estudiar al mismo tiempo?

  • Trabajo

Instrucciones para trabajar y estudiar al mismo tiempo

Es cierto que trabajar y estudiar al mismo tiempo, no es tarea fácil, pero, tampoco es imposible. No es un tema nuevo para la sociedad, miles de personas lo hacen, y a diario, más se suman; resultando victoriosas al obtener su diploma de grado. Debes enfocarte en lo que quieres y luchar por ello, así obtendrás el logro deseado. De igual forma, a continuación, te explicamos: «¿Cómo trabajar y estudiar al mismo tiempo?».

  1. Organízate: estás por comenzar un proceso fuerte, pero, del cual saldrás victorioso. Por ende, establécete horarios. Crea tu propia agenda semanal, y planifica tu período, organiza cada día desde el inicio de la semana. Es decir, a partir del domingo, ordena las horas de tus itinerarios, así como, tus comidas. Toma el domingo para adelantar la comida de la semana, saca las proteínas y verduras que consumirás, pícalas, envásalas y guárdalas en el frigorífico, así, te será más sencillo aprovechar cada minuto del día.
  2. Horario flexible: si ya estás estudiando y comenzarás a buscar un empleo, considera los de medio tiempo. Quizás, estudia en la mañana y trabaja en la noche, o viceversa. No aceptes trabajos que interfieran con tu horario de escuela, a no ser, que puedas modificar el segundo. Por ello, es recomendable que tomes un horario flexible que por lo menos, te dé dos horas de descanso para despejar la mente.
  3. Fija prioridades: es importante, que apartes un renglón de tu agenda semanal para colocar los exámenes que tendrás durante el mes, y las entregas que deberás hacer en el trabajo. Así, no dejarás pasar por alto ninguno.
  4. Establece alarmas: tus semanas serán atareadas, deberás ir y venir, constantemente. Podrías olvidar la presentación de un examen, o en la entrega de un informe en el trabajo. Por ello, crea alarmas que te recuerden la presentación o entrega del asunto importante. Así, podrás ser eficaz en ambas áreas.
  5. Labores del hogar: a la semana, tendrás poco tiempo libre para realizar otras actividades, pero, no descuides el aseo de tu casa para poder llegar a descansar libremente. Por ello, dedica un día a la semana, exclusivamente, para limpiar, lavar y organizar. Un ambiente limpio y ordenado, brinda mayor frescura y relajación.
  6. Informa a tu trabajo y escuela: es importante que comuniques en ambas áreas, que estás realizando un gran esfuerzo para sacar adelante dos actividades al mismo tiempo. Esto, para que se te brinde consideración en caso de que llegues minutos tardes. Sin embargo, no lo utilices como excusa, tu esfuerzo debe ser real y debes determinarte a ser responsable. Igualmente, es comprensible que pueda sucederte un percance que te obligue a llegar tarde, comunícalo a tiempo.
  7. No pierdas de vista la meta: es normal que durante el proceso quieras desistir y abandonar, pues, es duro mantener ambas actividades. Sin embargo, cuando esto te suceda, visualiza la meta, no la pierdas de vista para que sea tu motivación. El sacrificio y esfuerzo que estás haciendo, tendrán sus frutos en un tiempo determinado. Mantenlo siempre presente.
  8. Reserva tiempo para compartir: aparta un día a la semana para dedicarlo a tu familia y amigos, compartir juntos, ver una película o una comelona. No te despegues de ellos, serán quienes te alienten en momentos de estrés.
  9. Aparta tiempo para ti: toma unas horas al día, por lo menos una, para dedicártelo a ti. Acuéstate, escucha música, sal a caminar. Todo ello, con la finalidad de liberar tu mente de tanto estrés, no permitas que el afán del día, te consuma por completo, pues, implica que rendirás menos en el trabajo como en el

Consejos para trabajar y estudiar al mismo tiempo

Trabajar y estudiar al mismo tiempo, es un proceso duro, que demanda esfuerzo y dedicación. Por tanto, las personas que desempeñan ambas actividades, deben ser ordenadas y responsables para cumplir eficazmente ambas tareas. En tanto, anteriormente, te mencionamos cómo trabajar y estudiar al mismo tiempo. Asimismo, a continuación, te mencionamos algunos consejos que te serán útiles:

  1. Celebra tus pequeños y grandes logros, esto, te ayudará a mantenerte motivado.
  2. Siempre que desees tirar la toalla, visualiza la meta por la cual te estás esforzando y sacrificando, será tu impulso para continuar.
  3. Controla el estrés, es normal que esa sensación esté presente, pero no te dejes dominar de él. Cuando te sientas estresado, tómate unos minutos y refresca tu mente.
  4. Mentalízate a que sí es posible. El camino será duro, con altos y bajos, pero sí puedes lograrlo, enfócate en tu meta y sé constante y responsable.
  5. Mantén una dieta saludable. Recuerda, estarás expuesto a mucha presión y estrés. Por ello, mantente bien alimentado, come frutas durante las merienda de los días para elevar tu energía y tu productividad.
  6. Descansa lo suficiente; al inicio, te costará adaptarte, pero poco a poco irás tomando el ritmo adecuado. Pues, es importante que descanses lo suficiente, de ello depende, que puedas rendir en ambas actividades.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.